Facebook Twitter Google +1     Admin

Ellas, Ellos y la Palabra

20091214073358-abrazo.jpg

Con el cambio en las manos

 

El nuevo año, mi amor, pido encontrarte

sin los cardos mancillándome la boca

sin los dardos perforando la garganta.

 

El nuevo año decidiré ser atrevida

en acto

como abrir los ojos a este mundo

aunque sea para verlo ensangrentado,

sucio, enfermo,

solo,

hecho pedazos, hecho polvo y nada.

 

¿Cuántos deseos me concede el año nuevo?

Quiero la redistribución de la riqueza.

Quiero agua potable en África

y en el altiplano.

Pido le sean devueltas la inocencia

y la niñez

a los carentes de todas las edades

sin preguntar cuánto tiempo haya pasado

desde que se las quitaron

(como si la vida se pudiera devolver).

Deseo la abolición de la violencia.

La igualdad en los derechos

respetando diferencias.

Que florezcan margaritas en los caños de fusiles

y la mano levantada

se transforme en tronco y ramas

donde canten cardenales.

Que el cinturón del kamikaze

se haga con bombas de crema

y cuando exploten camiones

repartan panes y peces.

 

No hay nada que pedirle para mí

reconozco mi búsqueda imposible

de cumplir.

No hay nada que pedirle al año nuevo

que no se haya requerido a los años anteriores

ni un deseo.

No tiene el Tiempo

inventado por el hombre

poder para cambiar la desventura.

Llevemos nuestros sueños a las manos.

 

Marta Roldán 

©Carmiña Candido Daverio

 

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

 

 

 

Poemas del dientecillo de león

                             El amor, ese infierno azul

                              muy parecido al cielo.

                                    Víctor Hugo.               I

 

Pasas

por delante de mí, y a mi costado

como un murmullo, de lado a lado.

Materia pequeña, deseo que nombro

suave. sin rozarte.

Y voy sin ti,

 a ninguna parte.

            II

 

Liviano, entre las hojas.

Ya sin el pan.

Como un plumón sin dueño.

Como una congoja.

Liviano, pequeño.

 

            III

 ¿Acaso por la jabilla?

¿De méxico a Cuba? ¿De orilla a orilla?

Tal vez por el juncal,

o por la orilla,

o el aljibe profundo

o el estero...

Pero estuviste junto a mí por el Paraná

y me dejaste un mundo...

panadero, panadero...

   ROSITA FASOLÍS

 

 

 

Por encima de los techos     *

 

Detrás de la vía el río subió más allá de los techos.

Ahora, veíamos como se había llevado al barrio, a su/alma.

Pilas enormes de basura bloqueando las calles,

y caminando por allí alguien

que con fruición pasa la escoba a un mueble.

Yo no sé si de allí nacerá algo nuevo,

desde el ruido de la escoba, desde el músculo que se/tensa.

Pero al hombre no parece importarle otra cosa que el/efecto

de la escoba sobre la mal tratada madera.

Ese hombre que cree en la escoba

y cree en su viejo mueble

y sopla su trabajo como un dios sobre el barro.

 

 

Roberto Malatesta

de su libro “Por encima de los techos” – Santa Fe

 

*Fuente: Luzazul N° 108, enviado por Oscar Agú.-

 

 

    

 

 

 

14/12/2009 07:33 deliteraturayalgomas Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: raúl astorga

Marta, tus versos surcan el océano hasta dar en las cálidas aguas del Paraná, como si pidieran un eterno retorno. Siempre llegan y te leemos con placer. De Rosita, ni hablar, pasa el tiempo y no hace más que confirmar que su talento vive por siempre. Abrazo a ambas, aunque están a miles de kilómetros de distancia. Raúl.

Fecha: 14/12/2009 23:13.


gravatar.comAutor: Marta

Gracias Betty por hacerme un espacio en mi ciudad a través de tu web y tu alma. Gracias Raúl por tu maravillosas palabras. Un beso a cada uno con Rosario en el corazón.

Fecha: 15/12/2009 14:11.


gravatar.comAutor: Gustavo Tisocco

Betty felices fiestas a ti y a los tuyos, con cariño Gus.

Fecha: 23/12/2009 06:47.


gravatar.comAutor: Betty Badaui

Gracias por el saludo, Marta y Gus; y me uno a tus deseos, Marta, tu poema tendría que estar en todas las manos que circulan en el planeta.
Buen año 2010
Betty

Fecha: 31/12/2009 02:06.


gravatar.comAutor: Marta Roldan

Sería un sueño inmenso, Betty, llegar a ser aceptada mi poesía de tal manera que cada persona del planeta conociera al menos un verso mío (como estoy descubriendo en las memorias de Don Pablo). WOW!! qué sueño ese!!
Gracias Betty

Muchísimas felicidades
Te adora, Marta.

Fecha: 31/12/2009 11:37.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris