Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2012.

deliteraturayalgomas

20120902010948-seductoras-cerezas-tomadas-de-internet.jpg

 "Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos"

                 PABLO NERUDA - CHILE

                 Parral, 12 de julio de 1904

              Santiago, 23 de setiembre de 1973

 

                         0000000000

             

 

              DE LITERATURA Y ALGO MÁS

 

   Bienvenidos todos los que por el motivo que sea están aquí, impulsando a mis invitados, los que trabajan y crean.

   Los recibo con una frase de Neruda, no sólo por la fecha, sino por el placer de releerla.

   Traté de buscar obras que les agraden y creo haberlo logrado, ustedes lo merecen por el apoyo brindado mes a mes.

   Hasta la próxima.

                               BETTY BADAUI

                              Comenzando la primavera del 2012

                               Hemisferio Sur

 

Colaboradores:

RAÚL ASTORGA, DE ROSARIO

LILY CHÁVEZ, DE CÓRDOBA

 

                   0000

 

Recibimos poemas y prosas breves, para su publicación en este blog, al siguiente contacto:   betty.badaui@gmail.com

 

                   0000

Gracias a todos y una vez más les recuerdo y me recuerdo a mí misma que el Planeta nos brinda y a la vez nos necesita.

       

02/09/2012 01:09 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Breves

20120902011236-25-05-09-151betty-badaui.jpg

Antes de mirar el mundo me puse a oírlo.-

     LEDA VALLADARES

 

El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.-

     ERNEST HEMINGWAY

 

Mi vida de niña puede parecer espantosa, pero era hermosa... Pasé hambre... Pasé frío... Pero era libre... Libre de no levantarme... De no acostarme... De emborracharme... De soñar... De esperar.-

     EDITH PIAFF

 

Las mujeres con pasado y los hombres con futuro son las personas más interesantes.-

     CHAVELA VARGAS

 

No me duele la herida; me duele el cuchillo.-

     ORESTE ABIATTE

 

 

02/09/2012 01:12 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

John Keats

20120902011513-522-john-keats-200-sacada-de-internet.jpg

A Quien En La Ciudad

A quien en la ciudad estuvo largo tiempo
confinado, le es dulce contemplar la serena
y abierta faz del cielo, exhalar su plegaria
hacia la gran sonrisa del azul.
¿Quién más feliz, entonces, si, con el alma alegre,
se hunde, fatigado, en la blanda yacija
de la hierba ondulante y lee una acabada,
una gentil historia de amor y languidez?
Si, atardecido, vuelve al hogar, ya en su oído
la voz de Filomela, y acechando sus ojos
la fúlgida carrera de una pequeña nube,
lamenta el deslizarse del presuroso día,
desvanecido como la lágrima de un ángel
que cae por el éter claro, calladamente.

      JOHN KEATS

Inglaterra,1725 – Roma, Estados Pontificios, 1821

Versión de Màrie Montand

 

 

02/09/2012 01:15 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Noticias: Delfina Acosta

20120902012800-bibliotecas.jpg

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/cultural/obras-literarias-para-jovenes-431401.html

 

-----------------------------------------------------

Este mail fue enviado desde el WEBMAIL de ABC Color

------- End of Forwarded Message -------

02/09/2012 01:28 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Jorge Isaías

20120902013143-06aisaias.jpg

LITERATURA. LLUVIA DE MARZO, POEMARIO DE JORGE ISAIAS

El madurado oficio del poeta

Editada por Ciudad Gótica, la nueva obra del escritor nacido en Los Quirquinchos reúne 94 poemas. A lo largo del libro no hay retórica vacua ni estridencias, con las palabras de una vida cotidiana plena de la riqueza de un saber nombrar.

 

 Por Beatriz Vignoli

La editorial rosarina Ciudad Gótica, que le publicó su Poesía reunida, editó en marzo de este año un nuevo libro de poemas de Jorge Isaías, Lluvia de marzo. Como señala Graciela Cariello en un prólogo amable con la obra y con el lector, esta lluvia de marzo, más que cerrar el verano, abre el otoño. ¿Y qué es el otoño para este escritor nacido en 1946 en Los Quirquinchos, el pueblo santafesino al que rememora en sus contratapas para este diario en una prosa que se viste con las galas naturales del haiku? El otoño, en los versos breves de los 94 poemas reunidos en este libro, es el presente de la memoria.

Jorge Isaías se vino a vivir a Rosario a mediados de los años 60. Aquí se graduó de Licenciado y Profesor Superior en Letras por la Universidad Nacional de Rosario; en 1970 publicó el primero de sus numerosos libros, La búsqueda incesante. En 1971, cuando Pablo Neruda recibía el Premio Nobel de Literatura, Isaías fundó junto a Guillermo Colussi y Alejandro Pidello la revista y editorial La Cachimba. "Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres", decía Neruda en su discurso de recepción del Premio Nobel de Literatura haciendo explícita la utopía implícita en aquel "Al alba, armados de una ardiente paciencia, entraremos en las espléndidas ciudades" del poeta francés Arthur Rimbaud en el texto "Adieu" de su libro Una temporada en el infierno (la versión aquí citada, de memoria, es la de Raúl Gustavo Aguirre). Sobre aquellas palabras del poeta chileno que nombraban los sueños de la alborada de los setenta es que vuelve la memoria del otoño; el verano sigue abierto y no para de retornar.

"Hoy soy feliz/ estoy soñando/ un cielo/ que exhibe/ margaritas/ casuarinas/ fresnos/ macachines/ que copian/ con sus flores/ tanto espacio", escribe Isaías en estos versos cortos, algunos de una sola palabra, como si se tratara de un repaso o inventario de lo que se tiene, lo atesorado en la memoria de la niñez y la juventud. Pero "ya no entraremos/ a las ciudades/ con la paciencia/ ardiente", aclara. Madurar es perder el futuro de que se disponía como posibilidad al comienzo de la vida; aquí este duelo se aborda desde un presente que por momentos se confina estoicamente a sus propios límites, y por momentos resplandece con el fulgor de la memoria en ese instante lúcido de la experiencia vivida. El amor ya no se enuncia como ruego o expectativa sino que se carga de regreso a los comienzos y de recuerdos del pasado. Un tiempo circular, cíclico, se superpone al tiempo lineal, y esta vivencia se expresa en la melodía incesante de los versos que se cortan sin quebrarse, como si dibujaran en el arabesco de una línea continua el paisaje que se tiene ante los ojos.

La forma misma del poema parece expresar una voluntad de detenerse y continuar. El ritmo del verso es como el ritmo del tiempo, o como el de la lluvia que "golpea/ con sus mil patitas/ sobre el techo/ de un cinc paciente y entregado". Pasado y presente son para Isaías lo que se tiene a la mano, sin retórica vacua ni estridencias, con las palabras de una vida cotidiana plena de la riqueza de un saber nombrar, gracias a su madurado oficio de poeta que ya ni necesita nombrar los colibríes ("Nerviosos/ y ágiles/ con sus alitas/ minúsculas/ y su pico/ larguísimo") para que aleteen en la página.

                       000000

 

Isaías, Licenciado y Profesor en Letras por la UNR, publica en las contratapas de Rosario/12

Fuente: Rosario/12 - Cultura/ Espectáculos

Enviado por el autor. Gracias, Jorge Isaías.

 

 

 

 

 

02/09/2012 01:31 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Dúo de poetas: Edita Gaite y Elsa Florit

20120902013442-09-02-10-172-1-mis-plantas-betty-badaui-2.jpg

    REMINISCENCIAS

 La mañana empapó sus horas

el sol estiró su descanso

y abrazando las gotas rezagadas

trazó un arco iris que trajo recuerdos

 

Era un tiempo de juegos en los charcos

formando  barquitos de papel,

era la abuela y su ternura que amasaba

delicias, completando el Paraíso.

 

La mañana se entrega al mediodía

el sol despliega su dorado tenue

endulzando las blancas ilusiones

 

Quizás, cuando  regrese la lluvia

la tomaré entre mis manos

para buscar el ángel de mi infancia

       EDITA GAITE

         Rosario

 

     REGRESAS

 

Lo sé, regresas con el vuelto mal contado

después de haber malgastado el capital

de tus sentimientos.

Habías quedado atrincherado

en las noches insepultas

donde vagan tus pensamientos.

Y has vuelto, por el mismo sendero,

y con las mismas palabras,

con iguales intenciones

pero con la redención tatuada

en tu semblante.

Yo intento creerte, sin preguntas.

Me vanaglorio de ser depositaria

de tus besos.

Me desdibujo los sueños

para no errar nuevamente

en el esbozo de mi vida.

Y tu vida ¿te ha desencadenado de los miedos infligidos

cuando marzo pregonaba sus misterios?

¿Te has confesado con la inexistencia, con la eternidad,

con las legiones de soldados alertas

que te socavaron los miedos?

Sé que regresas, con los dardos apuntando a mi cordura.

Sé que has desnivelado las ausencias

y emparejado los olvidos.

Has vuelto con las manos lujuriosas

y con la lumbre, recelando mis pasos.

Has vuelto, con la postergación de tus errores.

No es momento para encarcelar inviernos.

Regresas, y yo te abro la puerta

porque en mi alcoba se huele el frío,

y se me han desmedido las insolencias

de muchos estíos sin verte.

Entonces vuelves, y yo comienzo  a ensayar

la forma imperfecta del olvido.

     

          Elsa Florit

      Cañada de Gómez

 

 

        

 

 

 

 

02/09/2012 01:34 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Lilí Muñoz

20120902013700-mantn-1.jpg

Asiento de turista

 

Las millas corren

desperezo

en el asiento angosto

de turista 

el roce del verano aún en las manos

yemas de lentitud de aurora

por mi espalda.

 

 

Lilí Muñoz. Ciudad de Neuquén. Patagonia Argentina.

 

 

Ínfima fracción de eternidad

sobre tu torso

no antes ni después

sábana y dermis

pude ser cosmos

alamar en arenas

y torcaza.

 

 

Lilí Muñoz. Ciudad de Neuquén. Patagonia Argentina.

 

 

02/09/2012 01:37 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Andrés Aldao

20120902013850-aldao.jpg

el arca de Gervasio

Le cuento... Subía sigilosamente, como un delincuente, ¿sabe?... Yo lo veía siempre, a veces lo presentía, pero no me pudo gambetear ni una sola vez. Pisaba los escalones de madera como un duende. La casa en silencio, una quietud de campo santo pero yo lo escuchaba, lo percibía como el susurro de la marea en la embocadura de un caracol... Y él nunca se dio cuenta que su secreto era compartido...

La primera vez −fue hace muchos años−, Gervasio entró en el desván en puntas de media. Se lo explico así porque, como acabo de decirle, el hombre se deslizaba muy quedo a altas horas de la noche. Abrió la tapa, sacó del bolsillo del pijama un sobre, extrajo la carta y volvió a leerla bajo la luz de la linterna. Un suspiro quebrado brotó desde muy adentro. Con suavidad, depositó su secreto en el fondo, lo tapó con antiguos cachivaches, bajó la tapa e inició el descenso.

La curiosidad pudo más que el honor... Al rato de retirarse, levanté la tapa y también yo empecé a examinar los numerosos objetos guardados...(es un lugar en el que se pueden conservar muchos secretos y confidencias...). Hurgué con cuidado y de pronto me topé con el sobre. Un perfume de violetas me sedujo. Y me avergonzó: yo penetraba en el mundo íntimo de Gervasio. Me pareció una felonía pero la curiosidad, querido amigo, la curiosidad... me convirtió en una cosa indigna. Tomé la carta, la desplegué y comencé a leerla. Era una misiva melancólica, escrita con aflicción y ternura. La mujer que rubricó esas líneas le explicaba a Gervasio que debían poner fin a la relación, cesar esos encuentros furtivos, las citas, fugaces.

Recuerdo una frase que me produjo emoción y pesar al mismo tiempo. Decía así: “...mi corazón ya no tolera este amor furtivo, como si fuese una relación indigna. Los minutos de tibieza y ternura que vivimos, cada vez más espaciados, me lastiman y percibo que nuestro amor languidece, agoniza, y nosotros nos alejamos uno del otro, casi sin darnos cuenta. No nos engañemos, querido mío... vos no te vas a separar de tu mujer. No te lo reprocho, pero ya no puedo vivir con fragmentos de un amor oculto, es como un espejo roto que me hiere tan profundo

. Te digo adiós. No me busqués, no me llames: quitame de tu vida y recordame como una buena amiga, como una mujer que te quiere mucho, que por amor y no por resentimiento prefiere renunciar a esos efímeros instantes de dicha, y luego el infierno de la espera... hasta la próxima vez... Una “próxima vez” que es como la eternidad... Adiós, mi amor, mi buen amigo. Tuya, siempre, Catalina”...

En muchas ocasiones y durante largos años, subrepticiamente, Gervasio se introducía en el desván y releía la carta de Catalina. Nunca advirtió que yo lo espiaba, jamás se dio cuenta que compartíamos un secreto... ¡el suyo! Hasta que hace unas semanas el viejo Gervasio, el “abuelo”, sufrió un desvanecimiento y se murió.

Estaba seguro de que al igual que mi viejo amigo, también la carta dormiría su sueño eterno...

Una tarde cualquiera la nieta de Gervasio, Guillermina, trotando sobre los endebles peldaños que llevan al desván entró como una tromba, levantó la tapa y comenzó a curiosear. Halló la carta y comenzó a leerla. No reparó en mí pero yo entreví algunas lágrimas que resbalaban por sus mejillas.

Terminó la lectura, suspiró, se pasó las palmas sobre los ojos y murmuró con dulce voz...”Abuelo travieso... abuelito...”, luego bajó la tapa. Y aquí termino mi relato, señor... entiendo que usted es el nuevo dueño de esta vivienda... ¡bienvenido!

-Perdóneme la pregunta, ¿pero usted quién es? −me interrogó intrigado el hombre... Todo está tan oscuro y solo oigo su voz.

-Soy el arca... −le aclaré indiferente ■

            ANDRÉS ALDAO

           RESIDE EN ISRAEL



Fuente: Artesanías Literarias, editada por Andrés Aldao

 

 

02/09/2012 01:38 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 5 comentarios.

Poetisas latinoamericanas: Loynaz, Mistral, Ibarbourou, Pizarnik

20120910161558-16-03-10-031mis-rosas-bettybadaui-2.jpg

     ESTÁ BIEN LO QUE ESTÁ...

 

Está bien lo que está:

Sé que está bien.

Sé el Nexo.

Y la Razón.

Y hasta el Designio.

Yo lo sé todo,

lo aprendí en un libro sin páginas,

sin letras y sin nombre...

Y no soy como el loco

que se quema los dedos trémulos

por separar la rosa de la mecha negra...

Pasó volando y me rozó la frente...

Era buena la Vida:

Había rosas.

Unos minutos antes me había sonreído un niño...

Pasó volando y me rozó la frente.

No sé por donde vino

ni por dónde se perdió luego pálida y ligera...

No recuerdo la fecha.

No sabría decir de qué color ni de qué forma;

no sabría, de veras, decir nada.

Pasó volando... -había muchas rosas...-

y era buena la Vida todavía...

    DULCE MARÍA LOYNAZ

       La Habana, Cuba

Nació en 1902, falleció en 1997

Doctora en Leyes.

Premio Nacional de Literatura, de su país, 1986

Premio de la Crítica en 1991

Premio Cervantes, 1992. Desde entonces, Directora de la Academia Cubana de la Lengua.-

 

       000000000

 

    APEGADO A MÍ

Velloncito de mi carne

que en mis entrañas tejí,

velloncito tembloroso,

¡duérmete apegado a mí!

 

La perdiz duerme en el trigo

escuchándola latir.

No te burles por aliento,

¡duérmete apegado a mí!

 

Yo que todo lo he perdido

ahora tiemblo hasta al dormir.

No resbales de mi pecho,

¡duérmete apegado a mí!

     GABRIELA MISTRAL

    Vicuña, Chile, 1889

      Nueva York, 1957

Nombre real: Lucila Godoy Alcayaga.

Poetisa, Diplomática, Pedagoga.

Premio Nobel de Literatura, 1945.

 

       000000000

 

     RAÍZ SALVAJE

Me ha quedado clavada en los ojos

la visión de ese carro de trigo

que cruzó rechinante y pesado

sembrando de espigas el recto camino.

 

¡No pretendas ahora que ría!

¡Tú no sabes en qué hondos recuerdos

estoy abstraída!

 

Desde el fondo del mar me sube

un sabor de pitanga a los labios.

Tiene aún mi epidermis morena

no sé qué fragancias de trigo emparvado.

 

¡Ay, quisiera llevarte conmigo

a dormir una noche en el campo

y en tus brazos pasar hasta el día

bajo el techo alocado de un árbol!

 

Soy la misma muchacha salvaje

que hace años trajiste a tu lado.

   JUANA DE IBARBOUROU

 Nació en Melo-Uruguay en 1892

 Falleció en Montevideo en 1979

Recibió el título de "JUANA DE AMÉRICA", 1929.

Premio Nacional de Literatura, 1959.

 

       00000000

     DESPEDIDA

Mata su luz un fuego abandonado.

Sube su canto un pájaro enamorado.

Tantas criaturas ávidas de mi silencio

y esta pequeña lluvia que me acompaña.

 

  (De "Los trabajos y las noches",1965)

 

     ALEJANDRA PIZARNIK

    Buenos Aires-Argentina

           1936-1972

Título en Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.

Estudios en Literatura Francesa en la Sorbona,París.

 

    

 

10/09/2012 16:15 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

Rolando Revagliatti

20120910161833-r-revagliatti.jpg

Poema inédito de Rolando Revagliatti      

     Colección: Ripio

 

 

 

A Joaquín Sabina

 

 

 

Érase una flamígera de frente

y una troyana de través

admiradoras admiradas

a su vez

 

Mellan el lirismo de Al Capone

las ráfagas de causticidad de sus enemigos

y es entonces cuando no hallaríamos

sin tus detectives

la pistola frutal

 

¿Cómo repercutirían en los filamentos

de tus lunas los episodios de arbitrariedad?

 

Ditirambos sujetos a las liturgias

fofas allí

donde nos aplastan.

 

 

 

ROLANDO REVAGLIATTI

 

10/09/2012 16:18 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris