Facebook Twitter Google +1     Admin

Relato: Raúl Astorga

20110801063725-tren-de-la-vida.jpg

 

               Llueve en la estación

 

Cae la lluvia, tenue, esta tarde. Dos gotas audaces se deslizan por el alero, se golpean, y una gota más grande, con aire vigilante, las atropella, las escinde, y no se golpean más porque caen al piso y se deshacen. Llueve en la estación adecuada para hacerlo, el otoño, que pasa sin saludar como un retoño extinguido en el ocaso de un siglo que no vuelve.

Cae la lluvia detrás de los cristales sucios de coches pullman, primera y turista. Me pregunto si la tierra gira y gira bajo el sol para terminar, toda junta, en los pasillos de los coches hasta que la empujo con magna escoba de paja ajada como la pala que la recoge en su función opaca, rutinaria, rudimentaria, desechando esa esperanza de acomodar mi gorra añeja, desprestigiada, magra.

Cae la lluvia hasta que suena la campana poniendo sobreaviso a quienes van hacia la misma dirección, su destino, por idénticos rieles, sin salirse un metro del escándalo que produce el discurso unívoco, campero, urbano, hueco, hasta que el guarda canta, como la lluvia misma:

¡Fin de Calendario!, la próxima estación.

 

Raúl Astorga

 

 

01/08/2011 06:37 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

deliteraturayalgomas

gravatar.comAutor: Lily Chavez

Bueno qué decir, me encanta la frescura que pone Raúl en sus textos y el lunes pasado tuve el privilegio de poder escuchar Llueve en la estación en el programa en voz del propio autor...o sea, nada que agregar "excepto que usted muy capo en esto señor Astorga"

Fecha: 01/08/2011 12:29.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris