Facebook Twitter Google +1     Admin

Bienvenida, Mónica Flores

20130202014203-mnica-1monica-flores.jpg

                           Material enviado por Lily Chávez

 

 

Yo diría que MONICA FLORES  es afecta a mantener un bajo perfil. Pero no hay derecho, a que eso nos prive de conocerla.  Esta cordobesa, nacida en 1954, es Licenciada en Historia y Docente de Teatro de la Universidad Nacional de Córdoba y su creatividad y talento está aflorando todo el tiempo. Ha publicado entrevistas a los hacedores del Teatro Cordobés, junto a J.Pinus y V.Moll (1997)  y dos poemarios: Dunayad bajo el árbol que canta (Argos, 2003) y Poemas en la Isla , (Babel, 2010) 

A qué nos trajo el mar

Pasan los años

hombre que miras el mar

y no hemos conversado.

Tal vez yo crea hombre que miras el mar

que no hemos comenzado a decirnos

aquello para lo cual este mar nos junta

nos abarca, nos hamaca, nos zarandea.

Adormecidos frente al horizonte lila

que vira del verde al azul

según pasan las horas del rosado al malva

cada amanecer nos detiene en la mesa

creyendo que somos perdurables.

Hombre que miras el mar

sin ver adentro tuyo adentro mío

¿qué más podríamos mirar?

Hombre que andas como yo

sin preguntarte a qué nos trajo el mar

por nuestras costas

¿a cegarnos con la arena de los días?

No tendremos más hondura

que aquella que aventuremos

hombre que miras el mar sin llevarme contigo

a regiones en que las olas son de nácar

y los corales acarician el alma.

 

La tormenta

Llueve atronadoramente llueve

las hojas se doblan bajo el agua

por fin llora su desconsuelo

llueve.

El barro se disuelve en sus recuerdos

a torrentes se lava el rencor

la lluvia cepilla

el odio que la acechaba

en todas las puertas.

Al borde del abismo

la tormenta la sostiene

mujer con brazos de agua

no hombre de brazos mentirosos.

Aunque caen las espinas de su cuerpo

la traición le afiló los rasgos

el veneno le dejó marcas.

No volverá a mirarse en los espejos

ya no brilla una melena

ondulante sobre sus pechos

ni se abre una flor roja para él.

Después de meses de sequía

de tierra partiéndose

cuando su piel y los pastos

se resquebrajan de mutismo

las ráfagas de agua

la envuelven

la danzan

lame esa agua

se desvanece la vanidad

ya no le parece

que sólo se ama una vez.

 

MONICA FLORES.

 

02/02/2013 01:42 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Enrique Rossato

Hay un diálogo más que interesante en la poesía de Mónica y como dicen en la introducción hay muchos poemas, algunos con perfil alto, otros con perfil bajo pero decididamente es un placer que nos permitan conocerlos.

Fecha: 02/02/2013 03:04.


Autor: egeg2012@hotmail.com

Mucho color en esta poesía, las imágenes son leidas perfectamente. Muy buena!

Fecha: 02/02/2013 12:18.


gravatar.comAutor: raúl

un placer leer estos textos. Me llevo en el alma estas líneas: No tendremos más hondura

que aquella que aventuremos

hombre que miras el mar sin llevarme contigo

a regiones en que las olas son de nácar

y los corales acarician el alma.

Fecha: 02/02/2013 15:28.


gravatar.comAutor: Andrea Casas

Aunque no te conozca , la poesía habla de vos. Poemas acariciantes

Fecha: 05/02/2013 15:02.


gravatar.comAutor: betty badaui

Monica ¿cómo se mantiene un perfil bajo con ese porte?
Te cuento que el primer poema me atrajo por esa forma sencilla y bella de decir.
El segundo, aún en la tristeza, conserva la atracción. Bienvenida, te agradezco, así también a Lily y a los comentaristas

Fecha: 09/02/2013 03:19.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris