Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2009.

deliteraturayalgomas

20090701023030-flor-loto-rojo.jpg

 

                 DE LITERATURA... Y ALGO MÁS

   El primero de enero de 2008 ingresó a la red http://deliteraturayalgomas.blogia.com

  Teniendo en cuenta la temporalidad de los hechos me reconforta el recorrido mensual sin interrupciones.

   En este quehacer me desenvolví cómoda en el oficio literario, al que estoy habituada, pero debo reconocer la falta de concordancia en la unión literatura-informática, por mi escasa idoneidad tecnológica.

   Es mi costumbre perseverar y pedir ayuda a los que saben, así es como desde el comienzo, el escritor y amigo Raúl Astorga  me solucionó problemas.

   Liliana Chávez, Elsa Florit, Delfina Acosta  -  colaboran con afecto y tesón-

   Agradezco una vez más a BLOGIA el alojamiento y para los escritores va mi reconocimiento por la buena disposición que demostraron aceptando mi invitación a participar cuando les he solicitado.

  Creo que mucha gente lee por internet, lo compruebo por los comentarios precisos que dejan en el blog, también por la cantidad de mails que envían, además de dejar sus nombres demostrando la seguridad que sienten al hacerlo.

   Este mes vuelvo a citar a  los autores que hemos publicado .

  En el umbral de la Palabra les digo:  GRACIAS

   Para publicar:  enviar poemas, relatos o artículos breves a  bettybadaui@yahoo.com.ar

, en letra Arial o semejante, tamaño 12 puntos.

La propuesta del mes:  RESPETAR A LOS NIÑOS SI EN REALIDAD LES DESEAMOS UN FUTURO NOBLE.

        Hasta la próxima

        BETTY BADAUI

 

 

01/07/2009 02:30 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Lista de Autores publicados

20090701024133-alas.gif

 

LISTA DE AUTORES PUBLICADOS

DESDE ENERO DE 2008 HASTA JULIO DE 2009.-                                                     

 

Oreste  Abiatte

Delfina Acosta

Delmira Agustini

Oscar Ángel Agú

Rafael Alberti                                                                                                              

Andrés Aldao

Wallada Bin Al-Mustakfi

Claribel Alegría

Tomás Allende

Raúl  Astorga

Mirley Avalis

Betty  Badaui

Edgard Bayley

Gustavo Adolfo Bécquer

Mario Benedetti

María Rosa Berdou

Pere Bessó Gonzalez

Molly Bic

Alicia Borgogno

Marta Brossa

Gabriela Bruch

Alicia  Cámpora

Julio Carabelli

Rosario Castellanos

Eugenio Castelli

Liliana Celiz

Luis Cernuda

Carmen Conde

Rosa Lía Cuello

Liliana Chavez

Elisa Dejistani

Piero De Vicari

Ramón María Del Valle Inclán

Patricia Diaz Bialet

Marta Luz Dino

Danilo Doyharzabal

Anahí Duzevich Bezoo

Rosa Fasolís

Silvia Favaretto

Baldomero Fernández Moreno

Elsa Florit 

Julio César Forcat

Edita Gaite

Gustavo Galliano

Federico García Lorca

Inés Goyenechea

Lelio Gurruchaga

Madre Teresa , de Calcuta

Miguel Hernández

Nazim  Hikmet

Vicente Huidobro

Omar Khayyam                                

Carmen  Landaburu

Florencia Lo Celso

Amalia López

Carlos López Narvaez

Antonio Machado

Noemí Merlo

Miguel Ángel Migliarini

Gabriela Mistral

Betty Morero

Lilí Muñoz

Pablo Neruda

Nezahualcóyotl

Abu Nuwas

Sebastián Olasso

José Manuel Oliveros

Alvaro Olmedo

Norma Padra

Octavio Paz

Carlos Pellicer

Frede Peralta

Emilio Pérez Delgado

Miguel Julio Perret

Edgar Piñeiro

Alejandra Pizarnik

Josefina Plá

Marita Ragozza

Clara Rebotaro

Rolando Revagliatti

María del Carmen Reyes

Soraya Righetti

Ana María Rodríguez Francia

Marta Roldán (Carmiña Candido Daverio)

Conrado Nalé Roxlo

Coca Rossi

Daniel Ruiz Rubini

Pedro Salinas

Susana Salomoni

Nora Lilián Séculi

Mariano Shifman

Emilio Silver

Fernando Sorrentino

Silvia Spinazzola

Alfonsina Storni

Rabindranath Tagore

Claudia Tejada

Raquel Tepich

Federico Tinivella

Gustavo Tisocco

Víctor Hugo Tissera

Lucila Tolari Guimarey

Elena Beatriz Tolosa

Osvaldo H. Trinchero

Astul Urquiaga

Marcelo Juan Valenti

César Vallejo

Camilo Valverde

Bella Clara Ventura

Rubén Vedovaldi

Rubén Vela

Berta Wexler

Gabriel Zacnún

Daisy Zamora

Cilda Zatzkin

Beatriz Zuluaga

 

 

 

01/07/2009 02:41 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Breves

20090701025116-el-papiro.jpg

 

 

Empieza alguna vez a ser quien eres en vez de calcular qué serás.-

     FRANZ KAFKA

 

El recurso natural más valioso de cualquier país son los niños.-

     DANNY KAYE

 

Sujetarse a las reglas de la razón es la verdadera libertad.-

     PLUTARCO

 

Nada esperéis del mundo, vuestra aprobación tiene que venir de dentro.-

     MADRE TERESA

 

Casi siempre la burla arguye pobreza de espíritu.-

     LA BRUYÉRE

 

01/07/2009 02:51 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El hombre en la poesía

20090701025656--hombre-.jpg

 

    

 

 

   EL MÁS FUERTE

He  visto un hombre que al huir del mundo

halló su paz en tierra desolada:

no fue un hereje ni un muzlím profundo,

no tuvo bienes ni creencias en nada,

ni en verdades, ni en dudas, ni en la muerte.

 

¿Quién pudo ser más fuerte?

 

    OMAR KHAYYAM

 

 
     Amor
Porque el amor es nube, sobre mí,
y torrentes, debajo.
Y me hunde los pies,
o me cae el diluvio.
Como una ciudad, como una tribu,
me envuelve la pasión;
encuentra la nostalgia
su albergue y su descanso
aquí en mi corazón.
Y en torno mío, tan sólo,
hay vientos circulando.
   ABU NUWAS
 

 

 

MADUREZ 

Hasta yo

dentro de poco

pareceré aplomado:

 

crucial

            obsolescencia.

 ROLANDO REVAGLIATTI

        ESPACIOS PUROS    *

                    Al fin

          creo espacios puros

         comprendido el todo

       de la razón inteligente

 

mezcla de compulsión y renuevo

       asoman con fuerza

con aroma a jazmines recién cortados

      gorjeos esperanzados

 

                       llegar con ellos

   a las entrañas del fervor

  exigió seguir hasta hallarte

en las arenas movedizas de la sinrazón

 

      supuso audibles los silencios

arribar a la cita sin yerros culpables

         emerger del acaso feliz

    descubrirte por lo absurdo.

    LELIO R. GURRUCHAGA

*Fuente:CANTO DE HOMBRE-Poemas

 

 

         

 

 

01/07/2009 02:56 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

La mujer en la poesía

20090701031238-mujer-sol.jpg

 

     ROPAJE

Es el mar mi ropaje: así desnuda

como una enorme ola a ti yo llego.

Mi ocasión las tormentas y los relámpagos,

y es la montura de mi amor el viento.

No retorno: ya voy pues son mis pasos

como a la hierba la pasión del fuego.

Soy la bestia de larga cabellera

que lame la otra lengua que es el beso.

En la forma de piedra me hallo a gusto

porque es así tan duro mi silencio

que no lo vencerá el dolor del mundo,

ni del odio la gota de veneno.

Es el mar mi ropaje: así  desnuda

como a una enorme ola a ti yo llego.

Brotaron en mis manos de agua sucia

las flores venenosas de estos versos.

       DELFINA ACOSTA

 

POEMA

¿Qué fue de ese poema

que no pude atrapar

el que pasó rengueando

frente a mí

con las alitas rotas?

 CLARIBEL ALEGRÍA

        Nicaragua

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

    ILUSIONANDO ALONDRAS

Busco horizontes

sobre pasos esfumados por el tiempo.

Cargo un inventario de recuerdos

y un sin fin de nostalgias

que libero.

Mientras ando esta fuga,

sólo huelo

los perfumes que esbozan las ausencias.

Hundida en esta senda

imagino una silueta.

en un fugaz parpadeo,

sobre mis pisadas

siembro claridad,

ilumino mis huellas...

ilusionando alondras.

  ALICIA BORGOGNO

 

        ESLABON DEL TIEMPO

 

                  “El hombre, que juega perpetuamente entre los dos planos 

                  de  la experiencia y la imaginación,...”

                                          Marcel Proust.                            

 

 

Estoy al límite de los símbolos

              por caer

 de un lado          o de otro

en el borde ávido de los días

en esa búsqueda insensata del tiempo.

 

Convivo con mi miedo de pájaro

amalgama de locura y raciocinio

                de presencias y ausencias

                de heridas y cicatrices.

 

                                       Intento...un vuelo evasor

                                       huidizo de la grisura cotidiana.

 

Sobre las ramas ocres un rastro nombra

los espacios del alba.

El rumor de las aves y las cosas

vuelven la voz desde otra dimensión

sobre la eternidad cóncava.

 

          Tras la monotonía emergen

                      resquicios aventureros

atentos para engarzar el eslabón

que me une

al modo sustancial

de la existencia.

    ANAHÍ DUZEVICH BEZOZ

          Cañada de Gómez

 

   POEMA

Llueven tormentos

en la inescrupulosa sed

de la muerte.

Un dolor se desmigaja

cuando todos duermen.

Nadie recorrerá los silencios

que me aturden por las noches.

Nadie sabrá de las sombras

que se han hecho añicos

en algún rincón de mi memoria.

¡Y tú...! ¡Soberbia desnudez

de la esperanza!

¡Tú! Que te agazapas

para envolver entre tus garras,

la vida endeble del que pierde.

¡Tú! Muerte sedienta

que vienes a abrevar

en mis sueños tardíos.

Deja ya de rondar entre poemas,

permíteme abrazar la vida...

ya te has llevado al poeta.

    ELSA FLORIT

 

                                                                 YO MUJER...

… que puedo consumar

el instante más sublime a tu lado

recorrer poro a poro tu piel adormecida

con el deseo ancestral de un pensamiento.

Yo que puedo salvar tu nombre del olvido

y naufragar distancias que no existen

 que me resisto a sentir que la muerte

está rondando los finales inciertos

y que  abdicaría mi reino en tu favor

para que te salves y entiendas el por qué de la existencia.

Yo que te encuentro en la tristeza insaciable

y me abstengo de la soledad para nombrarte

en el brillo de antiguos espejos.

Yo mujer- hembra- fémina- ama

que te libera de tus miedos

y reconoce la piel que oscila en el obraje de los cuerpos.

Yo que te descubro cada día

cancerbero implacable de mis sueños

me niego desde este instante a aquietar mis alas

en la salobridad de tus enigmas

y  levanto las banderas de la sangre

en señal  de independencia.

                                                                ROSA LÍA CUELLO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

01/07/2009 03:12 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 6 comentarios.

Delfina Acosta

20090701032351-gallo-amanecer.jpg

 

 

 EL GALLO
DELFINA ACOSTA
El gallo, de carúnculas muy rojas y espolones  curtidos, se largó a cantar  a las cuatro y media  de la madrugada. Miles de hormigas laboriosas cargaban sobre sus lomos aquellas pequeñas mudanzas de los árboles que empezaban a corromperse en el cementerio levantado con ambición de necrópolis.
Don Manuel ordenó su cabeza frente a la tabla de cristal   y se fue a caminar, buscando  el pueblo.
Sentado sobre un tronco, en la vereda  de polvo amarillento,  Francisco tocaba el violín; y era el sonido el sueño, la iluminación  de una música que parecía llegar llorando de un pueblo muy  lejano.
Con los ojos cerrados el artista  ejecutaba el instrumento musical mientras una claridad rojiza, la primera claridad de la mañana, caminaba por las calles de polvo, como otra gente más, parlanchina  y ansiosa por saber qué ocurría, quién se había muerto, quién se había casado.
Depositó dos  metales  lamidos por el óxido en el platillo de lata y caminó tres cuadras hasta llegar a la casa número veinte, frente a la que estaba sentado en su banquillo Don José.
 Y le dijo Don José, lo que se dice en un pueblo tranquilo, bien dormido, siempre soleado, acarreando a su gente ya por la pastura o por los caminos polvorientos: “¿Qué hay de nuevo?”.
Doña Dolores apareció por la esquina  cuando entró Don Manuel al almacén; entonces se acordó de todo: la cajetilla de fósforos, la bolsa de legumbres, el frasco de azul de metileno,  el kilo y medio de maíz para las gallinas, las  velas para sacarse de encima los sustos desde que la luz se fue de la casa.
 Una vez hechas las compras y salido a la vereda miró hacia el río. El olor del pueblo era igual. Eso quería decir que el planeta seguía su curso y que no había descompostura de astros y demás cuerpos celestes.
Doña Rosa, la mujer más vieja del sitio, había amanecido nuevamente, y con ella habían amanecido las mujeres que le limpiaban las escaras del cuerpo y que hablaban en voz alta sobre el sentido de sus desvaríos, total la enferma ya no escuchaba nada.
Don Manuel quería saber no sé qué cosa, y vino para su casa. Su mujer, Rosa,  se hallaba  hablando para sí. Como no sabía qué cosa quería saber se sintió indefenso frente a ella quien lo confundía  hablando tan larga y rápidamente  como hablaba.
- ¿No te estarás volviendo loca? - preguntó.
- No estoy para bromas; el carbón está húmedo y ya son las diez - respondió Rosa.
Y el día dio vueltas en torno a él que quería saber no sé qué cosa. A veces eso le pasaba y el mal  humor le cortaba la mirada. Entonces no prestaba atención a Doña Magdalena que pasaba, caída ya la tarde, con su hato de marranos, cantando la canción que los domingueros entonaban  en la iglesia.
Tres días pasaron y él seguía queriendo saber no sé qué cosa.
La costumbre es la costumbre.
Cuando el gallo se largaba a cantar a las cuatro y medio de la madrugada, ya estaba ordenando su cara frente al espejo.
Y bajaba al pueblo.
Y al encontrarse con Francisco, el violinista, escuchaba la música venida de un  pueblo muy  lejano.
Y respondía a Don José, cuando le preguntaba qué había de nuevo, que no ocurría nada, con lo que  ambos pensaban  que todo  marchaba bien.
 Al día siguiente el gallo no cantó.
Sintió que el corazón le salía por la boca y que un relámpago le cruzaba el pecho.
 A las ocho de la mañana se supo en el pueblo que Don Manuel murió.


----------------------------------------------------- -----------------------------------

-----------------------------------------------------------------------------------------

 


Delfina Acosta este artículo ha sido enviado por Delfina Acosta

Atravesando el Jordán

En el Paraguay hay muchas muestras de poesías místicas. Me vienen a la memoria los versos de José Antonio Bilbao, quien con palabras transparentes, diáfanas, sencillas, rendía un elevado culto a Dios, en la persona de su hijo Jesucristo. El padre César Alonso de las Heras (sacerdote español), mentor de la Academia Literaria del Colegio San José, que congregó a inspirados orfebres de la palabra, como José Luis Appleyard, Ramiro Domínguez, Ricardo Mazó y José María Gómez Sanjurjo, fue un genuino representante de las ofrendas del alma a Je! sús.
------- End of Forwarded Message -------


-----------------------------------------------------
Este mail fue enviado desde el WEBMAIL de ABC Color

 

Hombre diccionario

Si hay una persona, un ser humano que está permanentemente siguiendo los pasos de las “noticias”, vale decir las palabras que entran en uso en el diccionario de la Real Academia Española y en otros diccionarios o fuentes, esa persona es Juan E. Aguiar Benítez. Dejémoslo así, con su solo apellido, Aguiar.
------- End of Forwarded Message -------


Rezando en la isla de Castro

La Iglesia católica ha ejercido siempre una influencia importante en todos los gobiernos cuya religión es -obviamente- cristiana.Con la aparición del comunismo ateísta se pensó que desaparecerían los templos y las congregaciones, pero no fue así. En la Rusia del comunismo stanilista-leninista se formó la Iglesia ortodoxa rusa para superar los múltiples escollos que la política y el pueblo iban generando en una relación difícil, y hasta traumática, por momentos.
------- End of Forwarded Message -------


-----------------------------------------------------
Este mail fue enviado desde el WEBMAIL de ABC Color


 




 

 

01/07/2009 03:23 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Comentario: El árbol se hizo pájaro

20090701033230-09-06-09-170-1-.jpg

 

EL ÁRBOL SE HIZO PÁJARO – Libro de Poemas

Autora:  María Angélica Salguero

    YAGUARÓN EDICIONES

 

         PERSPECTIVAS DE LA REALIDAD         (1)

  En una fría y soleada tarde, con ansias de paz y con aromas a naturaleza fresca, leí “EL ÁRBOL SE HIZO PÁJARO”; de María Angélica Salguero.

   El título sugiere el contenido.  Junto al título la ilustración, también obra de la autora, exhibe la hidalguía de un tronco vital que abre sus ramas, se convierte en pájaro y logra la unificación de la raíz y el vuelo, con verdes trazos seguros y naturales; una especie de antesala que nos guía hacia el interior.

   En mi recorrido por sus páginas no pude evitar una vibración al leer “Bestias de carga” (pág. 11).

   En mi opinión, María Angélica no es indiferente a la necesidad de justicia que la humanidad busca de la misma humanidad a la que pertenece; usa un símbolo –el disfraz- y concisamente expresa: “En el escenario vacío/colgado de una percha/un disfraz esperando” (pág. 13). Recomiendo que analicen y disfruten este poema.

   La tierra, la lluvia, las sensaciones que han ido dejando huellas en su existencia, van siguiéndose en sucesiones de términos cuidadosamente escogidos, dichos con naturalidad:

“El trueno no tarda en llegar./Petrificados, sorprendidos,/escuchan la palabra...” (pág. 24).

   En estas construcciones, encuentro una buena utilización en la comunión de lo incorpóreo con lo humano; porque me sorprendió cito: “Silencio Testigo” (pág. 27).

   En “Filtro de luz” logra sintetizar el gran contenido.

   Salguero desliza con suavidad las palabras logrando transmitir vibraciones que no chocan al lector.

   “El tiempo” (pág. 32) es un parpadeo de luz, parpadeo que descubro en casi todos los breves de este libro.

   Abrigo la ilusión de que muchos* tengan  al alcance de su vista el libro mencionado, para que se convierta en transmisor que enriquezca los sentires; ya que su contenido puja para encontrar, en esta vorágine en la cual estamos todos inmersos, una realidad plena y franca, sin falsas metas y con ondulaciones de amor robustecidas en la fe.-

                     BETTY BADAUI

*: El adjetivo gramatical lo uso para ambos sexos.-

(1)Publicado en Diario El Norte, de San Nicolás, el 20 de junio de 2009.-

 

01/07/2009 03:32 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Día del Amigo

20090701034630-amigos.jpg

 

-Acerca de la amistad-

    Es en este mes de julio que el tema de la amistad sale a flote en los medios y en algunos debates de café. Desde siempre existe la amistad aunque suele dársele distintas categorías: amistad de café, amistad de escuela, amistad de club, amistad de trabajo; y así podríamos proseguir enumerando rubros que cuánto más se piensa más se dilatan. Pero, siempre, aparece una pregunta que en algunos lugares provoca cierta incomodidad: ¿qué es la amistad? Yo prefiero una respuesta que, no sé si será universal, sintetiza tal vez un deseo de que así sea: la amistad es entregarse sin esperar nada a cambio.

    Por ende, tendríamos que preguntarnos si una alianza, política, deportiva, sindical, o lo que fuere, es un acto de amistad cuando hay detrás un interés, común, pero interés al fin. Y también podríamos preguntarnos si realmente hay amistad sólo cuando se desarrolla en ámbitos de bonanza. ¿La amistad se disuelve frente a problemas de salud, de falta de dinero; frente a momentos de crisis emocionales? ¿O nunca hubo amistad, sólo fue un espejismo?

    Frases de pósters, canciones, películas, novelas, y otras expresiones han intentado descifrar el término amistad, incluso transpolándolo al término amigo o amiga: un amigo es un hermano que uno elige; una amiga es una persona con la que una puede pensar en voz alta. ¿Existe la amistad entre el hombre y la mujer? ¿Existe amistad entre un explotador y un explotado? ¿Existe la amistad entre dos seres de culturas absolutamente diferentes? Prefiero creer que existe en cuanto abarque la idea de uno se regocija con la alegría del otro por un logro más allá de cualquier interés.

    Por eso, en Julio, cuando se alquilan mesas en restaurantes para reunirse, hecho comercial que no invalida la sinceridad de ese encuentro, prefiero creer que lo importante no es llevar las ganas de beber y de comer, sino llevar el corazón en la mano y ante una mirada sin brillo preguntar qué pasa, y acompañar esa pregunta con una frase a tiempo: te puedo ayudar.

               RAÚL ASTORGA

 

 

01/07/2009 03:46 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Concurso de Literatura, Escuela Juan Arzeno

20090701035511-entre-escritores.jpg

 

-Concurso Arzeno, Cuentos Julio-

 

-Menciones Turno Mañana, Categoría “B”:

 

-La Torta Atrasada-

de Camila Fontana

     Érase una vez, en la ciudad de Villasuela, la familia Plantilla se divertía en un día de campo.

     El papá Zapato, preparaba los juegos, mamá la elegante Bota, elaboraba unos ricos sándwiches. Mientras que los chicos, Alpargata, el mayor, Ballerina, la del medio y Escarpín, el más pequeño, jugaban en el arenero.

     Almorzaron y jugaron toda la tarde, hasta que cayó la noche y partieron hacia su casa.

     Al llegar, su perro Sandalia, los saludó sin parar.

     Esa noche, mamá Bota se acordó de que al otro día papá Zapato cumplía los años, así que le organizó una fiesta sorpresa. Guirnaldas, confeti, regalos todo estaba preparado. Excepto, la torta, la mamá desesperada llamaba a Alpargata por su zapatófono pero el no atendía. Se lo había olvidado en la pastelería.

      Todos se escondieron y cuando papá llego del trabajo, lo sorprendieron y le cantaron el feliz cumpleaños.

      Luego de los regalos, papá quería soplar las velas, pero la torta no llegaba.

      Ya rendido empezó a ponerse triste, pero en ese momento llegó Alpargata con la gran torta.

    Fue el mejor cumpleaños de papá Zapato.

    Y en la familia Plantilla vivieron felices por siempre!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-La Rara-

de Lucía Fernández Tell

    Le decían “la Rara”. Ella lo predecía todo, sin embargo, nadie le creía. En realidad se llamaba Ana, niña de trece años, de una larga cabellera negra y lacia, y unos ojos negros intensos como la noche. En la aldea, nadie jugaba con ella, la discriminaban, era mal vista.

    Una tarde, viendo las nubes predijo que esa noche habría un diluvio que duraría mucho tiempo. Ella advirtió a todos sobre la catástrofe, pero nadie le creyó, le decían qu estaba loca. Esa noche, las nubes grises poblaron el cielo y una violenta tormenta se desató. Ella les dijo que agarren sus cosas y huyan de allí. Todos le hicieron caso, pero algunos no pudieron sobrevivir, ni siquiera ella. Era tanta el agua que había, que terminó ahogándose. Hace una semana que terminó la tormenta. Duró cien años. Los sobrevivientes pasaron la historia de generación en generación, pero nadie recuerda el nombre de aquella niña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-Locura en Nueva York-

de Guadalupe Carmona

    Una noche de tormenta, en la ciudad de Nueva York, se comete un crimen; la policía investiga pero no hay respuestas, lo único que se puede llegar a suponer es que fue un homicidio, pero no están seguros.

    Me llamo Carmela de Garibaldi, tengo 26 años y soy detective, estoy en el caso.

    No tengo muchas pistas como para resolverlo pero las voy a ir encontrando.

    Voy a comenzar por el lugar donde se cometió el crimen, sigue lloviendo en la ciudad, pero me llevo paraguas, a una detective nada la detiene.

    Después de varias horas encontré algo muy interesante, un diario íntimo, que por lo que leí deducí que era de la fallecida. Había una parte muy interesante que decía así: “estoy desesperada, no sé qué hacer, sé que me están persiguiendo, y en cualquier momento me matan ; yo estoy segura que es por la fortuna de mi padre. Me parece que tengo que recurrir a alguien. Pero tengo miedo de que si yo le cuento algo a una persona, la maten también.

    ¡No aguanto más, me voy a volver loca!

    Después lo demás no tiene importancia, soy yo de vuelta. Me parece que resolví el caso, pero antes tengo que ir a consultar unas cosas. Voy a ir con los vecinos.

    Minutos más tarde, después de haber hablado con ellos, tuve que pensar, ya que no me dieron muchas pistas.

    Pensé y pensé por horas y llegué a una conclusión: a la muchacha no  la habían matado, sino que se había suicidado por el miedo y la locura.

    En una cosa tenía razón, unos hombres la perseguían por el dinero de su padre, y ahora seguro que se apoderarán de todo, pero hay que impedirlo.

    Como sospechaba, esas mismas personas, se encuentran en la casa de la muchacha. Son dos hombres musculosos y con cara de mafiosos.

    Enseguida, entré en acción y los arresté. cayeron en manos de la Justicia de Nueva York.

    Yo creo que este casotiene muchas cosas más por descubrir, por ejemplo: ¿si el padre de ella había muerto por enfermedad o porque lo mataron? ¿quién era la familia de la muchacha?

    Eso me parece que es otro caso por resolver...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-El misterio del cuadro-

de Agustina Wnuk

    Recuerdo con nitidez el día que entré a esa casa abandonada en Palermo... recuerdo cuando nos escapamos de nuestras casas, mi amiga Margarita y yo, para entrar a esa descuidada mansión y descubrir el secreto que se escondía en ella.

    Fue toda una aventura. Cada vez que relato este hecho, revivo el temor, la ansiedad y la curiosidad que sentí en aquella ocasión.

    Todo comenzó cuando... tomé el picaporte de la puerta de entrada y con un empujón logramos abrirla. Comenzamos a recorrerla. Los pisos crujían produciendo sonidos extraños que nos atemorizaban. De pronto y sin darnos cuenta nos separamos. Marga se dirigió hacia la cocina y yo hacia una oscura habitación. Cuando entré, un resplandor iluminó aquel cuadro que estaba sobre la pared... Me acerqué y permanecí inmóvil observándolo, había una familia y sus rostros sombríos reflejaban una profunda tristeza. Detrás de la escena aparecían dos ancianas haciendo graciosas muecas. Advertí que eran rostros conocidos. Me acerqué aún más, y un escalofrío recorrió mi cuerpo. Tomé coraje, descolgué el cuadro y corrí tratando de encontrar la salida. Desorientada, deambulé por los oscuros pasillos, me senté en un sillón y volví a observar el cuadro con mayor detenimiento. Me di cuenta de que los rostros conocidos de las ancianas iban mutando, comenzaban a cambiar su aspecto y cada vez se parecían más a nosotras. Mientras la imagen tomaba fuerza y sus colores se intensificaban, mi cuerpo se debilitaba y mi rostro perdía su rosado tono. Desesperadamente, grité llamando a mi amiga. De repente, apareció una anciana: era Marga. Sus cabellos se habían vuelto blancos, innumerables arrugas surcaban su rostro. Parecía tener más de cien años. Volví a observar el cuadro y comprendí el secreto que escondía. Las niñas que fuimos quedaron atrapadas en el óleo. Desde entonces vivimos aquí. Finalmente, la casa nos había revelado su misterio.

  

 

  

  

 

 

01/07/2009 03:55 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

Bienvenida, Raquel Tepich

20090705005344-raquelitaaa.jpg

 

 BUENOS AIRES, LLUVIA Y TU NOMBRE

 

 

Nostalgia de lejanía,

Eterna amada Buenos Aires.
Nada te iguala y lates hondo en mi.
Rememorando tiempos ,
sin regreso

para nuevos reencuentros, 
besos sin tu  aroma .
Cae fuerte la lluvia,

castigando mi sueños

con lastimeros escarmientos.

Poseedora de senderos

inciertos sin ti.

Ricardo Lister interpreta

a la Reina del Plata,

azucaro el pocillo de café.

Regresa tu mirada,

tus caricias y besos sedientos 

a mis noches huecas por tu ausencia.

Regresaré algún dia,

la lluvia bañará mi Buenos Aires,

nada será igual,

porque no estarás amor...

 

                                     ©  Kellypocharaquel .

                                         27 - 05 - 2006.

 

El jardín

 

Verano  a pleno,

una tarde de enero.

Despojo  mi  ardua tarea

sobre la reposera  de  madera .

El sol  arrebata mi cuerpo,

pensamientos se remontan

vacíos de un ayer  sangrante.

Lesiones  hondas

carcomen aún el presente.

El sol  se  ha  ido,

el jazmín del cabo

aroma   sutilmente.

Una alondra canta  a la vida

y acaricia  mi alma.

Se posa un colibrí sobre mi hombro ,

apiadándose  de mi soledad.

La noche  se  hace presente

con astros de brillos  magnificentes,

el viento estremece  el alrededor

y mi cuerpo  tirita  hasta  localizar

las mantas de mi  lecho vacío de ti.

 

© Kellypocharaquel .

 

INSOMNIO

 

Desamparo y vacío.

La luna baña la buhardilla.

La brisa fuerte  castiga el ambiente

como tu lo hiciste al abandonarme sin piedad.

Mis sentimientos tomados como juguetes.

Ilusiones truncas,

corazón sangrante de repulsión.

Un tango cruel

en la  raida Spica ,

suena al compás  de las heridas .

Michoux, ronroneando ,

percibiendo la hecatombe

de vivir sin su amor.

Las horas se suceden,

sin haber conciliado el sueño.

Suena el despertador,

tomo un baño

regreso al trabajo

analgésico de las heridas

de un amor burlado.

 

© Kellypocharaquel .

 

 

 

 

 

 

05/07/2009 00:53 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 8 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris