Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2010.

deliteraturayalgomas

20101201134150-jfwfamly.gif

Y cantos ocultos  *

se liberan

cuando los rozamos

con nuestras dichas

invenciones de agua y fuego

y oro de sueños.

  SANTIAGO BAO

*Fuente: Cantos del río del Este

Buenos Aires: La Luna Que, 2009

``````````````````````````````````````````````

 

      FINALIZANDO EL 2010

 

Contacto para publicar:  bettybadaui@yahoo.com.ar

Enviar en letra Arial o semejante, tamaño 12.

Agradezco los envíos, asimismo el alojamiento brindado por Blogia.

 

Colaboran: Raúl Astorga

         Lily Chávez

 

Mi saludo de fin de año va enlazado a mis deseos de Paz, Unión y Libertad.-

         Betty Badaui 

       Rosario-Argentina

01/12/2010 13:41 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Breves

20101201134355-09-11-10-043foto-bettybadaui.jpeg

La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar.-

     MARIO VARGAS LLOSA

 

He buscado el sosiego en todas partes, y sólo lo he encontrado sentado en   un rincón apartado, con un libro en las manos.-

     THOMAS DE KEMPIS

 

Si tienes un  pasado que no te deja satisfecho, olvídalo ahora.   Imagina una nueva historia para tu vida y cree en ella.   Concéntrate sólo en los momentos en que conseguiste lo que deseabas, y esta fuerza te ayudará a conseguir lo que deseas ahora.-

     PAULO COHELHO

 

La envidia de los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.-

     ARTHUR SCHOPENHAUER

 

Dejar de fumar es fácil. Yo ya dejé como cien veces.-

     MARK TWAIN

 

01/12/2010 13:43 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Poema: Elsa Florit

20101201134714--alas.jpg

TE ENCUENTRO

Te encuentro en la última esquina

adoquinada de esperas.

Allí donde el fango recupera

la huella de una lágrima.

Te encuentro reverenciando soles taciturnos

que han perdido sus ocasos.

Hoy el mundo me queda grande.

Me sobran espejos, me sobran esquinas,

me sobran tatuajes.

Me sobran silencios, que por ser tan largos

ocupan espacio.

Hoy me he parido desde el dolor uterino

que gesta mi rostro nuevo.

Hoy quiero ir por la vida plagiando genios

para enarcar tu letargo.

Anoche tuve un sueño

de espejos biselados,

y allí encontré una imagen.

Perfil acuoso de pasos mundanos

y un solo lema en la bandera.

Ejército mutilado de emociones prosaicas.

Te respiro desde mis células nuevas.

Te duelo desde el dolor ancestral de tus olvidos.

Nada se ha transformado.

Sólo mi ser, anoche ha sufrido un cambio.

Se arrancó las alas de mariposa,

perforadas y hechas sangre,

para incorporar alas nuevas.

Alas de águila que sobrevuelan

la rispidez de mi silencio obligado.

Elsa Florit

Cañada de Gómez-Argentina

01/12/2010 13:47 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Delfina Acosta

20101201135028-mujer.jpg

 

  LÍMITE

Paisaje de temblor: no son higueras
ni cerros enfilados los que trazo
en el cristal en polvo del espejo.
Yo sueño con un mar que todo obrizo
marea tras marea, llega ardiendo
al límite entornado de los ojos,
y un ave de amarillo -no el canario-,
su vértigo de millas reposando
encima de curiosos obeliscos.
Yo sueño, puesto el mar, con una esquina
pintada en sus orillas y el feliz
tropiezo que nos junte en dicho vértice.
Amado, te imaginas cuánto ocaso


vendrá a curar su frío en nuestra sangre.

    DELFINA ACOSTA

 

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

Te recomendaron una nota publicada en ABC Digital

: “BUENA LECTURA”

¿Qué es la poesía? ensayo



Para leer el texto completo de la nota hacé click en el siguiente link:
http://www.abc.com.py/nota/que-es-la-poesia-ensayo/

 

01/12/2010 13:50 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Marita Ragozza

20101201135322-silencios-amor.jpg

  POEMA DE AMOR

Voy a nombrar el plural del silencio

con tu cuerpo

que abarca mi mundo

como una palabra,

amado interminablemente amado

soy espejo desbordado hacia tu imagen

lejos de mí

vengo a buscarte

con desgastados pies de loba

para unir aire con aire

beso a beso

cascada de labios

antes que la noche se licúe en  claro de luna.

 

 

 NÁUFRAGA

 

Amor

metabólico

burbujeante

alterador de sangre

incendio

ciego y volador

el doblez de una hoja de ortiga

fue  el tacto de su piel,

me embarazó de sombras,

todavía duele

como haber perdido un niño

náufraga

intenté navegar  hasta su alma

ningún mar queda tan lejos.

 

MARITA RAGOZZA DE MANDRINI

      Pehuajó-Argentina

       

 

 

  

01/12/2010 13:53 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Poema de Mario Perone

20101201135638-el-te-de-borges1-.jpg

UNDÉCIMO CONCURSO ANUAL DEL CONSERVATORIO LITERARIO.GÉNERO: POESÍA--Año 2005

               Segundo Premio

 

Una vez me dijeron: "Esa mesa

es de Borges. También esa ventana.

Si él no viene a las diez de la mañana,

el café multiplica su tristeza".

 

Entonces, otra vez, desde otra mesa

que ocupaba un rincón, y otra ventana,

aguardé inútilmente. La mañana

se fue, multiplicando mi tristeza.

 

Ahora ya es muy tarde. Su figura

se disolvió en el aire y en la altura.

La ventana enturbió su transparencia.

 

Y no podré mirar lo que él miraba,

y no podré aguardar lo que él aguardaba.

la mesa está ocupada por su ausencia.

 

       MARIO ALBERTO PERONE

                    Rosario

Fuente: La Hoja - Publicación Periódica del Conservatorio Literario de Rosario.

01/12/2010 13:56 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 5 comentarios.

Relato: Andrés Aldao

20101201135905-andrs-1.jpg

La nena de Paisandú

    Sabrán que yo he sufrido,

conocerán mi nombre,

quizás me hagan justicia

(Poemas del Hotel Melancólico)

Máximo Simpson

Ir de tarde al cole tenía sus ventajas. Dormir como un descosido. No tener obligaciones. Vivir ensoñaciones sin alienarse en la vida tonta y frágil. De mañana, el barrio era suyo, sólo suyo, todo entero para él. Los troncos de los paraísos, las baldosas rotas, la garúa antojadiza o el sol candente le pertenecían. No tenía que compartirlos con nadie.

Tendría ocho o nueve años, se levantaba legañoso, sus bostezos parecían los de un mini hipopótamo enjuto, y la madre le daba ese café con leche... pura leche y una hebra de café incógnita. Luego iba a recorrer los empedrados de las calles aledañas, donde la brisa de Caballito se abrazaba a su candor, y él veía a ese mundo pequeño como la tierra que giraba alrededor del eje de su vida, lampiña, impoluta

Andá a comprar el pan a Las Delicias, ordenó la hermana. Alegría efímera de liberto. Podía salir sin tener que trepar al piletón del patio y saltar al pasillo. Era la libertad sin riesgo... De paso, y antes de comprar las flautas y el pan alemán (que le gustaba al viejo), iría a leer la cartelera de garrón en la esquina de Gaona y Paisandú

Enfiló hacia Paisandú. La calle vacía, una estepa calurosa (marzo con las clases recién comenzadas...). Todavía los gorriones. Todavía las hojas verdes. Todavía la vida cotidiana para largo.Todavía los viejos. Todavía...

Silbaba bajito un tango cuando vio a Rosa la Pampita sentada en el umbral con una muñeca grandota. Le habían provisto de mal nombre (la Pampita se deja fácil...). Y el chisme corría, como corre el agua podrida hacia la alcantarilla.

Vio el temor en sus ojos. Al verlo se levantó quedándose parada en el escalón de la puerta. Se iba acercando... Cada vez más cerca... más y más... Le tiró el manotazo a la muñeca. Ella no la soltó y lloriqueando le pedía que la deje. Forcejearon. Y de pronto se tumbaron. Juntos, pegados.

Jadeaban. La Pampita gimoteaba; los dos en el suelo, las piernas entrelazadas y él seguía tironeando de la muñeca.

En eso la soltó... Y ella la apretó contra el pecho flaquito. Fue de improviso. Como la decisión de manoteársela: No sabe si lo hizo arrepentido por la salvajada. Por su lloriqueo. Por la vergüenza de él.

Se quedaron así unos instantes. Él, tirado en la vereda, quieto, contrito. Ella, medio levantada y sus piernas enredadas en las de él. Y mientras él percibía la tibieza suave de su piel de nena, Pampita reclinó su cabeza en su hombro y cerró los párpados

Pasó un rato, medio minuto o un siglo. Sentía el latido de su pecho trenzándole sensaciones extrañas, agradables.

El corazón acelerado parecía querer estallarle, el vaho tibio de la boca de Pampita le llegaba como un soplo suavecito, la cercanía de sus ojos le fascinaban.

Eran dos chicos, solos en el universo, percibiendo en el alma algún eclipse de luna, o un arco iris prodigioso, una quimera mágica o, acaso, el estupendo sueño de dos pibes perdidos en el espacio que empezaban a descubrir el secreto de la vida. Sin saber muy bien qué y por qué les ocurría.

La Rosa, delgadita, endeble, se levantó, lo miró con los ojos aún llorosos. Una mirada rara, de sorpresa. Tal vez de ternura. Había sido el mutuo encantamiento que semejaba un efluvio, o quizás un espejismo feliz y efímero. Se dio media vuelta y regresó al mundo de los días calcados.

Fue caminando hacia Gaona. A comprar el pan en Las Delicias. Y vichar los titulares de Mundo, Prensa y Nación.

Ese abrazo entrañable sobre las baldosas de la calle Paisandú, pensó mucho después, fue la alborada, el cobertizo casual de un afecto incipiente entre dos chiquilines, felices por haber estado juntos. Y estremecidos por algo que no entendían. Un meterorito cuyo paso fugaz les dejó rubores al percibir la tibieza de sus pieles, la vibración ingenua de los sexos como parte de la cautivante intriga del amor. ■


                             ANDRÉS ALDAO

                 Nacido en Argentina, radicado en Israel

http://artesanosliterarios.blogspot.com

 

 

 

01/12/2010 13:59 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Bienvenido, Emilio Pérez Delgado

20101201140222-emilio-perez-delgado.jpg

  TE AMO HASTA PECAR 

Si la enfermedad fuese tu amor
la enfermedad desearía,
y aun retorciéndome en el dolor
o en la peor de las agonías
mis labios te invocarían
con pasión y con fervor.

Si el hambre fuese tu beso...
obeso de tus besos viviría,
y con el calor de tu boca
o con sólo besar tu ropa
mil manjares yantaría.

Si la miseria fuese tu abrazo
de miseria gozaría,
y aferrado a tu regazo
y con la eternidad como plazo,
en los cielos yo estaría.

Y si el quererte es ya un pecado
yo me doy por condenado;
pues es tanto lo que te quiero
y es tanto lo que te amo
que los infiernos por ti prefiero,
y los avernos por ti reclamo.

   EMILIO PÉREZ DELGADO

Nacido en Ceuta, radicado en Girona

Presidente de:

Grup Plomes Poètiques

Palol de Revardit Catalunya

http://plomespoetiques.iespana.es

 

 

 

 

01/12/2010 14:02 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 6 comentarios.

Bienvenida, Juany Rojas

20101201140808-fotojuany23.jpg

 

 

LIRIO DEL SUR  

 De “Espejismos en la pampa”

 

                  Es él. Está lloviendo

Es él. Mi padre viene mojado. es un olor

                 a caballo mojado.

                  Gonzalo Rojas

 

 

Es el sol                                                                                                                                                                        

el mismo insolente y soleado sol                                                                                  

que lamió mis piernas en juego de niños                                   

Tanto

tiempo embelesado con mi salitrera                                          

hoy gime su muerte

Sus lágrimas   tizones enrojecidos

sellan su duelo en la sangre de mi sangre

Y es mi padre caminando bajo el sol

sediento  sudoroso

tronaduras y rajos    pólvora y dinamita

Un puñado de su adolescencia

dejó en los ríos del sur

el otro viajó en trigales al norte

entretejido en su pelo rizado

 

Es Otilio Rojas

es él   transportando sueños   caliche

trasnochadas de esfuerzo

Su adolescencia muriendo en la mina

a golpes de soleadas y camanchacas

 

Madre hoy es domingo y él estará en casa

déjame ser yo quien lleve el agua

que refresque sus pies y su cara

Es él quien asoma a la puerta

cansado   sediento   enrojecido su rostro claro

Es él cantando   sonriendo

durante veinte años en la pampa

Es él

lirio del sur florecido en el yermo

 

Adelante padre   entra a esta pequeña casa

que huele a cazuela y a niños que te aman

Abrázame con tus ojos de ríos sureños

soy la tercera de tus siete hijos

como vez    me he vestido de domingo para  esperarte

 

 

Bailemos

fotografiémonos en la plaza

no importa que te hayamos enterrado hace tanto

ni que brotaran tantos duelos a mi paso

tu guitarra aún está en mi almohada

 

y tu voz nunca se ha ido

 

 

JUANY ROJAS CASTRO

   Chile

 

 

 

 

01/12/2010 14:08 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 7 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris