Facebook Twitter Google +1     Admin

Bienvenida Bella Clara Ventura

20090601014709-6bella-clara-ventura-2.jpg

 

UN NOMBRE

 

Nací con el nombre  / que me fue dado desde el vientre / Bella Clara Ventura,

Bella por mi abuela materna. / Clara por su madre de la lejana Turquía / Y Ventura el apellido de mi padre /nacido en Johannesburgo, /Africa de mis inquietudes. / Bajo corrazas me rebelé. /Demasiado peso sobre mis espaldas. /

¡Bella Y Clara! / ¡Qué más pedían de mí! / Hubiera deseado borrar mi pasado

y tener un nombre más anodino  / pero como nada es casual debí asumir que sería  / Bella Clara Ventura hasta la muerte.  / Aprendí a querer mi nombre

 a fuerza de oírlo a diario.  / Me enamoré de los conceptos bajo esas letras.

Desperté un día viendo mi belleza interior.  / Irradiaba por los poros. / Había luz.  / Ya era Clara.  / Tuve suerte,  / la ventura de percibirlo  / a pesar de los dolores,  / hecho cábalas  / para afrontar la existencia  / desde la claridad. /

Me habita  en el camino del crecimiento interior  / que de lecciones hace / consistente la vida.  / Desde entonces soy  / Bella Clara Ventura,  / Digno ser de su nombre.  / Lo recibo con amor  / y con más amor lo doy.

 

EL JUDÍO ERRANTE

Somos hijos de aquellos judíos  / sin paso anclado. / Llamados por la diáspora

montaron su rancho / de anhelos y vicisitudes  / en la cumbre de los sueños.

En patria distinta nacemos, / sin embargo tan propia, / donde se sienta en la mesa / la lengua que aún nos pertenece. / El ladino,

recuerda a Cervantes, / idioma salpicado por palabras / de la mágica abuela sefardita / del Cantar de los Cantares / y realizaciones en silencio.

El de mi compañero, / el yidish, / mezcla de hebreo, alemán /

y de tantos saberes. / Palabras maestras sientan cátedra. / Esos antepasados no le temieron al mar, / al mal tiempo / ni a las orillas del país encontrado.

Amoldarse con la nostalgia en la sonrisa / supieron. / A veces junto a un número / tallado con el dolor del hermano. / Emigrantes tan errantes / como la voz del horizonte, / que no detiene la huella / porque pradera se le hace el confín. / Pastos y leche siembran. / Recogen el fruto de tierras / que se adueñan de los alados pies. / Yidish y ladino se dan la mano. / Por el amparo brindan / bajo la batuta del Todopoderoso

 

 

MENSAJE DE LA NOCHE

Ola se hizo la noche. / Removió cobijas y entrañas. / Me arrebató el sueño para repensar dolores. / Revolcó el colchón al descifrar misterios. / Desde su entretela sacudió mensajes: / ¿por qué las injusticias, por qué el hambre, / niños sin escuela con el pie sin zapato, / por qué gobernantes sin rumbo? /

Vislumbré en el párpado la cortina de la luz / cuando enciende el inconsciente.

Un tanto desvalido, pronto al desvelo. / Me hice a su ritmo.  / Me quiso despierta. / En insomnio… yo sin queja / Aproveché su llamado para aclarar

que noches en blanco se acogen a su ley : / la ley del monte. / Oscura en designios, / tupida en crecimientos. / Desperté sabia, / elaborando trabajo interior / Tomé el día en los ojos abiertos. /En asuntos de poder avizoré /

raptos de sueños desde secretos códigos. / Llevan a mundos de papel. / Escritos en el alma mientras la mirada / vela por el movimeinto de las sabanas / en fantasmal manto / a la merced de otras inquietudes, / usurpadoras de la placidez

 

 

BANQUETE

 

Me apetece ser tu alimento: / maíz tierno, / espeso chocolate, / carne al rojo crudo, / durazno de tersuras, / pasta de pierna ancha / entrelazada en tu boca de rocíos. / Recibo la champaña en mis caricias / para ofrendar mis mimos a tu levadura / de hombre crecido en devaneos. / Regados mis apetitos

por tus aguas de horchata de almendra, / leche espesa,

/ olorosa a mieles de abejas reinas. / Esponjan el deseo,

/ mis antojos: /  palpitantes anhelos de olfatear / tu fogón en brasas. / Soy manzana prohibida. / Mordisco a mordisco / chupas mi esencia / de mujer pecadora. / Arrimo tus manos / al donaire del juego

de una atracona de comida / de nouvelle cuisine. / Atrevidas combinaciones

y sazones de íntimos plumajes / sirven las recetas de Venus.

 Platos favoritos / aderezados con caprichosas sensaciones. / Exquisitez de nuestro paladar / bajo el embrujo de golosos besos. / Devoran nuestro suculento menú / en el banquete a dos. / Ingeniosa gala con trajes de Adán y Eva / en el paraíso

 

 

¡Y quien dijo que no sigo con hambre y con secretos!

Hambre de luz,

Hambre de conocimiento y de sabiduría,

Hambre de paz.

 

Bella Clara Ventura, escritora colombiana, Miembro Correspondiente del Círculo de Escritores de Venezuela

 

 

01/06/2009 01:47 deliteraturayalgomas Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Ariel

¡Esto es una autodescripción poética!
Bella Clara Ventura, es usted una grandiosa poeta.
Saludos para todos.
Ariel

Fecha: 11/06/2009 05:29.


gravatar.comAutor: Betty Badaui

Ariel, coincidimos con vos, es una gran escritora.
Te agradecemos tus lecturas y retribuímos con calidez tus saludos.
Betty

Fecha: 13/06/2009 06:00.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris