Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2009.

deliteraturayalgomas

20090601002736-26-05-09-mis-rosas.jpg

           De literatura y algo más

Colaboran:  RAÚL ASTORGA, de Rosario.

                         LILIANA CHÁVEZ, desde Córdoba.

                         ELSA FLORIT, desde Cañada de Gómez.

 

DELFINA ACOSTA envía las noticias literarias desde el Diario ABC  Digital Color, de Paraguay.

 

El alojamiento lo brinda Blogia.

 

La buena disposición de los escritores  permite renovar todos los meses este sitio.

 

Los comentarios en el blog, o por mail, son el estímulo de los lectores.

 

A todos en general: GRACIAS, por el tiempo brindado.

                      Betty Badaui

 

Pueden enviar sus trabajos a la siguiente dirección:

bettybadaui@yahoo.com.ar

 

La propuesta del mes:  Amar la  NATURALEZA , somos parte de ella.

 

01/06/2009 00:27 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Breves

20090601004516-pluma-escribir-antigua.jpg

 

La verdadera grandeza no está en heredar un gran nombre, sino en engrandecer el que lleves.-

   SALADINO

 

Envidiar es tonto, porque nadie es verdaderamente digno de envidia.-

   SCHOPENHAUER

 

Lo esencial no es vivir sino vivir bien.-

   PLATÓN

 

El conocimiento es en sí mismo una potencia.-

   BACÓN

 

01/06/2009 00:45 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La mujer en la poesía

20090601010934-naturaleza-silencio.jpg

 

     POEMA

Leer el poema en la piedra

descifrar el silencio

ser nuevamente aquélla

y volver a ti

    AMALIA LÓPEZ (Amalí)

 

Se me escapa el crucifijo

de las manos

las palabras ya no tienen

fuerza de pedrada

en cuanto se elevan

quedan encajadas

en el ramaje de la nada

perforadas

por  la turbulencia del silencio

que sin más vueltas

corta al medio

el canto de los hombres

melodía exhausta

destemplada

voz que cae

en el mismo lugar

donde el sol se revuelva

y se llena de polvo.

  LILIANA CHÁVEZ

 

Percibo el mundo           *

con sensatez,

con equilibrio, con ese grillete

llamado mesura

que aprieta mis sentidos,

ajustados a la excepción del siempre

y a la comodidad del nunca.

He domesticado mis ojos

al punto

de pensar mi llanto dos veces

y tengo el alma amaestrada

como un viejo animal de circo

haciendo piruetas para nadie.

  CLAUDIA TEJADA

       Alta Gracia

        Argentina

* Del libro “DE hiedras y grietas”.

Enviado por Liliana Chávez.

 

 

 

     AHORA

Ahora que la luz se detuvo

 

en los agujeros de la esperanza,

 

que la ciénaga es un oasis,

 

que las ausencias pesando como siglos

 

se dieron cita en el crepúsculo,

 

ahora que es tiempo

 

de echar a correr sin mirar atrás

 

sobre un mar de rosas

 

haciendo jirones con la ropa

 

para atar ramos,

 

recortar abismos,

 

ahora que podemos avanzar desde adentro

 

desnudos de mentiras,

 

ahora que la luz es una sola

 

como la libertad sin verdugos,

 

que te encuentra flotando

 

en tus ojos líquidos,

 

ahora que la vida se detuvo

 

en el doblez de un papel,

 

que la muerte sembrando

 

su rosario de dudas

 

retrocede,

 

se ha cerrado el círculo

 

entre diez existencias,

 

ahora que danzamos entre las coordenadas

 

de un espacio de sueños

 

con olor a premonición,

 

¿Será el tiempo exacto

 

para despertar,  para comenzar?

  MARTA BROSSA

Cañada de Gómez-Prov. De Santa Fe

   ARGENTINA

(Enviado por Liliana Chávez)

 

EL ÁTICO

“Hay una llave sin puerta en el desván”

Jorge Luís Borges

 

Hay una llave sin puerta. Una abertura libre a los sentidos.

Hay presencia de silencios bosquejados por mi padre.

Un atril con huellas de recuerdo.

Una mancha de humedad, sepia y gastada en su curvatura.

Puedo ver el tiempo raído en un espejo, óvalo de piedras en voces escondidas.

Una alfombra amarrada a las pantuflas de quien sabe qué sobreviviente.

El farol que alumbrara la distancia, envuelto en un siglo que no existe.

Una zarzuela en el piano sin teclado, un caballo de madera que estremece y

extensas telarañas mutilando pasado. Mis pasos hacia atrás, retoman el presente.

MOLLY BIC

La Carlota

Córdoba

(Enviado por Liliana Chávez)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

01/06/2009 01:09 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

El hombre en la poesía

20090601013110-inmensidad.jpg

 

Sin que su boca lo supiera           *

 

El amor vino a visitarme

con antorchas y aromas.

El amor que aparece como un potro

salpicado por lunas y bosques,

el que abarca todo lo visto

vino a quedarse en mis ojos

para caminar junto a su sombra

sin que su cuerpo lo supiera.

 

Ella vino

con su vestido de alba y de luceros

estuvo muy cerca

con su escote de puntillas;

y horas escritas

que tocaba con sus yemas delicadas.

 

Ella estaba muy cerca,

casi acaricié sus manos

y susurrando me dijo

que la verdad sugiere otros rostros.

 

Vino a decirme

de discreciones y silencios;

y la primavera con las abejas,

robó sus labios para besarme

sin que su boca lo supiera.

  ASTUL URQUIAGA

       San Nicolás

*Fuente: www.rodriguezfrancia.com.ar

 

 

 

POEMA        *

Uno dice “necesito”

y ya está huérfano de algo.

Uno dice “tengo”

y se pone la sonrisa tibia,

esa que dejó guardada

debajo de la almohada

para un domingo de sol,

y sale a caminar por los espejos.

 

Entonces,

Cuando uno dice necesito,

una lágrima lo amenaza

desde el fondo del recuerdo

como una paloma rota

o como un pedazo de barro

entre los dientes de un niño.

        Pero,

cuando uno dice tengo,

se pone el cuerpo entero

por todos los bolsillos de la vida

y sale derramando la esperanza

por esas comarcas de la piel

como si fuesen mariposas,

o las sagradas semillas del labriego,

o palabras que se escapan en voz alta

y que se reúnen como locos gorriones

en los aéreos pasillos

de las catedrales del alma.

  PEDRO SALINAS

      San Nicolás

        Argentina

*Fuente: www.rodriguezfrancia.com.ar

 

 

         POEMA    *

 

Abre sus fauces claras

la mañana

diáfana luz habita

los espacios

e invade mansamente

el infinito

un temblor perceptible

nos anuncia la vida

que despierta...

 

Después será la noche

en jauría de sombras

devorando con dientes afilados

los perfiles del día.

  DANILO DOYHARZABAL

  Reside en Santa Fe

*Fuente: Luzazul  N° 102

 

 

 

 

01/06/2009 01:32 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Bienvenida Bella Clara Ventura

20090601014709-6bella-clara-ventura-2.jpg

 

UN NOMBRE

 

Nací con el nombre  / que me fue dado desde el vientre / Bella Clara Ventura,

Bella por mi abuela materna. / Clara por su madre de la lejana Turquía / Y Ventura el apellido de mi padre /nacido en Johannesburgo, /Africa de mis inquietudes. / Bajo corrazas me rebelé. /Demasiado peso sobre mis espaldas. /

¡Bella Y Clara! / ¡Qué más pedían de mí! / Hubiera deseado borrar mi pasado

y tener un nombre más anodino  / pero como nada es casual debí asumir que sería  / Bella Clara Ventura hasta la muerte.  / Aprendí a querer mi nombre

 a fuerza de oírlo a diario.  / Me enamoré de los conceptos bajo esas letras.

Desperté un día viendo mi belleza interior.  / Irradiaba por los poros. / Había luz.  / Ya era Clara.  / Tuve suerte,  / la ventura de percibirlo  / a pesar de los dolores,  / hecho cábalas  / para afrontar la existencia  / desde la claridad. /

Me habita  en el camino del crecimiento interior  / que de lecciones hace / consistente la vida.  / Desde entonces soy  / Bella Clara Ventura,  / Digno ser de su nombre.  / Lo recibo con amor  / y con más amor lo doy.

 

EL JUDÍO ERRANTE

Somos hijos de aquellos judíos  / sin paso anclado. / Llamados por la diáspora

montaron su rancho / de anhelos y vicisitudes  / en la cumbre de los sueños.

En patria distinta nacemos, / sin embargo tan propia, / donde se sienta en la mesa / la lengua que aún nos pertenece. / El ladino,

recuerda a Cervantes, / idioma salpicado por palabras / de la mágica abuela sefardita / del Cantar de los Cantares / y realizaciones en silencio.

El de mi compañero, / el yidish, / mezcla de hebreo, alemán /

y de tantos saberes. / Palabras maestras sientan cátedra. / Esos antepasados no le temieron al mar, / al mal tiempo / ni a las orillas del país encontrado.

Amoldarse con la nostalgia en la sonrisa / supieron. / A veces junto a un número / tallado con el dolor del hermano. / Emigrantes tan errantes / como la voz del horizonte, / que no detiene la huella / porque pradera se le hace el confín. / Pastos y leche siembran. / Recogen el fruto de tierras / que se adueñan de los alados pies. / Yidish y ladino se dan la mano. / Por el amparo brindan / bajo la batuta del Todopoderoso

 

 

MENSAJE DE LA NOCHE

Ola se hizo la noche. / Removió cobijas y entrañas. / Me arrebató el sueño para repensar dolores. / Revolcó el colchón al descifrar misterios. / Desde su entretela sacudió mensajes: / ¿por qué las injusticias, por qué el hambre, / niños sin escuela con el pie sin zapato, / por qué gobernantes sin rumbo? /

Vislumbré en el párpado la cortina de la luz / cuando enciende el inconsciente.

Un tanto desvalido, pronto al desvelo. / Me hice a su ritmo.  / Me quiso despierta. / En insomnio… yo sin queja / Aproveché su llamado para aclarar

que noches en blanco se acogen a su ley : / la ley del monte. / Oscura en designios, / tupida en crecimientos. / Desperté sabia, / elaborando trabajo interior / Tomé el día en los ojos abiertos. /En asuntos de poder avizoré /

raptos de sueños desde secretos códigos. / Llevan a mundos de papel. / Escritos en el alma mientras la mirada / vela por el movimeinto de las sabanas / en fantasmal manto / a la merced de otras inquietudes, / usurpadoras de la placidez

 

 

BANQUETE

 

Me apetece ser tu alimento: / maíz tierno, / espeso chocolate, / carne al rojo crudo, / durazno de tersuras, / pasta de pierna ancha / entrelazada en tu boca de rocíos. / Recibo la champaña en mis caricias / para ofrendar mis mimos a tu levadura / de hombre crecido en devaneos. / Regados mis apetitos

por tus aguas de horchata de almendra, / leche espesa,

/ olorosa a mieles de abejas reinas. / Esponjan el deseo,

/ mis antojos: /  palpitantes anhelos de olfatear / tu fogón en brasas. / Soy manzana prohibida. / Mordisco a mordisco / chupas mi esencia / de mujer pecadora. / Arrimo tus manos / al donaire del juego

de una atracona de comida / de nouvelle cuisine. / Atrevidas combinaciones

y sazones de íntimos plumajes / sirven las recetas de Venus.

 Platos favoritos / aderezados con caprichosas sensaciones. / Exquisitez de nuestro paladar / bajo el embrujo de golosos besos. / Devoran nuestro suculento menú / en el banquete a dos. / Ingeniosa gala con trajes de Adán y Eva / en el paraíso

 

 

¡Y quien dijo que no sigo con hambre y con secretos!

Hambre de luz,

Hambre de conocimiento y de sabiduría,

Hambre de paz.

 

Bella Clara Ventura, escritora colombiana, Miembro Correspondiente del Círculo de Escritores de Venezuela

 

 

01/06/2009 01:47 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Noticias: Delfina Acosta

20090601020450-30-04-09-172-1-mis-rosas.jpg

 


 Este artículo ha sido enviado por Delfina Acosta

Desafío sentimental

Una amiga me comentó hace poco tiempo que un hombre y una mujer mayores de sesenta años habían decidido contraer matrimonio.
------- End of Forwarded Message -------


-----------------------------------------------------
Este mail fue enviado desde el WEBMAIL de ABC Color



Isaac Halevy, rey de los judíos

El libro Isaac Halevy, rey de los judíos es una interpretación, prolongación y final de un tiempo religioso que arranca en el siglo XVI, cuando el protagonista de esta estupenda, ciclópea tarea literaria, huye de la inquisición de la iglesia española, hacia la selva mexicana.
------- End of Forwarded Message -------

 

Este artículo ha sido enviado por Delfina Acosta

Editor del gigantesco portal “Letras Uruguay”

Carlos Echinope, webmaster del portal “Letras Uruguay” estuvo de visita en la redacción del diario ABC. Llegó al Paraguay invitado por el Ateneo de Lengua y Cultura Guaraní. “Letras Uruguay” es el portal más grande de la República Oriental del Uruguay, donde se leen obras de escritores no solamente uruguayos, sino además de distintas partes del mundo hispano. Y “Letras Uruguay” es su criatura.
------- End of Forwarded Message -------










 

01/06/2009 02:04 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Recordando a Mario Benedetti

20090601021657-mario-benedetti.jpg

 

Amigo:                       *

Se fue un amigo, de esos que conocimos aun antes de nacer, de lo que seguirán después que la vida diga después.

De esos que están siempre palpitando.

 
 
 CHAU NÚMERO TRES

Por Mario Benedetti

Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres.

sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro.

te dejo frente al mar
descifrándote sola
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota.

te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía.

pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono.

estaré donde menos
lo esperes, por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos.

estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra.

estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen.

y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirándoté.


 UN SALUDO DE ÁLVARO

EN ESTA DESPEDIDA ESPECIAL

 

* El 18 de mayo, ÁLVARO OLMEDO, envió este poema de MARIO BENEDETTI, como homenaje al entrañable escritor

Gracias Álvaro
 
 
 



 

01/06/2009 02:16 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

Bienvenida Marita Ragozza

20090601022610-marita-ragozza.jpg

 

OBSESIONES

 

Espejos quebrados

en recortadas noches

campanas sin badajo . . .

remolinos oscuros con ropaje de angustia

y esqueleto de flor

¿Cómo abortar vuelos estériles?

 

Espero

llamo puertas

¿ Alguien abre?

(Entonces

levadura de sangre

y menester de vino)

 

Nadie

nada

turbará mis sueños

 

ÍNCUBO – SÚCUBO

 

Nuestro amor es el oficio suspendido

del cuello de los que van a ahorcarse

vamos a buscarlos y olfatearlo

con los ojos desmigajados

pero todavía hambrientos.

 

Las palabras cenicean el aire

sólo digo las caricias y lo que nos enerva

como gatos prisioneros de nuestro salto.

 

Ven otra vez como anoche,

como cualquier noche

desnudo como una plegaria,

nos amaremos con la angustia

que atornilla las piedras

con el amor que se desmelena,

con la desnudez a gritos

con la perfección de cualquier fracaso

con la vida de todos los muertos.

 

 

MI SOMBRA

 

A veces creo que tengo dos sombras.

Una, la de siempre

                            compañera silenciosa

                            bruno perfil

                            espejo en negativo

                            mímesis de mi figura

y  en algunos días

siento su roce en la mejilla de mis penas.

 

Pero ¿ y la otra?

¿ la que no conozco?

Estrella velada

                     desierto negro

                                            yugulada luz . . .

 

¿ Es que habrá  en mí

otro cuerpo  para revelarse?

  

MARITA RAGOZZA DE MANDRINI

 

01/06/2009 02:26 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Concurso de Cuentos Escuela Juan Arzeno

20090601023457--con-cual-me-quedo.jpg

 

-Concurso Arzeno, Cuentos Junio-

 

-Menciones Turno Tarde, Categoría “B”:

 

-La bruja bondadosa-

de Julieta Dantur

 

    Había una vez, una bruja llamada Berta, comenzó el colegio de hechicería cuando sólo tenía cinco años.

    Cierto día, la directora Amalia decidió citar a los padres. Cuando llegaron a la reunión, vieron muchos libros sobre el escritorio y nuca se hubiesen imaginado lo que sucedía. Su hija estaba sufriendo un caso grave de “extrembondadosis”, porque leía muchos cuentos donde las brujas siempre pierden, ejemplo: caperucita roja, la cenicienta, etc.

    Saltó Berta de repente y dijo:

    -¡Las brujas siempre se lo buscan! Por ejemplo a Hansel y a Gretel ¡la bruja se los quería comer!

    Y dijo la directora:

    -Pobrecita ¡tenía hambre!

    Y a la pobre de Berta la expulsaron del colegio. Pero bueno, no fue la mejor de las brujas pero se convirtió en ¡¡la mejor de las hadas!!

 

 

 

 

                                                  -Bosque encantado-

de Najchel Cres

 

    Érase una vez en un bosque muy lejano habitaba una criatura misteriosa, con grandes dientes y filosas garras.

    Los habitantes del pueblo cercano jamás se acercaban por temor a desaparecer. En el poblado se contaban muchas historias. Una de ellas decía que aquel que se metiera en el bosque jamás regresaría. Muchas personas se habían adentrado pero nunca volvían, hasta que un día un valiente joven decidió adentrarse, compró un caballo y le pidió que lo ayudara un viejo sabio. Este aceptó sin problemas.

    Una mañana soleada salieron hacia tal lugar, después de unas horas viajando se detuvieron para descansar. Sintieron pasos y todo se apagó.

    Cuando despertaron estaban en un lugar hermoso con plantas que jamás habían visto y animales extraordinarios. Uno de esos seres se les acercó y les dijo que estaban en el paraíso encantado y que se acostumbren a tal lugar porque jamás se irían.

    Pasaron muchos años y se fueron acostumbrando al paraíso perdido, así lo llamaban los seres extraordinarios, hasta que se hicieron parte de la familia

 

 

 

                                -Las vacaciones de Julieta y Tomás-

de Florencia Nerli

 

    Julieta y Tomás se iban a Jamaica, ella era rubia de ojos verdes y él rubio de ojos marrones. Ellos vivían en Rosario.

    Salieron el viernes a la tarde, hacía frío y estaba nublado. Llegaron el domingo a la mañana y ese día hacía calor y había mucho sol. Decidieron ir a la playa, allí conocieron a mucha gente, a Gabriela, Guadalupe, Lautaro y a Martina. Julieta se hizo muy amiga de Guadalupe, pero Martina no le caía muy bien, Gabriela le parecía muy simpática. Tomás se hizo amigo de Lautaro y le cayó muy bien Martina.

    A la noche volvieron al hotel, a Tomás le sonaba el celular, era Martina, atendió, era para salir a algún lado y decidieron ir a Werner, un lugar muy conocido de allí. Cuando ya estaban allá Julieta observó que Tomás le prestaba más atención a Martina y entonces se fue muy enojada al hotel. Tomás se estaba por ir cuando Martina le ofreció a Tomás ir a su departamento. Le dijo que sí, pero sólo un rato.

    Se sentía muy incómodo y se quiso ir, pero Martina se transformó en una bruja verde que lanzaba fuego azul. Rápidamente Tomás llamó a Julieta para que vaya a ayudarlo. Cuando Julieta llegó no había nadie, salió al patio, se encontró con Martina enterrando a su enamorado. Ella y la bruja pelearon, la bruja le lanzó una llama de fuego azul verdoso y la derrotó. Martina enterró a Julieta en su patio justo al lado de Tomás.

    Justo Guadalupe y Gabriela llegaron con la policía y entonces mandaron a l a bruja a la cárcel. Al ver a su amiga enterrada, a Guadalupe le agarró un infarto y murió. La enterraron al lado de Julieta. Gabriela se sentía la única viva y entonces se suicidó y se la enterró al lado de Guadalupe. Llegó Lautaro pero él no se mató, sino que se puso de novio con la bruja.

 

 

 

                                                    -Las gemas mágicas-

de Brian Morris

 

    Hubo una vez, un chico llamado Lionel que vivía en un pequeño pueblo en Argentina. se divertía mucho con sus amigos haciendo apuestas.

    Un día apostaron y Lionel perdió. El que perdía, tenía que entrar en una cueva cerca de allí...

    Aquel día, los amigos lo esperaban afuera mientras Lionel ingresaba a la oscura cueva. En el momento en el que entró vio una preciosa gema multicolor. Se acercó y la sostuvo en sus manos, en ese momento el muro se abrió en puertas y adentro había un portal luminoso gigante y él entró.

    Lionel, se despertó de un desmayo en un bosque y frente a él había otra gema... pero ésta era verde, el chico la tomó y de la nada apareció un árbol viviente que empezó a perseguirlo pero luego lo perdió de vista.

    Más tarde, Lionel encontró un mural con seis hoyos, pero sólo cinco tenían color. Colocó la piedra verde en el hueco verde y apareció el gran y maligno árbol pero ya no era malo, era su amigo.

    Luego fueron a caminar, empezó a nevar y encontraron una gema blanca, de la nada apareció un monstruo en cuerpo de hombre de nieve y los atacó, el árbol comenzó a luchar contra él mientras el chico corría hacia el mural y colocó la piedra, el hombre de nieve se hizo su amigo.

    Cuando tomaron otro camino había una tormenta de truenos espantosa y había una gema amarilla. Apareció un monstruo rayo que los persiguió el chico corrió pero el rayo era muy rápido. Pudo colocar la piedra solamente cuando sus amigos lucharon contra el monstruo.

    Desde otro camino se encontraron con el océano, el hombre de nieve se sumergió y encontró la gema azul la tomó y la llevó a la superficie, esta tarea fue fácil ya que la velocidad del monstruo rayo era suficiente.

    Después de unas horas, por otro camino, se encontraron con un volcán y hallaron la gema roja y apareció un monstruo de fuego los cuatro monstruos lucharon contra él, pero perdieron. La bestia flameante atacó al chico pero éste se defendió con la piedra multicolor y el monstruo salió dañado. El chico colocó la piedra. El último hueco se hizo multicolor y Lionel fue emperador de aquel lugar.

    Y volvió a su mundo donde continuó con su vida normal.

 

 

 

 

01/06/2009 02:34 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Narrativa: Delfina Acosta

20090607071821--123456.jpg

 

EL LÍMITE
DELFINA ACOSTA
Siempre que iba a la farmacia para comprar apósitos, aspirinas, violeta de genciana y aquellas medicinas menores con las que mantenía acabado y completo mi botiquín, me solía hacer acompañar por Ogro, mi perro. 
El tránsito estaba endemoniado aquel día. Lo noté al sacar la cara.
Así, con aquella impaciencia de los autos por llevarse adelante los segundos que faltaban antes de que la luz de los semáforos cambiara de rojo a verde, decidí que no llevaría a Ogro. No fuera que tuviera que llorar su muerte y   ocurriera que el tiempo me transformara en una de esas mujeres de pelo mal teñido y sandalias desparejas   con la memoria de   su perro en cualquier conversación: “Ay, sabía que era el auto del vecino el que llegaba, porque en vez de ladrar hacía una suerte de bocina con  su boca. ¿Arte? ¿Magia? No lo sé.” O: “Adivinaba  el menú (carne roja a la parrilla o una presa de paleta de marrano) en mis ganas y movimientos.”
El farmacéutico hablaba por teléfono cuando llegué.
- ¿Aún no se lo encontró? Cierto es que la gente desaparece y aparece después de tres  días... - lo escuché decir.
Colgó el teléfono y se acercó a mí comentando: “Es el primer caso.”
- Pero es seguro que reaparecerá - contesté sin saber de qué se trataba el asunto. 
Usted sabe: la gente de la ciudad es así; uno apenas espera que termine de hablar el otro, para decir ya lo suyo, como si estuviéramos todos apremiados,  cuando en realidad nos apuramos en balde  porque los demás, como por ejemplo esa gente obscura y obediente es la que arriesga su existencia al  subir la escalera para limpiar de telarañas de las bisagras del techo. Y es  la gente tonta quien carga con la faena  de  sacar el esplendor y la gloria de los candelabros, lustre de por medio.
Cuando venía para la casa, vi  un grupo de seis hombres; conversaban  nerviosamente frente a un bar. Tres  fumaban y los tres restantes no parecían darse cuenta de que el humo de los cigarrillos sacaban lágrimas de sus ojos.
Me acerqué a los hombres  haciendo como que intentaba ponerme a resguardo del  viento sur.
- Cándido ya debería haber regresado - dijo uno de tez morena. Se le notaba el cuidado que ponía en sus palabras; aquella gente preocupada por la tardanza de Cándido buscaba el favor de la inteligencia para saber cómo resolver el caso.
Yo sé de individuos que desaparecieron y volvieron a aparecer. Pero me estoy refiriendo a personas que dejaron el aseo de su casa, el plato de  escarolas, de apios y de plantas oleaginosas, y la esposa de rostro  sonrosado, para ir tras las pisadas  de aquellas mujeres de la zona portuaria; cuando ellas se sacaban la ropa frente al espejo de luna del ropero, era como si se desprendieran de todas sus alas de aves, hasta que quedaba de su figura sólo el pico; picoteaban durante horas,  días, semanas y meses el rojo purpurino  de sus amantes. Y bueno..., si el vientre les crecía, se convertían en pájaros de torpe andar, y su voz huraña sonaba, al caer la última claridad  del crepúsculo, como graznidos de cuervos.
Los hombres, desesperados,  retornaban tristes y cansados.
El grupo seguía charlando. Mencionaron  varias veces la palabra  límite.
Aquí debo hacer un aclaración en honor al límite: Hay una casa abandonada, pintada con color azul, en donde vienen, cuando la lluvia es grande, a buscar refugio los mendigos. A diez metros de ella, aún se animan algunos  niños a intentar una rayuela, algún juego propio de la perversidad de los pequeños como buscar  una tarántula para luego meterla en un frasco de cuello largo.
  Una niña albina  suele   marcar con tiza la figura del sol en el empedrado, que la lluvia pronto borra, hasta que ella vuelve a despejarlo, a veces ya con crayolas de distintos colores.
Ahí termina la ciudad.
Y empieza el bosque.
En fin, los hombres formaron una cuadrilla.
- No queda más remedio que ir - dijo uno; quien parecía  liderar el ánimo de los otros.
Y se internaron en el sitio poblado de existencias negras. El viento cambió de dirección y un olor a comadrejas, a hojarasca de árboles de las más diversas como eternas especies, giró en el aire y dio un grito de advertencia.
Los curiosos  de la ciudad se quedaron en el límite, de cara a la oscuridad.
Pasaron tres días y tres noches.
La cuadrilla regresó cansada. Sólo  pudieron encontrar el cuerpo de Cándido convertido en carne corrompida sobre un matorral; en sus cavidades parecían haber hecho nido las aves de carroña, si bien peleaban ferozmente por las vísceras. Eso fue lo que contaron.
Pero trajeron, colgado de un grueso alambre, el cuerpo todavía sangrante del lobo feroz abatido por los disparos de las escopetas.

-----------------------------------------------------
Este mail fue enviado desde el WEBMAIL de ABC Color

07/06/2009 07:18 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris