Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2009.

deliteraturayalgomas

20090102051350-fuegos-20artificiales-202.gif

 

PRIMER ANIVERSARIO EN LA RED

Hace un año, “de literatura… y algo más”, ingresó a la red.

Pedí colaboración a Raúl Astorga y me la brindó, ampliamente, con la apertura del blog e indicaciones necesarias.

A doce meses de aquella salida, sólo tengo palabras para repartir, nutricias o estériles; los demás dirán.

En lo que a mí concierne, siento que las espiras de la red sirven para unir los idiomas, y aceptar la palabra sin fronteras que la limiten. Depende de cada uno el uso que le dé, al escribirla o al leerla.

En esta nueva experiencia de mi literatura hallé el apoyo de los demás, esos seres que orbitan el planeta con sus cuévanos cargados de frutos. A todos ellos, colaboradores, amigos, familiares… GRACIAS.

Destaco también mi agradecimiento a Blogia.

Mis deseos: Armonía y Equidad Mundial para el 2009.

 

Betty Badaui

 

 

Colaboradores:

Raúl Astorga - Rosario

Liliana Chávez - Córdoba

@@@@@@@@@

Para enviar colaboraciones: En letra tamaño 12 y escritos en el cuerpo del mail. Colocar nombre y lugar de nacimiento , o de residencia actual.  Dirigir correspondencia a:  bettybadaui@yahoo.com.ar

02/01/2009 05:13 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Breves

20090102051631-jade5.jpg

 

Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren.-

SARTRE

Cuando no se tiene lo que uno ama, hay que amar lo que se tiene.-

MALBA TAHAN

El único fracaso auténtico está en no empezar.-

HAROLD BLAKE

La actividad es el único camino que lleva al conocimiento.-

B. SHAW

Si añades a la verdad, le restas.-

EL TAHUND

02/01/2009 05:16 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Para Niños

20090102051832-tarara.jpg

 

 

LA TARARA

La Tarara, sí;

la tarara, no;

la Tarara, niña,

que la he visto yo.

 

Lleva la Tarara

un vestido verde

lleno de volantes

y de cascabeles.

 

La Tarara, sí;

la Tarara, no;

la Tarara, niña,

que la he visto yo.

 

Luce mi Tarara

su cola de seda

sobre las retamas

y la hierbabuena.

 

Ay, Tarara loca.

Mueve, la cintura

para los muchachos

de las aceitunas.

FEDERICO GARCÍA LORCA

02/01/2009 05:18 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Autores publicados

20090102052209-lineaflor2.gif

 

LISTA DE AUTORES PUBLICADOS

DESDE ENERO DE 2008 HASTA ENERO DE 2009.-

Oreste Abiatte

Delfina Acosta

Delmira Agustini

Rafael Alberti

Andrés Aldao

Wallada Bin Al-Mustakfi

Tomás Allende

Raúl Astorga

Mirley Avalis

Betty Badaui

Edgard Bayley

Gustavo Adolfo Bécquer

Mario Benedetti

María Rosa Berdou

Pere Bessó Gonzalez

Alicia Borgogno

Alicia Cámpora

Julio Carabelli

Rosario Castellanos

Eugenio Castelli

Liliana Celiz

Carmen Conde

Rosa Lía Cuello

Liliana Chavez

Piero De Vicari

Ramón María Del Valle Inclán

Patricia Diaz Bialet

Anahí Duzevich Bezoo

Rosa Fasolís

Silvia Favaretto

Baldomero Fernández Moreno

Elsa Florit

Julio César Forcat

Edita Gaite

Gustavo Galliano

Federico García Lorca

Inés Goyenechea

Lelio Gurruchaga

Miguel Hernández

Nazim Hikmet

Vicente Huidobro

Omar Khayyam

Carmen Landaburu

Florencia Lo Celso

Amalia López

Carlos López Narvaez

Antonio Machado

Noemí Merlo

Miguel Ángel Migliarini

Gabriela Mistral

Betty Morero

Lilí Muñoz

Pablo Neruda

Nezahualcóyotl

Sebastián Olasso

José Manuel Oliveros

Alvaro Olmedo

Norma Padra

Octavio Paz

Carlos Pellicer

Frede Peralta

Emilio Pérez Delgado

Miguel Julio Perret

Edgar Piñeiro

Alejandra Pizarnik

Josefina Plá

Clara Rebotaro

Rolando Revagliatti

María del Carmen Reyes

Ana María Rodríguez Francia

Marta Roldán (Carmiña Candido Daverio)

Conrado Nalé Roxlo

Coca Rossi

Daniel Ruiz Rubini

Susana Salomoni

Nora Lilián Séculi

Emilio Silver

Silvia Spinazzola

Alfonsina Storni

Rabindranath Tagore

Raquel Tepich

Federico Tinivella

Gustavo Tisocco

Víctor Hugo Tissera

Osvaldo H. Trinchero

Marcelo Juan Valenti

César Vallejo

Rubén Vedovaldi

Rubén Vela

Berta Wexler

Gabriel Zacnún

Daisy Zamora

Cilda Zatzkin

Beatriz Zuluaga

02/01/2009 05:22 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Pere Bessó Gonzalez

20090102052540-tulipaespejo.jpg

 


DECONSTRUCCIÓ DE PAUL CELAN *

La cançó de la dama de l’alta torre

perd l’exasperació,

el deliri,

i als màrgens del riu

les miasmes.

Ni tan sols és la representació amb dosi de gratuïtat:

Jadis et naguère, Mata Hari, Nina Hagen,

la franceseta de la rive gauche simulant

el perfum de fenoll de les landes,

el mocador despuntat dels vents de província.

Abans de la passió de Miles,

el soroll de les bestioles tirant del carro pels solcs de l’ànima,

el to de la dama en l’ombra,

enllà dels enforcats jueus a Mathausen amb la subtilesa

de les cordes del piano

I les notes del violí més ambiciós enmig de les notes de la fam,

I si la dama del silenci no obri les carns als corsers a la nit,

arriba a deshora com les cites dels amants furtius en nit closa,

o no arriba amb el dibuix del poema sota l’aixella,

ni provoca el llenguatge d’Odin escapçalant les tulipes,

¿Qui ha de guanyar en aquesta nova Jericó de totes les trompetes

a l’enfront dels arcàngels nazis?

Perd de cas qui es llança pel finestró dels ulls

per esbrinar tots els noms de la dama,

els noms dels morts nouvinguts que no tenen història,

el nom del pintor de la primera carícia dels cabells a la camamerla.

La dama insolvent,

cap dama que em pica la paya

al muscle de l’horror,

la femella adusta que estalvia la pell dels anys,

cadascun dels meus pèls,

palets de rònega juguesca,

els furgadents de l’arc de Sant Martí després de la sang,

la pluja de tots els covards que amaguen els morts

a les mans d’altri

.

Ella, la dama vanitosa que no té pèrdua.

No diu el meu nom, no mira

dels meus ulls la blavor maligna crema a les portes

del plaer,

de les agulles de la cova,

de l’aigua salada del bescoll al baf de la flor menuda.

La dama de l’alta ombra,

presència als meus llavis,

la raó de tota anihilació

des que la nit tancà les portes

al naixement de la fúria de les animalies veres

i du els cercles de l’amor foll com anells al dit que ens assenyalen

línies de tardor repedaçada

la germana oblíqua que emmascara els dies

i les nits des de sempre.

La dama de l’ombra ja no es penja de la finestra,

ni s’asseu en forcall de cames a l’arbre de tota saviesa

i aprén des de la nuesa el tast del seu nom.

L’alta ombra de la nit que cerca la milícia dels amants tristos,

algú que alletarà la llinda de les hores baixes

sense necessitat de recolzar-se a la finestra

ni de preguntar de primeres pel nom,

ara que guarda el seu torn de la fila

en la decapitació de les darreres tulipes anònimes.

DECONSTRUCCIÓN DE PAUL CELAN

La canción de la dama de la alta torre

pierde la exasperación,

el delirio,

y en los márgenes del río

las miasmas.

Ni siquiera es la representación con dosis de gratuidad:

Jadis et naguère, Mata Hari, Nina Hagen,

la francesita de la rive gauche simulando

el perfume de heno de las landas,

el pañuelo despuntado de los vientos de provincia.

Antes de la pasión de Miles,

el ruído de las bestezuelas tirando del carro por los surcos del alma,

el tono de la dama en la sombra,

más allá de los judíos ahorcados en Mathausen con la sutileza

de las cuerdas del piano

y las notas del violín más ambicioso en medio de las notas del hambre,

y si la dama del silencio no abre las carnes a los corceles en la noche,

llega a deshora como las citas de los amantes furtivos en noche cerrada

o no llega con el dibujo del poema bajo la axil

ni provoca el lenguaje de Odín descabezando los tulipanes,

¿Quién ha de ganar en esta nueva Jericó de todas las trompetas

frente a los arcángeles nazis?

Pierde acaso quien se lanza por el postigo de los ojos

para desbriznar todos los nombres de la dama,

los nombres de los muertos recién llegados que no tienen historia,

el nombre del pintor de la primera caricia de los cabellos a la manzanilla.

La dama insolvente,

dama alguna que me pique la paja

en el hombro del horror,

la hembra adusta que ahorra la piel de los años,

cada uno de mis pelos,

palitos de escasa apuesta,

los palillos del arco íris después de la sangre,

la lluvia de todos los cobardes que esconden los muertos

en las manos de otro.

Ella, la dama vanidosa que no tiene pérdida.

No dice mi nombre, no mira

de mis ojos lo azulado maligno quema a las puertas

del placer,

de las agujas de la cueva,

del agua salada del pescuezo al vaho de la flor menuda.

La dama de la alta sombra,

presencia en mis labios,

la razón de toda aniquilación

desde que la noche cerró las puertas

al nacimiento de la furia de las animalías veras

y lleva los círculos del amor loco como anillos al dedo que nos señalan

líneas de otoño remendado

la hermana oblícua que enmascara los días

y las noches desde siempre.

La dama de la sombra ya no se cuelga de la ventana,

ni se sienta a horcajadas en el árbol de toda sabiduría

y aprende desde la desnudez el gusto de su nombre.

La alta sombra de la noche que busca la milicia de los amantes tristes,

alguien que amamantará el umbral de las horas bajas

sin necesidad de apoyarse en la ventana

ni de preguntar de buenas a primeras por el nombre,

ahora que guarda su vez de la fila

en la decapitación de los últimos tulipanes anónimos

PERE BESSÓ GONZALEZ

 

 

 

* El poema publicado pertenece al poemario inédito “La pell de saxígraf” [La piel de saxígrafo], escrito a lo largo del año 2005; asimismo, el poema publicado el mes anterior, en este sitio. Dos poemas en su original en catalán y su correspondiente traducción al castellano realizada también por el autor.

02/01/2009 05:25 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

La mujer en la poesía

20090102053008--totalidad-.jpg

 

 

 

EN ESTE OCASO

Sobrevuelo el abismo de mis miedos

donde mueren los días,

donde las noches se hunden

en una niebla de sonidos fantasmales.

En mi propia soledad

arrojo las dudas al vacío,

me abrazo a mi cuerpo

y enhebro las auroras huérfanas de hastío.

Miro callada desde lejos…

Puedo ver colmenas cargadas de sueños

a orillas del gran silencio.

Giro mi vuelo…

Exhalo un humo de pensamientos

mientras la tarde muere.

No quiero naufragar

en este ocaso de gritos.

Quiero llegar al alba.

ALICIA BORGOGNO

 

 

 

MARIONETAS

En la quietud del parque
la música de los pájaros
aún se escucha.
Sobrevivo en la jungla
entre disparos y crueldades.
Han secado hasta las fuentes.
Sin agua ni migajas,
los pájaros penden del cielo
por hilos invisibles.
Marionetas ellos y yo.

NORMA PADRA

 

Empatía

Si clavara los ojos más allá de mis dedos

templaría la angustia de mi interlocutor.

 

Si puedo hacerme árbol para palpar las hojas

tostándome la piel no sufriré por África.

 

Una huelga de hambre emprendida en mis venas

no reproduce el trigo ni los peces del mar.

 

La adopción a distancia me redime el espíritu

sin sentir la caricia de mi hijo en la piel.

 

Un millón de vocablos no secan una lágrima,

no nutren otro vientre ni anulan una bomba.

 

El cariño, aunque grande, no edifica paredes,

no reconstruye miembros ni desarma la guerra.

 

Ayudo o me ilusiono si reutilizo el agua,

desconecto el enchufe; reciclando el papel.

 

En el fútbol perenne no hay quien gane o pierda,

cambian los jugadores y no existe el penal.

     Marta Roldan

 

02/01/2009 05:30 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

El hombre en la poesía

20090102053354-totalidad.jpg

 

CANCIÓN ÚLTIMA

Pintada, no vacía:

pintada está mi casa

del color de las grandes

pasiones y desgracias.

 

Regresará del llanto

adonde fue llevada

con su desierta mesa,

con su ruinosa cama.

 

Florecerán los besos

sobre las almohadas.

 

Y en torno de los cuerpos

elevará la sábana

su intensa enredadera

nocturna, perfumada.

 

El odio se amortigua

detrás de la ventana.

 

Será la garra suave.

 

Dejadme la esperanza.

MIGUEL HERNÁNDEZ

Orihuela-España

1910-1942

 

CLÍMAX

los cuerpo están en la cima de sus almas

dentro

el volcán estallará sin pecados

¿quién detendrá las vibraciones de la carne

que vuela en su instante? ¿qué dios

condenará semejante estruendo de la naturaleza?

manar sin sosiego

abstracción de un mundo que se estremece en cuestiones

el arco iris estalla la cima en blanco

maravilla embriagada de lágrimas y risas

urgente densidad

de la expresión más pura de la fibra

(y el que ignore este blanco

al menos

sabrá de mortajas)

  ALVARO OLMEDO

 

SUDORES CLANDESTINOS

Esa severa costumbre

de inventarnos

en insómnicas madrugadas,

cuando los sueños deambulan

por el hartazgo de la noche

y se esconden en los huecos de la almohada

incrustados a los bordes del silencio.

Desde los labios híbridos de besos,

explotan las muecas del resposo

que tienen los amantes consumidos

en los sudores clandestinos.

Esa costumbre

de sentierse prófugo

y a la vez gregario del destino

se derrama como líquenes sombríos

sobre el cáliz sensible del amor

y la osadía.

Esa costumbre

deja astillas que perforan

el último refugio salvable de la sangre

donde brotan y crecen las palabras,

que hieren y asesinan al amor

en su inocencia prohibida.

Víctor Hugo Tissera

02/01/2009 05:33 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris