Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2010.

deliteraturayalgomas

20100102024202-21-11-09-233-1-betty-badaui.jpg

 

                    BUEN   AÑO   2010

 

   “ De  literatura y algo más”   hoy cumple dos años en la web.

   Raúl Astorga y Liliana Chávez me apuntalan desde el comienzo,  y sucesivamente fui recibiendo colaboración desde diversos lugares.

   BLOGIA da alojamiento al blog desde su nacimiento.

   Mi tarea es simple, publicar los trabajos de los escritores;  este quehacer me ha brindado más satisfacciones de lo que yo hubiera podido imaginar.

   Por lo tanto, mi agradecimiento a quienes hicieron su aporte, muy especialmente a los lectores.

   Mi deseo para el 201 0:    EQUIDAD   MUNDIAL ;  MULTIPLICACIÓN  DE  SONRISAS  Y DISMINUCIÓN  DE  LÁGRIMAS.

 

                                                 BETTY  BADAUI

                                                  Enero-2010

 

Quienes deseen publicar sus poemas, relatos o artículos breves, enviar en letra Arial 12  o  semejante al siguiente contacto:

             bettybadaui@yahoo.com.ar

 

 

02/01/2010 02:42 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 8 comentarios.

Breves

20100102024514-22-11-09-165-1-mis-rosas-betty-badaui.jpg

 

No busques al amigo para matar las horas, sino búscale con horas para vivir.-

        KHALIL  GIBRÁN

 

El que ve su propia oscuridad ya ve bastante.-

        BARÓN HERBERT DE CHERBURY

 

Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio:  no lo digas.-

        PROVERBIO  ÁRABE

 

Las tierras pertenecen a sus dueños pero el paisaje pertenece a quien sabe apreciarlo.-

        SINCLAIR

 

¡Con qué resignación el dolor espera mañana para ser ayer!

        ORESTE  ABIATTE

 

 

02/01/2010 02:45 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

Narrativa: Analía Pascaner

20100102024858-20091001055302-analia-1-.jpg

 

Para Betty

GRACIAS!!!

 

Sitio web personal:

Mis palabras http://www.analiapascaner.blogspot.com   

 

 

TEXTOS

 

 

Por cualquier cosa

 

Cuando vivía en Buenos Aires, en las vacaciones siempre nos íbamos a La Rioja porque mi papá quería que todos estuviéramos con él mientras trabajaba. Y cuando le preguntaba a mi mamá porqué mi papá no tenía un trabajo como los padres de mis amigas, se le llenaban los ojos de lágrimas y me respondía que así eran las cosas.

          Me di cuenta por los preparativos que ese verano era diferente. Mi mamá me dijo que íbamos a Mar del Plata. Le tuve que preguntar a mis hermanos qué era Mar del Plata, porque a mi mamá debía seguirla por toda la casa entre bolsos y armarios abiertos y me contestaba que estaba ocupada haciendo las valijas. Ellos me contaron que era un lugar como ningún otro, con una playa muy grande y con muchísima agua, que iba a conocer el mar.

        Llegamos a Mar del Plata después de viajar tan poquito que mi papá ni siquiera tuvo que parar el auto para ir al baño. Dijeron que iríamos a la playa. Vi que separaban algunas cosas en otros bolsos, me puse la malla nueva y dejamos las valijas en el hotel.

          Iba de la mano de mi mamá saltando y preguntando para qué llevaban tantas cosas, dónde estaba la playa y cuándo iba a conocer el mar. Mi mamá estaba nerviosa y me explicaba que nunca debía alejarme de un lugar en donde ella me pudiera ver.

          Al llegar a la playa había muchísima gente, tantas personas juntas como nunca vi en ninguna parte en toda mi vida. ¡Era taaan grande! No me gustaba caminar ahí porque se me hundían los pies y la arena estaba muy caliente, entonces no me saqué las zapatillas.

          Alquilaron una carpa, mis hermanos salieron a correr mientras mis padres acomodaban todo lo que habían llevado, encargándome una vez más que no me moviera de ahí. Luego mi mamá me mostró un tanque de agua y me dijo que recordara que estábamos delante de ese tanque de agua por cualquier cosa.

        Yo jugaba cerca de mi mamá como me había pedido y cuando íbamos al agua, me dejaba ir corriendo delante de ella. Cada vez que me daba vuelta, me estaba mirando a mí, no miraba a la gente ni al agua ni a la arena caliente.

          Me divertía con el balde, los moldes, la palita y el rastrillo de plástico que me habían comprado. Me gustaban la playa y el mar, era gracioso saltar en las olas y mis padres compraban helado y comida a los vendedores a los que no les quemaba la arena.

        Yo siempre me portaba muy bien y una vez mi mamá me permitió buscar agua en la orillita del mar ¡y sola!, entonces yo iba y volvía con mi balde. Estaba construyendo el castillo más hermoso de todo el mundo. Me faltaba poquito para terminar y ya volvía del mar con el último balde con agua… y miré y miré y no encontré mi castillo en ninguna parte, busqué a mi mamá para contárselo y ella tampoco estaba en ninguna parte. Miré para todos lados y no la encontré. Tenía ganas de llorar porque estaba sola entre tantas personas desconocidas, entonces empecé a caminar para buscar a mi mamá porque el castillo ya no me importaba. Me acordé del tanque de agua que me mostró por si pasaba cualquier cosa. No encontrar a mi mamá era más feo que cualquier otra cosa, pero no sabía qué más hacer. Miré por encima de todo para encontrar el tanque de agua y cuando lo vi empecé a caminar hacia ahí buscando nuestra carpa.

          La arena estaba tan caliente que me quemaba hasta la cabeza. Caminé mucho buscando a mi mamá adentro de cada carpa, pero ella no estaba. La arena seguía quemándome el cuerpo desde los pies hasta la cabeza. Caminé por la sombra finita que había al lado de las carpas, siempre mirando adentro de cada una y buscando el tanque de agua que me había mostrado mi mamá por cualquier cosa, pero había muchos tanques de agua.

          Alguien me alzó y me dijo que no llorara más. Yo no conocía a ese señor, pero parece que él conocía a mi familia porque dijo que iba a encontrar a mi mamá. Todos aplaudían mirándome y diciendo: “Pobrecita, tan chiquita” o algo así, mientras el señor que me alzaba y me decía que no llorara más, me llevaría con mi mamá. Y yo dejé de llorar porque la arena ya no me quemaba los pies aunque seguía quemando mi cabeza y mi espalda.

          Caminamos mucho entre la gente que aplaudía, me miraba y decía: “Pobrecita”. Tal vez porque sabían que la arena me quemaba, aunque yo no se lo había dicho a nadie.

          En eso vi a mi mamá que estaba más linda que nunca a pesar de estar llorando mucho. Hasta mis hermanos habían dejado de jugar en el agua y estaban en la carpa. El señor me bajó otra vez a la arena caliente pero ya no me importó quemarme los pies porque por fin había encontrado a mi mamá, que me abrazaba fuerte mientras me decía que ella me había mostrado el tanque de agua por cualquier cosa.

          Ese verano nunca más me separé de mi mamá porque entendí que cualquier cosa era que la arena me quemara tanto el cuerpo desde los pies hasta la cabeza, y además… que la tonta de mi mamá se haya perdido.

 

Agosto 2002

ANALÍA PASCANER

 

02/01/2010 02:48 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 7 comentarios.

Lilí Muñoz

20100102025451-desolacion-.jpg

 

Cuántos  rocíos ...

 

 

A Paula Micaela  González,  Ma.Emilia González  y Verónica Villar,  de Cipolletti, Río Negro, Argentina, aún sin justicia.

 

 

Cuál fue el rocío que no mojó los cuerpos

ni las mil caras

de la indiferencia y el despegue.

 

          Cuál de los vientos pudo enredar las voces,

anudar  remolinos

enlentecer   olvidos.

 

           No es el dolor, nuestro dolor sin público,

nuestro egoísmo

el que  a ustedes  las  nombra

es ser mujer

la vieja herida abierta

no encajar en  demandas

no vender

ni acaparar los múltiplos.

 

           Es que no hacemos

ni hemos hecho más peces ni más pan

ni ha surgido más agua de las fuentes.

 

           Mujeres

buscadoras de  vida

mecedoras de cunas y mortajas

pupilares  de abrazos.

Apenas paridoras.

 

          El amor es tan corto, dijo en canciones  Pablo.

 

          La esperanza se tuerce entre  las grietas.

(Cuerpos, piel, manos,  lengua

que no ríen al sol

ni sueltan barriletes). 

La voz en los coirones

el color de la tarde aquella tarde

el secreto  incansable  rumoreando  la acequia

ellas

en los ojos de los árboles.

 

 

                   Lilí  Muñoz, Ciudad de Neuquén, 7 de octubre del 2005.

 

 

 

 

02/01/2010 02:54 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

LA CITA: Gustavo Galliano

20100102025848-galliano.jpg

 

       Desde la palabra hacia   La Cita

 

                                                    Por BETTY BADAUI

 

   La tapa del libro   LA CITA  me recibe con estas palabras:

                PRIMER   PREMIO  NARRATIVA.

  Este premio fue otorgado por EDITORIAL ARIES  y el  INSTITUTO CULTURAL LATINOAMERICANO, quienes subsidiaron el libro.

  Gustavo Marcelo Galliano nos muestra en este ejemplar su buena conexión con la narrativa, aún así,   no me extenderé en comentarios para dejar lugar a un breve relato del libro, extraído de la página 19:

 

                           EL DIALOGADOR

    -“Y concluyendo pues entonces, éste ha sido el relato de mi vida, la historia que me ha tocado en suerte.  Habrá podido comprobar que ha sido, quizás, bastante fuerte... no sé su sana opinión... demasiada tragedia... escasa dicha... pero si de algo puedo jactarme es que si bien Dios me lo diagramó complicado, supe salir adelante, pues a cambio del sufrimiento me ha dotado de tozudez y perseverancia...  Claro que sí... pero... ¡Oye... eh... despierta mujer...! que te has babeado el vestido, y de mi saco la manga.  Anda que estás a punto de caer... vamos que pido otro trago.  Doble para los dos.

    Pues aquí y vamos entonces, y atiende ya que es la tercera vez que la repito, y no soy de los que gustan del divulgarlo... préstame atención en ésta...

    Que siendo yo muy pequeño, me destacaba del resto, y era muy elogiado, por ser un orador tan locuaz y rutilante...”.-

                                       GUSTAVO MARCELO GALLIANO

 

 

Libro:    LA CITA

Autor:    GUSTAVO MARCELO GALLIANO

Editorial Aries

Copyright 2003

Argentina

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

 

 Agradecemos al autor el libro obsequiado.-

 

02/01/2010 02:58 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Ana María Rodríguez Francia

20100102030208-am-rodr-c3-adguez-francia.jpg

 

El Misterio

 

Que somos sombra y piedra esplendorosa

 que habita el suelo en noche aprisionada

 y estrecha su fulgor y su apenada

falta que, feliz falta, es luz hermosa.

 

Que somos piedra y sombra esplendorosa

 que habita una región abandonada

 y estrecha en su vacío y su morada

 sombra y luz, luz y sombra misteriosa.

 

Qué perpleja la sombra y la hermosura…

Qué vibrante y sutil sombra preciosa.

 Qué modo de brillar en senda impura.

 

Qué precio el de la Sangre y su armadura

 por este cirio, beatitud oscura,

 rosa quebrada y pacto de la Rosa!

ANA MARÍA RODRÍGUEZ FRANCIA

               San Nicolás-Argentina

                                             8 de mayo de 2009

 

 

 

 

02/01/2010 03:02 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Relato breve: Rubén Vedovaldi

20100102033717-rub-c3-89n-vedovaldi.jpg

 

LOS GANSOS Y EL RUISEÑOR

 

Un ganso que se enriquecía vendiendo plumas, enseñó a sus hijos desde muy pequeños el mismo oficio, enriquecerse desplumando a los demás.

Una tarde de verano, después de haber comido hasta más no poder, tomaban el fresco soltando algún que otro graznido insulso sobre los negocios, cuando oyeron los melodiosos trinos del ruiseñor.

El padre ganso lo llamó al cantor y le dijo que estaba muy deseoso de proteger el arte y que tenía suficiente fortuna para hacerlo, Le ofreció un puesto de maestro de música de sus hijos, la remuneración sería generosa y le daría casa y comida todo el tiempo que el aprendizaje durara.

El ruiseñor no necesitaba mucha casa ni mucha comida, pero, artista incipiente, era tan pobre que aceptó.

Al día siguiente empezó a querer dar lecciones a los gansos, pero por mucho que se esforzara nunca pudo conseguir que sus discípulos soltaran otra cosa que espantosos graznidos de ganso.

El maestro, desanimado, probó un día y otro hasta que se fue a ver al padre de los gansos y le dijo:

--Mire, señor, usted tendrá las mejores intenciones de fomentar el arte pero yo renuncio aquí mismo.

--Pero, escúcheme, maestro ruiseñor, por qué va a renunciar? ¿No le conviene?

--No hay caso, señor. Prefiero renunciar antes de perder mi garganta con esos alumnos. Sus hijos, como usted, han nacido sólo para ganar plata, no trate de hacer de ellos artistas.

 

                                                   Rubén Vedovaldi

 

 

 

02/01/2010 03:37 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

Rosa Lía Cuello

20100102034248-imagen-024rosa-lia-cuello.jpg

 

           Si me atreviera

 

Si llegara a morir una noche cualquiera

si los silencios atravesaran mis huesos

si me convirtiera en un ser inalcanzable

en juego indefinido

surcando los espacios

y el sol no me tocara

y la sombra fuera abrigo

hasta la última palabra

hasta el último aliento

hasta entender  que sí hay un final

hasta entender que sí hay un comienzo.

Si pudiera despojarme

Si alcanzara a expresar todo lo que siento

Si acabara este dolor inapelable

Si lograra escapar

Si me atreviera.

                                           Rosa lía Cuello

 

 

02/01/2010 03:42 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 6 comentarios.

Noticias: Delfina Acosta

20100102155102-s5001101delfina-acosta.jpg

 

DELFINA ACOSTA te recomienda una nota publicada en ABC Digital:

   “BUENA LECTURA”

ALFREDO PÉREZ ALENCART

Belleza y sabiduría

Al observar una flor de azahar cayendo sobre el pasto aún mojado (es pleno amanecer en algún lugar del mundo) y la brisa confundiendo su aliento con el viento que trae el aroma profundo del bosque con sus cuernos dibujados en la luna, algo en el alma del poeta se estremece, y canta, y expresa una suerte de oración o de celebración de la naturaleza.



Para leer el texto completo de la nota hacé click en el siguiente link:
http://www.abc.com.py/abc/nota/60312-Belleza-y-sabiduría/

 

 

DELFINA ACOSTA te recomienda una nota publicada en ABC Digital:

   “BUENA LECTURA”

Nos ha nacido un niño



Para leer el texto completo de la nota hacé click en el siguiente link:
http://www.abc.com.py/abc/nota/60915-Nos-ha-nacido-un-niño/

Contactos: Los Lectores Opinan | Emails | Teléfonos | Staff

 

 

 

 

 

02/01/2010 15:51 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Murió Sandro de América

20100105030145-sandro.jpg

 

4 de enero de 2010

 

Se  apagó  la  vida  del  cantante  Roberto  Sánchez,  más  conocido  como  SANDRO  DE  AMÉRICA,  entre  llantos  y  rosas  su voz  y  su  esencia  nos  quedan  como  bien  máximo.

 Nuestro  agradecimiento  por  el  magistral   legado  y  nuestras  condolencias  para   su  esposa  Olga  Garaventa.

 

 

 

 

05/01/2010 03:01 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 5 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris