Facebook Twitter Google +1     Admin

Narrativa: Delfina Acosta

20090607071821--123456.jpg

 

EL LÍMITE
DELFINA ACOSTA
Siempre que iba a la farmacia para comprar apósitos, aspirinas, violeta de genciana y aquellas medicinas menores con las que mantenía acabado y completo mi botiquín, me solía hacer acompañar por Ogro, mi perro. 
El tránsito estaba endemoniado aquel día. Lo noté al sacar la cara.
Así, con aquella impaciencia de los autos por llevarse adelante los segundos que faltaban antes de que la luz de los semáforos cambiara de rojo a verde, decidí que no llevaría a Ogro. No fuera que tuviera que llorar su muerte y   ocurriera que el tiempo me transformara en una de esas mujeres de pelo mal teñido y sandalias desparejas   con la memoria de   su perro en cualquier conversación: “Ay, sabía que era el auto del vecino el que llegaba, porque en vez de ladrar hacía una suerte de bocina con  su boca. ¿Arte? ¿Magia? No lo sé.” O: “Adivinaba  el menú (carne roja a la parrilla o una presa de paleta de marrano) en mis ganas y movimientos.”
El farmacéutico hablaba por teléfono cuando llegué.
- ¿Aún no se lo encontró? Cierto es que la gente desaparece y aparece después de tres  días... - lo escuché decir.
Colgó el teléfono y se acercó a mí comentando: “Es el primer caso.”
- Pero es seguro que reaparecerá - contesté sin saber de qué se trataba el asunto. 
Usted sabe: la gente de la ciudad es así; uno apenas espera que termine de hablar el otro, para decir ya lo suyo, como si estuviéramos todos apremiados,  cuando en realidad nos apuramos en balde  porque los demás, como por ejemplo esa gente obscura y obediente es la que arriesga su existencia al  subir la escalera para limpiar de telarañas de las bisagras del techo. Y es  la gente tonta quien carga con la faena  de  sacar el esplendor y la gloria de los candelabros, lustre de por medio.
Cuando venía para la casa, vi  un grupo de seis hombres; conversaban  nerviosamente frente a un bar. Tres  fumaban y los tres restantes no parecían darse cuenta de que el humo de los cigarrillos sacaban lágrimas de sus ojos.
Me acerqué a los hombres  haciendo como que intentaba ponerme a resguardo del  viento sur.
- Cándido ya debería haber regresado - dijo uno de tez morena. Se le notaba el cuidado que ponía en sus palabras; aquella gente preocupada por la tardanza de Cándido buscaba el favor de la inteligencia para saber cómo resolver el caso.
Yo sé de individuos que desaparecieron y volvieron a aparecer. Pero me estoy refiriendo a personas que dejaron el aseo de su casa, el plato de  escarolas, de apios y de plantas oleaginosas, y la esposa de rostro  sonrosado, para ir tras las pisadas  de aquellas mujeres de la zona portuaria; cuando ellas se sacaban la ropa frente al espejo de luna del ropero, era como si se desprendieran de todas sus alas de aves, hasta que quedaba de su figura sólo el pico; picoteaban durante horas,  días, semanas y meses el rojo purpurino  de sus amantes. Y bueno..., si el vientre les crecía, se convertían en pájaros de torpe andar, y su voz huraña sonaba, al caer la última claridad  del crepúsculo, como graznidos de cuervos.
Los hombres, desesperados,  retornaban tristes y cansados.
El grupo seguía charlando. Mencionaron  varias veces la palabra  límite.
Aquí debo hacer un aclaración en honor al límite: Hay una casa abandonada, pintada con color azul, en donde vienen, cuando la lluvia es grande, a buscar refugio los mendigos. A diez metros de ella, aún se animan algunos  niños a intentar una rayuela, algún juego propio de la perversidad de los pequeños como buscar  una tarántula para luego meterla en un frasco de cuello largo.
  Una niña albina  suele   marcar con tiza la figura del sol en el empedrado, que la lluvia pronto borra, hasta que ella vuelve a despejarlo, a veces ya con crayolas de distintos colores.
Ahí termina la ciudad.
Y empieza el bosque.
En fin, los hombres formaron una cuadrilla.
- No queda más remedio que ir - dijo uno; quien parecía  liderar el ánimo de los otros.
Y se internaron en el sitio poblado de existencias negras. El viento cambió de dirección y un olor a comadrejas, a hojarasca de árboles de las más diversas como eternas especies, giró en el aire y dio un grito de advertencia.
Los curiosos  de la ciudad se quedaron en el límite, de cara a la oscuridad.
Pasaron tres días y tres noches.
La cuadrilla regresó cansada. Sólo  pudieron encontrar el cuerpo de Cándido convertido en carne corrompida sobre un matorral; en sus cavidades parecían haber hecho nido las aves de carroña, si bien peleaban ferozmente por las vísceras. Eso fue lo que contaron.
Pero trajeron, colgado de un grueso alambre, el cuerpo todavía sangrante del lobo feroz abatido por los disparos de las escopetas.

-----------------------------------------------------
Este mail fue enviado desde el WEBMAIL de ABC Color

07/06/2009 07:18 deliteraturayalgomas Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Analía Pascaner

Siempre es un placer leer tus cuentos, querida Delfina.
Gracias querida Betty por compartir este texto.
Mi cariño a ambas.
Analía

Fecha: 07/06/2009 16:49.


gravatar.comAutor: Betty Badaui

Gracias a vos, Analía, por acompañar siempre a los escritores con tus lecturas y comentarios; más tu actividad de reconocida difusora cultural.
Un gran abrazo
Betty

Fecha: 08/06/2009 05:36.


gravatar.comAutor: ANAHI

Bety




gracias por compartir tu trabajo y el de tantas otras personas adictas a la literatura.
un abrazo

Anahi


Fecha: 03/07/2009 23:10.


gravatar.comAutor: Betty Badaui

Gracias a vos, Anahí, porque aparte de ser adicta a la literatura compartís tus sentidos poemas,va también mi agradecimiento por tu colaboración
Betty

Fecha: 03/07/2009 23:18.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris