Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2013.

deliteraturayalgomas

20130501204907-libertad-tomada-de-la-red.jpg

"No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente"

           Virginia Woolf

1882,Londres - 1941,Lewes

 

_._._._._._._._._._._._._._._._._.

 

     De Literatura y Algo Más

Virginia, la mujer que vibró su vida entre depresiones y muertes cercanas,( su madre, su hermana y también su padre que padecia cáncer), encontró en la literatura momentos de escape total con los cuales apaciguaba dolores y furias mientras su mente creaba historias fuertes, aunque no tan duras como sus propias vivencias.

Cuando  la he leído vibraba con sus historias, a la vez buscaba su biografía para entender mejor sus escritos.

Creo que escribir intensamente como lo hizo la hacía sentir libre, ése era su premio, la libertad.

Elegí su frase para desearles, lectores, paz y libertad.

Ojalá que disfruten el material presentado.

           Betty Badaui

^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*

Estan invitados a participar con sus escritos, pedimos que no sobrepasen las dos páginas y que sean enviados en letra Arial o semejante, tamaño 12. Para los envíos: betty.badaui@gmail.com

^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^

Rosario:          Betty badaui

Rosario:          Raúl Astorga

Córdoba:        Lily Chávez

^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^^*^*^*^*^

He leído que día a día aumentan los jóvenes con nuevas propuestas para cuidar el planeta.

Para ellos mis deseos de respeto y agradecimiento hacia su noble y desinteresada labor

        Betty

 

01/05/2013 20:49 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Breves

20130501205122-crflowers26b-gif.gif

No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho los peligros desconocidos son los que inspiran más temor.-

    ALEJANDRO DUMAS

 

A partir de que el universo es el más perfecto trabajo de un sabio creador, nada en absoluto tiene lugar en él sin alguna regla de máximos o mínimos.-

      LEONHARD EULER

 

Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano.-

   ISAAC NEWTON

 

"Doy gustosa a mi amante mi mejilla y ofrezco   mis besos a quien yo elija".-

   Wallada bint Al-Mustakfi 

 

Hay algo muy sutil y muy hondo en volverse a mirar el camino andado… El camino en donde, sin dejar huella, se dejó la vida entera.-

    Dulce María Loynaz

 

 

 

 

01/05/2013 20:51 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Poema de Gioconda Belli

20130501205633-gioconda-belli-foto-a-color1-199x300sacada-de-internet.jpg

Y Dios Me Hizo Mujer

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos, nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

GIOCONDA BELLI

Managua - Nicaragua

Fuente: http://www.elpensador.info

 

 

01/05/2013 20:56 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

Poema: Ariel Giacardi

20130501205848-malvinas.jpg

NOT A SINGLE REASON

The Falklands, April 1982

Red litany of bullets

Glacial grapeshot of blizzard

Plural buzz of missiles

Skies of thundering flashes.

There it was, his lunar face,

Sunk in pain, but no plea,

Agonising and proud

Like the sun when it falls

On the glowing bed of the west.

I didn’t get the questions

Raised by the steel in your eyes,

I couldn’t follow the language, oh soldier,

Boosting your final shakes.

I didn’t know how this ambush

Was envisaged for us to gather,

Levelled by barren

Unchartered latitudes.

I couldn’t see who filled our hands with hate.

In my country, a lady of iron in search of infinity, and in yours

The eagle’s docile front men

Waving messianic fists.

There it was, a trail of unique,

Total, anonymous blood.

I ceased to point to his innocence

As it drowned in the sludge.

I turned round and calmly walked

Towards my own roaring side.

There was not, in the annals of folly,

A single reason to kill

 

                 Translated from the original with a change of national perspective as suggested by the author

Translated by Poesía Indignada

Copyright © 2013. Ariel Alejandro Giacardi

Todos los derechos reservados. All rights reserved

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

ORIGINAL POEM IN SPANISH

NI UNA SOLA RAZÓN

Islas Malvinas, abril de 1982

La letanía roja de las balas,

la metralla glacial de la ventisca,

el zumbido plural de los misiles

y un cielo de relámpagos.

Estaba frente a mí, lunado el rostro,

hincado en el dolor pero sin súplicas,

orgulloso y agónico

como el sol cuando cae

sobre el ardiente lecho del ocaso.

No supe qué preguntas el acero

de tus ojos me hacía,

ni comprendí el idioma que alentaba

en tus temblores últimos, soldado.

Yo tampoco sabía cuál designio

nos congregó en las mismas emboscadas,

igualados por yermas

latitudes incógnitas,

ni quién nos puso el odio entre los brazos.

En tu país, una mujer de hierro

buscando perpetuarse, y en el mío

los testaferros dóciles del águila

con sus puños mesiánicos.

Estaba frente a mí, como un reguero

de sangre única, total y anónima,

y dejé de apuntar a su inocencia

sumergida en el fango.

Me volví y caminé pausadamente

hacia el fragor que me pertenecía.

No había en los anales del desquicio

ni una sola razón para matarlo.

 

        Copyright © 2013. Ariel Alejandro Giacardi

Todos los derechos reservados. All rights reserved

e-mail: agiacardi@hotmail.com

http://nodejesqueamanezca.blogspot.co.uk/

 

 

 

 

01/05/2013 20:58 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Relato: Raúl Astorga

20130501210040-astorga.jpg

-Las relaciones bárbaras-

 

     Aunque parece que está nublado, no hay nubes; aunque parece que está soleado, no hay sol. La escenografía es extraña y uno va caminando sin caminar, uno se siente persona, pero sabe que no es persona, uno se siente cámara de video, pero no lo es tampoco. Uno sabe que hay colores, pero sería incapaz de describirlos. Sin embargo, uno va, uno se entrega, a ese lugar en el que todo parece conocido, personal, entrañable pero absolutamente distante a la vez.  Es un lugar donde conviven bosques, edificios, gente, vehículos de distintas épocas, de ayer, de hoy, de siempre. Uno se encuentra junto a un río, sobre un puente donde hay una mujer frágil, deambulando a la que dan ganas de llamarla, Maga, y preguntarle algo, pero no hay tiempo porque ahí se acerca, de manera casual, su hombre, que la abraza y se van juntos. Y si salimos del puente y pasamos frente a un galpón vemos a una chica de la que sabemos su nombre y sabemos que escapa de un borracho para ir a denunciar a su jefe. Y más allá, de pronto, como un giro mágico de escenario de teatro, estamos en una avenida, de noche, sin que sea de noche, frente a un edificio donde un muchacho azorado por la incertidumbre, que huye sin huir de su amante ocasional que ha muerto repentinamente sin consumar esa relación. Lo sabemos, sin decirlo, lo sabemos, como sabemos quién es ese hombre que unos metros más allá busca subir a la estatua de la libertad en una New York que no es New York, aunque lo parezca. Uno puede cruzarse con un chico que va hablando sin pausa con un hombre muy grande al que llama capitán, y al que explica que va a ver a su amiga enferma que aún sigue en cama. O aquel grupo de chicos harapientos que corren hacia la esquina para dar la vuelta tras haberle robado a esa vieja indignada, mientras reconocen a ese chico distraído que dice llamarse Oliver. De pronto, una vivienda de primavera, con un montón de cachivaches electrodomésticos, con una pareja que discute si seguir o no con esa venta de garage. Y tantas parejas, como la de esa plaza que cree que va a vivir para siempre, que serán héroes sin tumbas, a pesar de todo. O como esa otra, allí nomás, donde se abre el mar, subiendo a un crucero, él, anciano tembloroso que repite algo acerca del ferrocarril norteamericano, mientras ella, anciana presumida, intenta desviar la conversación. Y todo pasa por seguir andando, hasta que aparecen esas galerías, una transversal a la otra. Podés entrar por una y salir por la otra, sólo que entrás en una ciudad y en una época y salís en otra ciudad y en otra época, aunque todo es permisivo, porque parece que no hay ciudades ni épocas, es todo así, enormes mundos, con mundos intensos, que nos catapultan a una eternidad de historias sin fin, que se cierran y se abren, cuando uno quiere, cuando uno vuelve a pasar por esas historias. Y la inevitable tentación de sumergirnos en el bosque donde una flecha te rozará la cabeza y una lanza te impedirá el paso y sólo lograrás seguir adelante si manejás los códigos correspondientes. Y ni hablar de los cambios climáticos, del frío seco a la humedad, del calor tropical a los otoños deprimentes, y aquel hombre que está a punto de ser fusilado y que antes de los disparos dice, como si estuviera jugando a las cartas con sus amigos en una noche de verano, que recuerda cuando su padre lo llevó a conocer el hielo. Y uno desearía quedarse para ver cómo sigue la cosa, pero uno avanza hasta encontrarse en una vía interminable que recorre un país, donde camina un tipo con aspecto de oficinista o de ingeniero, en mangas de camisa, que se bajó del tren, que busca lo que no se puede encontrar tan fácilmente, y se desvía hacia una ruta, y me desvío hacia otra historia, detrás de un paredón infinito hacia arriba y hacia los costados, con una ventanita pequeñita, que está sólo para que uno se asome y vea y escuche que hay dos tipos, de los cuales uno de ellos se mueve como una diva de cine y le está contando al otro una película conmovedora. Y, a veces, de tanto andar, uno cae en un universo abigarrado y en la idea de querer salir, aunque no es así nomás. Te caés de bruces contra un piso transparente, flexible, que te devuelve allá afuera una imagen más real de esa realidad que conocemos y a la que uno no quisiera volver, o chocás contra una pared que te devuelve un ruido a papel seco. Y quedás atrapado para siempre en esas historias que pasan a ser tu historia, sin vueltas, sin tiempos, sin elección de lo analógico o lo digital o lo impreso. Es tu historia, la enorme historia de tu vida y de tus relaciones bárbaras con toda esa gente de la que sólo vos conocés sus rostros, sus voces, sus ropas, sus pensamientos. Es tu historia, y qué importa el formato, si sólo importa que ya no podrás salir. 

                            RAÚL  ASTORGA

 

01/05/2013 21:00 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

Poema: Lily Chávez

20130501210249-imagescazf6p2u.jpg

     A los hijos

Quién se aleja de quién.
Quienes los extraviados
en las calles del tiempo.

Hijos,
el llanto los nombra
ahora,
cuando las caricias parecen condenadas
a ser aves de paso y las horas
viven de ficciones.

Ustedes, tan imperceptibles
a la intemperie final.
Y nosotros,
procurando ser
        menos sombra.

Lily Chavez

Fuente: http://lilianachavez.blogspot.com

 

01/05/2013 21:02 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 9 comentarios.

Bienvenido, Daniel Montoly

20130501210434-daniel-montoly-23.jpg

 BALADA PARA EL HUNDSON RIVER

 

el en imperturbable invierno del 2003

el piélago del Hundson

sembraba

pingüinos blancos

en las orillas.

con las olas

danzado en la quietud

como alas motrices

de un pájaro

gélido y

caudaloso.

él se echó a caminar

sobre las aguas

como en el milagro

bíblico,

tatareando “ Don’t stop,

believe”.

mas sus pies

cedieron por su peso

al desarraigo.

convulso río adentro.

dolor adentro

como navegante

con brújula

a la deriva.

Verano del 2008,

--la brisa y el olvido

no perdonan

desafío alguno--

el Hundson

con exuberancia

de anaconda

mantiene su cuerpo inédito

y las alas del milagro

permanecen

rotas...

 

           SPANK

 

Este es un hermoso día para morir

en los brazos de Jim Beam*.

Día para entregarse a amar

como los soldados atenienses,

que besaban el ojo oscuro

de sus amantes

antes de arrojarse al precipicio.

Llamar a mi chica,

tener sexo en el baño

o en la cocina.

Reír absurdo hasta quedar exhaustos,

rendidos al tedio.

Encender dos cigarrillos

   y masturbar a la muerte

por los bronquios. Darle una palmada

por las nalgas, diciéndole:

“Vete, y  no vuelvas pronto.”

 

 

 

 

 

NORTH SANDUSKY STREET

 

    Es sábado. Las Harley-Davidson

pasan con sus radiantes egos

a nuestros pies.

Las chicas incendian sus traseros,

y exhibiendo sus ranuras

en público

se aferran a sus héroes.

Los avestruces de cuello rojo

danzan polkas caritativas

con ojos polacos;

en tanto, narcisistas alemanas

muestran sus várices

a granjeros pirómanos.

Me lamo el humor, o sus cáscaras.

Mi pretensión de androide étnico

los horroriza.

Pero ellos son caricaturas

de los nuevos tiempos,

fetos del caos y la paranoia colectiva.

 

 

 

 

SOUTH SANDUSKY STREET

 

Las ves recorrer las aceras desamparadas.

Arrastran ojos en los aretes

colgando de sus ombligos.

Empeñada la inocencia,

en prontitud al semen

del horóscopo.

Pasan, sirenas en búsqueda

del minotauro, o de Caronte.

Y tú, en la ducha confiesas

los espermas;  abofeteas el pecado

con manos temblorosas.

Las ves con tu tercer ojo

jugar desnudas en tu bosque

de obsidianas y jade.

Tus labios te despiertan

de la odisea, y está húmedo,

Ulises. Tus manos sudan

por la desnudez del mástil,

        pero la barca, ya está perdida.

 

 

 

DARK AFTERNOON IN HARLEM

 

Bajo del taxi en The New Canaan Tabernacle.

Al sentarme huelo orines en los muros,

escucho esas viejas canciones,

arrastradas por el viento,

salir, melancólicas,

por las ventanas de Harlem.

Distingo la sombra de James Brown

cruzar la Lenox Avenue

y desaparecer entre las luces

del viejo teatro Apollo.

En otra esquina, Mingus y su bajo

me despiertan, a ese otro mundo,

soterrado y frío,

de árboles, y sogas grises,

en lugar de pájaros.

Siento el espíritu de un fugitivo

llegando al Norte,  y puños al aire, lo saludo.

Respiro en Harlem, los versos libertos

de Frederick Douglass,

y Langston Hughes,

en los ojos obnubilados

del maestro

Dizzy Gillespie.

 

 

 

 

                 DOMINGO LLUVIOSO

 

... La última llovizna, enrarece

aún más el paisaje

proveyéndole

una aureola pagana.

Escucho las gotas,

abofetean el cristal

en la ventana

y no me atrevo a salir

por temor

de arruinar el sombrero.

No sufro manía compulsiva,

me costó cuarenta dólares

con un anticuario.

Mi sombrero

es fuente de inspiración

para enfrentarme

cada noche

cara a cara con la muerte.

No sufro de fetichismo,

pero lo admito:

Ciertos objetos ejercen

un peculiar encanto

en quien los posee.

¿Quién no recuerda

el abrigo de Oscar Wilde,

o la cazadora

que usaba Hemingway

el día de su suicidio?

Las gotas en la ventana

se rehúsan a irse.

Yo me aferro con ahínco

a las alas

de este sombrero

para acceder a lo desconocido.

 

 

 

 

Daniel Montoly (Montecristi, República Dominicana, 1968) estudiante de la carrera de derecho en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Fue finalista en el concurso de poesía Latin Poets for Humanity, ganador del concurso de poesía de la revista Niedenrgasse y del "Editor's Choice Award" de The Internacional Poets Society. Ha publicado en el Primer Volumen de Colección Sensibilidades (España, Alternativa Editorial), Maestros desconocidos de la poesía contemporánea hispanoamericana (USA, Ediciones El Salvaje Refinado), Antología de jóvenes poetas latinoamericanos (Uruguay, Abrace Editores) y en Jóvenes poetas cantan a la paz (Sydney, Australia, Casa Latinoamericana). El Verbo Decenrrejado (Apostrophes Ediciones, Santiago de Chile) Antología de Nueva Poesía Hispanoamericana (Editorial Lord Byron, Lima, Perú) y en la antología norteamericana: A Generation Defining Itself- In Our Onw Words (AMW Enterprises, North Carolina). Algunos de sus poemas han sido traducidos al portugués, ingles, rumano  y alemán. Colabora activamente con diversas publicaciones literarias y dirige el blog The Wrong Side, dedicado a la difusión de la literatura hispanoamericana.

 

01/05/2013 21:04 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 7 comentarios.

Bienvenido, Humberto Baiao

20130501210640-eu-2baiao.jpg

Humberto Baiao, vive en Évora, Portugal. Es licenciado en Historia y Ciencias sociales. Fue colaborador como columnista de opinión, en Diario del Sur. Su espíritu solidario lo llevó a Irak como voluntario de Paz durante la toma de Bagdad, de donde surge luego su libro:

A guerra no Iraque

(A experiencia inesquecível de um voluntario de paz na Toma de Bagdade)

Actualmente escribe crónicas, cuya oralidad y buen empleo del lenguaje,permiten al lector disfrutar del idioma portugués y de su habilidad para hilvanar palabras.

                                                                          Rosa Lía Cuello

 

_._._._._._._._._._._._._._._._.

 

EVOLUÇÃO……….                 

por Humberto Baião

         humberbaiao@gmail.com

 

Claro que não sou bipolar, mas durante os primeiros tempos de vida acreditei piamente que o era pois toda a gente o gritava. Só mais tarde me dei conta de um feitio que oscilava entre o do pacato avô Bernardo e da hiperactiva avó Glória.

 

Os ademanes e outros motivos que engalanavam a farda de meu avô, tais como os botões amarelos do dólman e as dragonas douradas,  terão seduzido primeiro, e conquistado depois, o coração da avó Glórinha.

 

Telegrafista, Bernardo chegou a ser o homem mais importante do concelho de Paços de Brandão, onde montaram loja e casaram, ele chefe e funcionário único do posto do telégrafo, mister de onde lhe advinha a tranquilidade cultivada, habituado que estava a esperar horas pelo torna mensagens á volta do mundo.

 

Mais distanciado de Glória era inimaginável pensá-lo, galega, alta,  forte, e a quem os irmãos apelidavam, brincando, de “grafonola” ambulante, sendo que o mais novo, Francisco, regressado gazeado de terras de França, quando a ouvia falar como quem não se cala nem disso faz intenção, deitava as mãos á cabeça, disparava “machine gun, machine gun, machine gun” desaparecendo da vista, ás vezes por dois ou três dias. Num desses dias afogou-se no Douro, mas nem assim minha avó se calou…

 

Meu avô primava saber as noticias do país e do mundo, que primeiro mastigava para depois vomitar numa fitinha cheia de pontinhos e traços que com um prego afixava á porta do barraco. Nessa altura alcandorara-se a telegrafista da estação dos comboios (acumulando mais um tachinho) e, para que desse conta dos dois recados, armaram-lhe uma barraca encostada á estação, para onde os fios do telégrafo civil também foram transmutados.

 

Ás tantas aprendeu mesmo a trabalhar em simultâneo com as duas mãos, conta-se que avisava Montevideu que o comboio saído de Stª Apolónia iria chegar com duas horas de atraso, ou a estação de Porto Campanhã de que o vapor de Caracas com destino a um cruzeiro pela Europa, o famoso “Admiral”, abandonara debaixo de festa o porto de Buenos Aires e se atrasaria um dia.

 

Ter nas mãos as agulhas do mundo moldou-lhe a placidez, que contrapunha dia a dia á permanente agitação de Glória. Completavam-se. Completaram-se.

 

Eu perdia-me brincando entre as carruagens estacionadas na estação e a ferrugem do chão. Cheirava a ferroviário e a alfarroba, entre cujos fardos, subindo ou descendo, vivia as aventuras de “Thierry La Fronde” o Robin dos bosques francês que via na Tv a preto e branco, (canal único e onde aparecia por vezes um senhor bem posto que era sempre muito aplaudido), Tv que para visionarmos nos obrigava a uma despesa mínima, pois o salão era repartido pela junta de freguesia, para bailaricos, e a taberna do senhor Raul, que me cobrava uma gasosa que eu estendia até ás vinte e três horas, hora a que fechava por força dos cívicos e do normativo .

 

O resto dos filmes, que geralmente ficavam por ver, acabava-os eu na manhã seguinte, fugindo dos comboios e galgando os fardos de alfarroba da menina Marianita, ou de aparas de cortiça do senhor Cascalho, que tinha um D. Elvira com a buzina roufenha e, mais tarde, haveria de comprar por catálogo, vindo da Checoslováquia, um lustroso Skoda, chegado com defeito ou mania grave, não sabia parar. 


Cansado de brincar agarrava-me a uma fatia de broa molhada barrada com açúcar mascavado e entretinha-me cariando os dentes…

 

Antes do advento da Tv divertia-me espiando minha tia Francisca, irmã de minha mãe, que vivia connosco, e que tomada de amores por um bacharel, passava as horas namorando-o ao telefone, contorcendo-se para que eu a não ouvisse nem visse de caras, presa a um fio alongado até Coimbra.

 

Aos sábados vinha o bacharel até cá, contorciam-se os dois entre as ombreiras da porta de entrada, no meio de risinhos e beliscões, que eu bem os via, bastava para tanto que os meus pais se aconchegassem de ouvidos colados á telefonia, rezando uma novela Venezuelana, que os deixava em pranto até ao dia seguinte, pois terminava comummente a meio de uma desgraça ou de um mistério por esclarecer.

 

Meu pai era guarda-fios e, com uma equipa, estendia linhas telefónicas por toda a margem norte do Douro, minha mãe costureira no “Theatro Municipal”, que acumulava com limpezas na “Rádio Voz Popular”, de cujas novelas era devota.

 

Na senda de meu avô e de meu pai eu trabalho na Telecom e monto antenas por todo o norte do país. “I Connect People”, ligo as pessoas. Sem fios, meu avô Bernardo havia de orgulhar-se de mim, ao invés de ponto traço ponto eu desbravo caminho á voz á escrita, e á imagem, pelo espectro infinito das rádio frequências ou das fibras ópticas. Modernices.

 

Casei-me em terceiras núpcias com uma loura de Vila Real, autoritária e versada em leis, temos dois rebentos lindos, ele louro como a mãe, ela morena como eu. 


O rapaz estuda informática, dizem que é um emprego com futuro


Ela passa os dias debruçada sobre o computador namorando a Net, é agitada, como a mãe e a trisavó Glória, e até fala com os aviões ! 


Ele tal e qual o trisavô Bernardo, calmo, plácido, meditativo.

 

Eu só há pouco desvendei o significado dos termos bipolar e hiperactivo. 

 

Frequentei as “Novas Oportunidades” sabiam ?

 

 

( http://mentcapto.blogspot.pt/2012/09/127-evolucao.html )

 

 

 

01/05/2013 21:06 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 6 comentarios.

Poema: Yoli Rotenberg

20130506063204--donde-mi-corazon...sacado-de-la-red.jpg

             SIN DESPEDIDA

                                         (a mi hermana Lily, IN MEMORIAM)

Era octubre …y llovía sal sobre mi rostro

o quizás el ábrego viento

dispersaba negras gotas del Mediterráneo…

su imponente  caudal

embestía furioso al murallón.

Mientras, mi corazón destilaba un llanto gris

invisible y cruel como tu ausencia…

y era tu nombre un gemido en mi garganta,

-rebeldía infinita-

más, por las tardes,

cuando la inmensidad era celeste,

encontraba de  tus ojos el destello.

Tarde para el reencuentro y el abrazo,

tarde para la vida

 que no pudimos  compartir…

eras tibieza y hoy sólo eres piedra,

esquirlas que se clavan en mi alma…

 eras la risa y hoy tan sólo el llanto

destruyendo la imagen que soñaba.

Serás en mí la espina que me hiere

tu ausencia eterna se llevó la rosa.

            

         Yoli Rotenberg

 

06/05/2013 06:32 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Grandes pintores: Antonio Berni

20130514070459-antonio-berni-juanito-laguna-remontando-su-barrilete-1973-argentina-sacado-de-la-red.jpg

                                           Juanito Laguna remontando su barrilete - Antonio Berni

                              :_:_:_:_:_:_:_:_:_

 

"(...) El artista, el escritor, tienen que estar en la calle y meter la calle en los libros y en los cuadros."

 

"Para alcanzar la verdadera creación debemos intentar, en líneas generales, asimilar todo el acaecer artístico experimentado por la cultura universal."

 

                ANTONIO BERNI

14 de mayo de 1905;  Rosario, provincia de Santa fe, Argentina

13 de octubre de 1981; Buenos Aires, Argentina

 

 

 

14/05/2013 07:04 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris