Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2009.

Julio Cortázar

20090801022221-25-05-09-151-mi-pared-betty-b.jpg

 

 

 

      QUIZÁ LA MÁS QUERIDA

 

 

Me diste la intemperie

 

la leve sombra de tu mano

 

pasando por mi cara.

 

Me diste el frío, la distancia,

 

el amargo café de medianoche

 

entre mesas vacías.

 

 

            JULIO  CORTÁZAR

26 de agosto de 1914 – 12 de febrero de 1984

 

01/08/2009 02:22 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

deliteraturayalgomas

20090801015633-26-05-09-145-1-mis-rosas-betty-b.jpg

 

          DESDE EL AGRADECIMIENTO

Blogia:  nos aloja.

 

        ESTE MES DE AGOSTO

 

Autores invitados:

Delfina Acosta, Oscar Agú, Martín Canals, Rosa Lía Cuello, Jorge L. Estrella, Elsa Florit, Betty Morero, Alberto Tasso, Bella Clara Ventura, Gabriel Zacnún.-

 

       JULIO CORTÁZAR: lo hemos leído, lo seguiremos leyendo y pertenece al mundo

 

       LOS LECTORES: reenvían, leen, comentan

 

      Raúl Astorga, Liliana Chávez, Elsa Florit  y  Delfina Acosta: brindan un apoyo permanente

 

      MI TRABAJO: unirlos con enorme afecto.

                          Betty  Badaui

 

Las colaboraciones enviar, con letra Arial u otra semejante, en tamaño 12, a la sig. Dirección: bettybadaui@yahoo.com.ar

 

 

La propuesta del mes:  PRESERVAR  LA  PAZ  DEL  MUNDO.-

 

01/08/2009 01:56 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El hombre en la literatura

20090801020056-libertad.jpg

 

 

LA PERSISTENTE TORMENTA DEL CORAZÓN       *

 

que haya pan

que haya luz

que el viento sople

que no se agoten las caricias

que haya siempre surgentes en el norte

que el día

simplemente

llegue

cada día.

ALBERTO TASSO

De Dibujos al carbón

Reside en S. Del Estero

*Fuente final: Luz Azul N° 104

 

 

VI

Y de pronto, como si nada, como si todo, aparecen ellas alertando el devenir con su canto desde los arracimados árboles, desde sus cortezas rústicas y monocromas, canto naciente desde la profundidad misma donde los sueños duermen y despiertan fogosamente.

Y el canto arde en los árboles, cobijantes de la luz, de los susurros, de los pasos, de los amores, de las angustias y de las alegrías de los humanos. Arde el canto y se expande hasta pasar desapercibido a los oídos, recordándonos que el verano está afincado en estas tierras.

Es un sueño vivo, es el sueño de la tierra transformado canto.

Las chicharras, hijas de la tierra, nos recuerdan que los sueños se comparten con el canto. Y celebro.

 

(Del escrito inédito: “Los sueños del parque”)

 

Oscar A. Agú

 

 

 

 

 

 

 

 

 

01/08/2009 02:00 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La mujer en la literatura

20090801020349-artesanias.jpg

 

A HUAMANGA - PERU

AYACUCHO

 

Te haces tierno,

niño de ojos negros,

grandes como el alma,

tez de indio de los ancestros.

Sombrero de pariguana

abre alas,

alaza amistades.

Palabras de adobe curten

la batalla.

Bolívar regresa,

lluvia de honores,

jinete de sueños.

Yo, desde mi colombianidad,

hija de Simón,

de sol me baño,

anfitrión de mañanas sonrientes.

Hoy entre ustedes,

huamanginos de estirpe y fuerza,

me bebo vuestra tierra.

Una comida con las manos,

manjar de costumbres del lugar

entrelaza puentes,

ayeres de amor,

de patria fértil,

unificada.

Plumas de luna bajo la mirada

del Inca dibujan

el quechua de mis infinitos,

donde se posan nuevas querencias.

Ayacucho de huella hidalga

en el corazón ajeno,

susurro de historia

en mi canto hermano.

BELLA CLARA VENTURA

       Bogotá-Colombia

 

 

Encuéntrame

 

Encuéntrame,

pero no me busques

en los caminos adoquinados del estío,

búscame por esos senderos etéreos

que conducen al alma.

Encuéntrame,

pero no me busques

entre lo más probable,

busca mejor en lo imposible.

Encuéntrame,

pero búscame en el recodo de un río

o en el ocaso sobre un mar en calma.

Jamás me hallarás

en el ruido ensordecedor

de una ciudad y su gentío.

Encuéntrame,

pero no me busques

entre las órbitas vacías de la noche,

búscame en el frescor del alba,

cuando el aire va montado

sobre el canto de las aves.

Búscame en la humedad de una lágrima

y en los arpegios de un otoño olvidado.

Encuéntrame,

pero no me busques por los sitios

poblados de pisadas.

Búscame allá donde el silencio

está acodado entre la piel

de los recuerdos.

Encuéntrame,

estoy perdida en la vida

pero no en los sueños.

   ELSA FLORIT

  Cañada de Gómez

 

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

 

 

Carta a lo que no fue                                           

 

Amor:

        Ayer encontré el poema de Idea Vilariño, aquel que te recité la primera vez que te sentaste a charlar conmigo.”Ya no será, ya no, no viviremos juntos….Nunca sabrás quién fui, por qué me amaron otros.”

          Nunca lo sentí tan mío como hoy ¿Profético? Tal vez por eso me gusta tanto, tal vez por eso te prendí una luz en la mirada, una luz que aún se balancea en tus pestañas.

          Somos dos almas que en determinado momento vibraron en la misma frecuencia, quizás por que se necesitaban. Después llegó la andanada de mensajes al celular y tus apariciones repentinas con cualquier excusa para verme. Fuiste compañía, el mago que siempre tenía un conejo a mano para mostrarme.

          Era linda esa magia que nos rodeaba y saber que nadie tendría  tantas certezas sobre tu vida como yo, y que la alquimia nos envolvía  y el disfrute era mutuo.

          Qué importaba el después, si los dos sabíamos que era yo la que se alejaría. Qué importaba el después si los dos entendíamos que nunca te irás de mí, ni yo partiré de tu vida aunque estemos lejos.

          Jugaste al protector, me viste por dentro y me dejaste verte .Y sabías que yo sabía, y que cada gesto, cada caricia disimulada la guardaríamos para siempre en nuestro corazón.”Ya no soy más que yo para siempre y tu ya no serás para mí más que tú”.

   En el país del presente la nostalgia anda revoloteando recuerdos y esta noche te pertenecen. Un abrazo muy grande.

                                                                                        

              ROSA LÍA CUELLO

                Cañada de Gómez

                                                                                   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

01/08/2009 02:03 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Delfina Acosta

20090801020609-domadora.jpg

 

LA DOMADORA DE LAS BESTIAS
DELFINA ACOSTA
Era una serpiente pitón,  enroscada junto al tronco de un árbol de jacarandá,  y yo debía domarla, pues ésa era mi cautela: sujetar la voluntad de las fieras y restregarla ante mi juicio, aunque - interiormente -   temblaba como la hoja de la calle golpeada por el viento.
 La destreza para domar me salió del asmático piano alemán de mi madre, al que le arrancaba un grito de guerra de Beethoven diariamente,  a fuerza de descargar mis dedos de fiera (solía romper mis uñas)  sobre sus teclas de marfil; el instrumento de tres pedales acabó por perder la totalidad de sus dientes, reduciéndose a cumplir una simple finalidad decorativa en la sala.
No olvidaré  los arañazos del gato montés durante una práctica en el patio de mi casa. La sangre de mi oreja arrancada caía sobre el suelo lodoso, y el gato,  sin parpadear, me observaba desde la ventaja de su magnificencia de  cometa con cola.  Éramos torero y toro en el ruedo. Pero el animal, después de dos semanas acabó entreteniéndose  con mi entrenamiento, de manera que cuando yo le decía que se hiciera el muerto, ya había muerto, y cuando le pedía que tomara la leche del platillo, volvía a la vida.
 
También tuve que domesticar a un halcón: Era un ave magnífica de cetrería, de fuerte musculatura,  con un plumaje negro como no se había visto por los alrededores; no se dejaba convencer y  volaba hasta las bisagras del techo de la caballeriza espantando a los caballos;  en cierta oportunidad estuvo a punto de arrancarme la cabellera, pues sus picotazos parecían querer volar la tapa de mis sesos. Pero yo le dije que se quedara quieta, como le dije que volara a una  paloma moribunda de mi ventana;  y ella llevó lejos una hoja de canela del cantero del jardín y sanó regresando con una ramita de olivo en el pico.
El halcón empezó a ponerse querendón conmigo.
Desde entonces la gente dejó de faltarme al respeto. Y los hombres me traían sus aves, y yo cobraba sólo el metal justo; el negocio de domesticar me daría  dinero más adelante, cuando tuviera en mi poder  a aquellos animales que vivían en el bosque, y se acercaban, peligrosamente, al parpadear  el crepúsculo, y tapándose  con la neblina, al pueblo.
Hubo quienes dejaban ante mi presencia  caballos desbocados, y sapos de verrugas venenosas, y lobos de ojos cegados  por las chispas del odio, y hasta cabras del monte que despedían un olor espantoso cuando se les cubría las cabezas con capuchas.
Coloqué   un letrero frente a la puerta de mi casa.
“Se domestica animales peligrosos”.
Una tarde, una mujer ojerosa y jorobada   me pidió que la acompañara a su casa.
Allí estaba el monstruo, sentado junto a la chimenea. Fumaba, caminaba, se sentaba y se volvía a levantar pues la sarna lo enfurecía. Y eran sus pasos como de eucalipto recién tumbado que arrastraban con las espaldas dobladas los leñadores.

Las hormigas y las cucarachas presentían al monstruo e iniciaban una  emigración hacia la plaza.
La mujer no conseguía acercarle el servicio de café con leche y pan untado con almíbar, porque con un manotazo él hacía volar el pocillo y la bandeja por los aires.
Bajé a su taller. Allí se encontraban sus cuadros paisajistas que reflejaban una naturaleza verdosa, primaveral y caleidoscópica. ¿Cómo entender  el hecho de que aquel hombre semejante  a un animal pudiera ser capaz de sentimientos que iluminaran la conciencia del arte?  ¿Y que perdiera la paciencia con la servidumbre?
Me intrigó su manera.
Le rogué que se bañara.
Se rió grandemente.
- Conque te has enamorado de mí - dijo.
Entonces acabé por domarlo, pues el hombre me seguía como un perro a donde iba, queriendo saber porqué razón deseaba que se duchara.
Y yo no se lo decía.
Y  un día, el séptimo de la era de acuario, bañado y acicalado, me pidió que me casara con él.
No hubo manera de decirle que no.

-----------------------------------------------------
Este mail fue enviado desde el WEBMAIL de ABC Color

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°


 Este artículo ha sido enviado por Delfina Acosta

Bestiario

Debo decir que los tres cuentos que más me impresionaron, durante la larga lectura de todas las obras del escritor argentino Julio Cortázar, son: “La autopista del sur”, “Casa tomada”, y “Carta a una señorita en París”. Pero quiero dejar un breve impresión sobre su libro Bestiario.

 

 Este artículo ha sido enviado por Delfina Acosta


Documentos de gran valor histórico y literario

Una mañana, Margarita Kallsen se acercó a mí y me entregó un fajo importante de libros también importantes.
------- End of Forwarded Message -------
 

 

 

 

01/08/2009 02:06 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Narrativa: Betty Badaui

20090801020851-fenia.jpg

 

.                    

                      EL ZUMO DEL JUEGO

    Fenia, vino Adelón. Comimos, bebimos, nos bañamos, hicimos el amor...

   Y tengo deseos de llorar.

 

   ¿Recuerdas, Fenia?, nos disputábamos sus cerezas, hicimos un pacto..., y te gané, Fenia. Al menos, eso creímos.

 

   Adelón hacía escala en tus ojos de fuego, con ellos marcaste su cuerpo que fulguraba de placer; yo también era de fuego, hermana, buscaba los frutos del bosque y los ordenaba primorosamente para levantar castillos jugosos, palpitantes; con verdes pisos y maduras ventanas.

 

   ¡Cuántos castillos pisoteé mientras contemplaba, furiosa, cómo chorreaban los jugos azules, granates, naranjas, verdes...

 

   Me acostaba ardorosa sobre los ácidos o dulces zumos mientras tú, mi hermana, recostabas tu piel en el bosque y consumías en el fuego de los placeres a Adelón.

 

   Cayeron muchos frutos y brotaron otros tantos en el bosque hasta el instante en que, Adelón, con sus pies descalzos, también quiso pisar uno de mis castillos.

 

   Y te gané hermana.  Al menos, eso creímos...

 

   Fenia, vino Adelón, hicimos el amor y percibí, en cada estremecimiento de su cuerpo, la marca de fuego de tus ojos.

 

   Tengo deseos de llorar, Fenia, mientras arranco los frutos del bosque para armar el castillo más jugoso que nadie haya osado mirar.

 

   En él harás el amor con Adelón y con tus ojos de fuego marcarás su placer para que ninguna otra se atreva, hermana, a disputártelo.

 

                             BETTY  BADAUI

 

 

 

01/08/2009 02:08 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Gabriel Zacnún: periodismo deportivo

20090801021145-futbol.jpg

 

Fútbol Pasión de Multitudes

 

Quizás el título parezca simple dado que desde hace años se sabe que el fútbol es una pasión inigualable en cada rincón del planeta. Pero lo de multitudes, no pierde vigencia y cada vez tiene mas sustento.

Recordemos que hasta fines de la década del `80 el amante de este deporte, iba a los estadios, lo seguía por radio y el domingo a las 22 veía los goles. Era todo más tranquilo y la familia concurría a la cancha sin temores.

En Argentina había dos campeonatos el “Metropolitano”, con mayoría de equipos de Capital y Gran Buenos Aires y los clubes de Rosario, Santa Fe y Córdoba alternadamente. El otro era el viejo y querido “Nacional” en el que intervenían mayoría de equipos del interior. Comenzaba en Septiembre y terminaba casi en las fiestas de Diciembre.

En 1986 comenzó a jugarse un solo campeonato con mayoría de equipos del Metropolitano (del Nacional solo quedo el recuerdo). Lo más trascendente aparece con la irrupción de los medios electrónicos. Primero la TV aporta dinero y televisa un par de partidos a la semana. Surge un programa estandarte los domingos a las 22: “Fútbol de Primera”. La TV creció y hoy se televisan los diez partidos de primera por sistema de cable (para algunos hay que pagar extra). Este desarrollo del fútbol se refleja en todos los medios: radios deportivas, programas de TV por doquier y de cualquier gusto, diarios deportivos, suplementos de deportes en todos los diarios importantes. Y desde la irrupción de Internet: foros partidarios, partidos relatados o televisados, y juegos interactivos. Páginas online de medios y de futbolistas se llenan de visitas.

También hay más representantes, empresarios y padres ansiando un hijo “Maradona”. El fanatismo creció.

Hoy la mujer habla de Fútbol, tiene programas deportivos y se desenvuelve bien. ¿Alguien imaginaban una comentarista de fútbol en la década de los 60?

Con tantos condimentos, partidos televisados diariamente, copas, mundiales juveniles, mayores y de mujeres, cómo el fútbol no va a ser de multitudes. Pasamos parte del día consumiéndolo. El fútbol siempre está.

En fin así es el fútbol “una pasión inexplicable”.

 

                    GABRIEL ZACNÚN

                       Rosario-Argentina

 

01/08/2009 02:11 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Bienvenido, Martín Canals

20090801021425-solo4-8.jpg

 

             LA FRONTERA

 

Ahora que todos se han ido

tú y yo, soledad, debemos entendernos.

 

Hermoso fue

creerte olvidada de mí,

vagando por otros rumbos,

perdida para siempre.

Hermoso fue

saberte lejana y compasiva,

excluida de los territorios

de mi voluntad.

 

Pero aquí estás nuevamente

y ahora contigo cierro mis párpados,

y ahora contigo divido mis días

en el que fui

del que seré.

 

Ay, enorme invasora,

tantas veces has escrito tu nombre dentro mío

que al fin me vence la certeza

que todos hemos de morir, más de una vez,

en esta vida.

 

            °°°°°°°°°°°°°°°°

 

 

          BOTELLA AL MAR

 

Tal vez sea justo

que haya llegado hasta aquí

sin verdadera memoria.

 

Tal vez sea justo

que de todos los bienes habidos

sólo el presente me provoque cierto desenfreno,

ni felicidad ni infelicidad

sino esa neutralidad que todos conocemos,

ese tedio y juventud en partes iguales.

 

Pero ya que somos sueños de carne y hueso

y que todos vamos a morir, irremediablemente,

me regocijo de ello y lo celebro

como un bello crimen.

 

            °°°°°°°°°°°°°°°°

 

 

 

          EXPIACIÓN

 

Finjamos que soy feliz

y que de mí salen perfumes y canciones.

Finjamos

que los colores de la primavera

son por completo míos,

que el esplendor y la gracia

se desnudan sobre mi ser

y que me invade un arco iris,

de vastas bendiciones.

 

Entonces es un éxodo mi vida

y cada viaje es una aventura insondable

hacia lo desconocido del mundo.

Sin motivo aparente

parto y vuelvo a partir

hacia países con nombres de leyenda

y recorro tierras lánguidas y exangües

y praderas en su tiempo de abundancia.

 

Pero regreso una y otra vez

al hogar

y todos los vértigos sublimes

y todos los recogimientos devotos

sólo tienen sentido allí,

frente a los leños crepitantes,

a conciencia

que aún sigue escrita bajo mi piel un deseo

como un temblor salvaje.

         MARTÍN  CANALS

 

            °°°°°°°°°°°°°°°°

FUENTE: ABORDAJES Y CONSTELACIONES, libro de poesía.-

01/08/2009 02:14 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Bienvenida, Betty Morero

20090801021642-11-07-09-193-2.jpg

 

     INASIBLE

Buscaré en el alma

Del canto del ave

El placer inmenso

De ser inasible

Recorriendo espacios

Sin detenimientos

Buscaré la brisa

Que eleve mi mente

Sin lazos que amarren

Todo lo que pienso

Sin templos que corran

Quitando el aliento

Y entre tanto espacio

Cerraré los ojos

Para remontarme

A través del tiempo.

 

     MILENIOS

Fue el sol quien sembró la tierra

Con su luz de vida

Fue la tierra quien brindó sus frutos

Brotando semillas

Y fueron los frutos generando vida

Al multiplicarse

Y así fue la vida creando las razas

Sobre un suelo unido

Y fueron las razas que se dispersaron

Por todo el planeta

Pero fue el planeta que aportó regiones

De distintos climas

Y fueron los climas que pintaron pieles

De varios colores

Y fueron las pieles que hablaron en lenguas

De distintos sones

Y fueron las lenguas separando humanos

Sin comunicarse

Y fueron humanos sembrando la muerte

Al no comprenderse

Pero fue la muerte que apagó las voces

De quienes gritaron

Y fueron las voces que dejaron ecos

De los sufrimientos

Y fueron las voces que a través del tiempo

Cruzaron espacios

Y ahora los tiempos perfuman la tierra

Con flores de guerra

Y son esas flores de fétido aliento

Que envuelven los días

Pero vendrá un día que traiga esperanzas

A las nuevas vidas

Y serán las vidas las que se compartan

Con nuevos amores.

          BETTY  MORERO

               Rosario-Argentina

 

01/08/2009 02:16 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Bienvenido, Jorge L. Estrella

20090801021948-jorgeestrella.jpg

 

PUERTO DESPIERTO

 

A la hora en que las aves duermen

con la elegancia que las caracteriza

llegué a Puerto Despierto

 y colgué en el aire algunos cuadros de Quinquela.

Los pescadores hablaban con los peces

advirtiéndoles de la terrible trampa que es el anzuelo

y me entretuve en mirar dos o tres recuerdos

que sobrevolaban la mente de un suicida.

Una anciana que estaba por ahí de picnic

 me alcanzó un mate

pero yo le dije que no sabía jugar al ajedrez

 y ella emitió una risa clara y buena.

Una villa miseria bailaba en la otra cuadra

por un sueño perdido

y una radio vomitaba partidos de fútbol

con goles que se ahogaban en el agua amarga.

Los borrachos y los pecadores iban y venían

dando tumbos de vicio y de lujuria.

La soledad paseaba desprevenida por la rambla.

De pronto, llegó la policía

y se llevó presa a una nube que amenazaba lluvia.

Yo me quedé mirando cómo las mariposas

tomaban sol en la rambla junto a las gaviotas.

 

 

CALLE CON CIELO

 

La calle tiene un cielo

pegado a las espaldas de los muertos

y camino la calle

con recuerdos que olvidaré

cuando la noche nazca.

No sé por qué los pies a veces duelen

como un alma cortada a pedacitos

y camino la noche de los muertos

con un sol en las manos.

El fin está en el principio,

allí donde se encuentra lo que se escapa

y somos lo que somos

caminando el abismo

que soñamos.

Los animales están en la guarida

con el hocico lleno de nostalgias

y voy sembrando flores ya marchitas

mientras camino

la selva

de mi casa.

¿Por qué será

que siempre pierdo los anteojos

y ando a ciegas

por patios sin geranios

y me choco con todos los fantasmas

de mi futuro?

La vida tiene tumbas

escondidas

en los recodos de cada circunstancia

y caminamos

con los pies que duelen como un alma

pisando las espaldas de los muertos.

 

 

PRIMER

 

Orgullosa en la jaula,

mi pajarita pone su primer huevo.

Lamiéndose nerviosa,

mi perra goza su primer celo.

Mi hija, excitada frente al espejo,

prueba su primer corpiño.

Pomposamente feliz,

mi esposa luce su primer amante.

 

 

     JORGE LUIS ESTRELLA

 

01/08/2009 02:19 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 6 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris