Facebook Twitter Google +1     Admin

Leandro Calle

20110703021844-bufanda-roja.jpg

 

 

 

Metro de Madrid

 

Olía a vos esa bufanda

que ahora se anudaba a mi cuello.

Colorinche, femenina, repleta de flecos

que nada tenían que ver

con mi atuendo masculino.

Querías algo mío

fue por eso que me propusiste

hacer un intercambio.

Como en el rito de una condecoración

me saqué la bufanda y recubrí tu cuello.

Me despedí como si fuera a perderte

por eso vino el llanto.

Supe después que vos también habías llorado.

¡Santo nudo de olor en mi garganta!

no te vayas, no me dejes solo en este viaje

supliqué con los ojos de rodillas

en un vagón repleto.

Olía a vos esa bufanda

y eso me salvo del desamparo.

 

 

 

Alquimia

 

No volverán las sombras.

Conserva mi promesa como una intermitente caracola.

Voy a poner a hervir en un caldero el mediodía

para que huela a sol toda la casa.

 

(de Tatuaje de fauno, 1999)

 

       LEANDRO CALLE

 

 

 

 

03/07/2011 02:18 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

deliteraturayalgomas

gravatar.comAutor: Amalia López

Leandro,hasta yo siento el aroma de esa bufanda.
Con cariño
Amalí

Fecha: 03/07/2011 07:29.


gravatar.comAutor: Gus...

Leer a Leandro es leer poesía, gracias...

Fecha: 03/07/2011 23:01.


gravatar.comAutor: Lily Chavez

Qué decir de Leandro que lo tengo cerca y su poesía siempre me llega como la ola a alguien que camina la orilla. Y me gusta que está en una búsqueda constante. Cuando pareciera que todo lo ha dicho con su poesía, se atreve a una cuota de humor, así son muchos de sus últimos poemas. Y un poeta que hace eso, es porque tiene mucho que decir y entregar todavía. Con todo mi cariño y admiración por su poesía.

Fecha: 04/07/2011 15:09.


gravatar.comAutor: Jorge Luis Estrella

Textos maravillosos son los tuyos que alegran el alma. Bravo, zarateño-cordobés, sos la poesía caminando.

Fecha: 16/07/2011 03:20.


gravatar.comAutor: irene marks

¡Ay, el olor de esa bufanda!¡Cómo transmitís la ausencia a partir de ese ínfimo detalle! Cómo duele el corazón en este poema, quién no ha experimentado un dolor semejante., pero qué bien lo dijiste. También la oleada de calor y bienestar que nos invade en Alquimia. Alta poesía desde lo cotidiano, que se captura en su momento más intenso, como un pantallazo. Lo disfruté mucho . Saludos poéticos Irene Marks

Fecha: 30/07/2011 20:21.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris