Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2014.

deliteraturayalgomas

20140502181918-0001451742n-pons.jpg

 

 

"No sabés qué feliz estoy a mis 70 años: soy respetada, se

me considera, se me acepta, se me aplaude... ¿Qué más le puedo pedir a la vida?"

               

               NORMA PONS

 

 

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 

 

                   De Literatura y algo más...

 

Norma Pons murió con felicidad y sencillez.

Como rosarina me enorgullece que Norma Pons haya nacido en Rosario, como mujer admiro su franqueza y su talento.

Con afecto guardo el recuerdo de su trayectoria.

                      Betty Badaui

 

Colaboradores        Raúl Astorga, de Rosario

                       Lily Chávez, de Córdoba

 

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 

Contacto:  betty.badaui@gmail.com

 

Cuidemos el Planeta en lo que podamos y nos agradeceremos entre todos.

Gracias por haber llegado hasta aquí, por el motivo que sea.

 

 

 

02/05/2014 18:19 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Grandes en el recuerdo

20140502182149-gabo.jpg

"Recordar es fácil para el que tiene memoria. Olvidar es difícil para quien tiene corazón".-

 

"La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado".-

 

"Lo único que llega con seguridad es la muerte".-

 

         Gabriel García Márquez

 

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

 

LA MUERTE DE UN GRANDE.  Y cómo hablar de un grande si las palabras no alcanzan para tantas vivencias y tanto genio en las páginas de sus libros.

A García Márquez simplemente hay que releerlo, nombrarlo en las conversaciones cotidianas y agradecer el legado que dejó al mundo.

Mi manera de despedirlo es diciéndole: “seguiremos cerca, Maestro, sus letras nos unen”

      Betty Badaui

02/05/2014 18:21 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

El adiós a Noemí Merlo

20140502182424-zapatos-viejos-sacado-de-internet.jpg

        EL ZAPATO

 

Me mira desde el piso un hueco con ternura,

orillas soñolientas desfloran desde adentro,

el roce de mi mano, fugaz en el encuentro,

descubre una llaga que se abre en la costura.

 

Ahora yo lo observo, tan simple en su aventura

de germen andariego, cautivo de su centro,

que goza si se ahorma el pie cuando está dentro

y oficia como un eje flotante en mi figura.

 

Su vientre boquiabierto de soles ha quedado,

perdido entre las sombras la noche lo desvela

y el lecho donde nace su lengua se ha cuarteado.

 

También yo, viejo y solo, hoy nadie me consuela,

levanto aquel zapato y en llanto consternado

mis lágrimas resbalan por su gastada suela.

 

              NOEMÍ MERLO BACHIESI

1er Premio  "Su lugar"  Tortuguitas ,Buenos Aires, Argentina

 

             -0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

 

En Abril de 2014 ha fallecido la poeta Noemí Merlo.

 

Para hablar de Noemí tengo que acallar mis sentimientos de amiga para contar que había ganado más de 200 Premios a nivel Nacional e Internacional, como poeta.

Asi también se destacó en la docencia dedicada a las manualidades.

Eran una delicia las reuniones en su coqueto departamento, donde convivían diferentes materiales que cobraban alma por el trabajo artesanal, pulido y artístico.

Con Víctor Hugo Tissera y otros/as amigos/as del ambiente literario, disfrutábamos las obras y la anfitrionía de Noemí, gran agasajadora de las gentes que quería.

A Noemí la recuerdo así: franca, buen gusto y un don especial para crear.

 

Hasta la próxima, amiga, donde sea que nos encontremos.

                    Betty

02/05/2014 18:24 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 7 comentarios.

Relatos, André Cruchaga

20140502182704-20140402002758-tnandre-cruchaga-2.jpg

 

ANSIEDADES


Uno mira el ave en forma de aeroplano. En cualquier parte se es prófugo 
de la propia sombra: (de pronto, el espejito, espejito), mientras la soledad 
se precipita en el pecho. Ay, de los que creen que el mundo les pertenece,
o que ya conquistaron la mecánica de las abluciones.
A menudo los sueños se sombrean con la baba de la propia demencia;
o la demencia es tan estridente como el sexo sádico.
Ríete, —si quieres— de la luz de los convictos, de los que nunca hipotecaron
su palabra, ríete de los unicornios. Ay, la antropofagia que sólo me deja
los muñones del entuerto.
(Hoy en día es fácil perderse en la intemperie, no sólo en los suburbios
de la propia conciencia.)
Mañana estaré siempre frente al espejo imposible
de la esfinge congelada de la sal…
Barataria, 24.II.2014

 

 

 

 

DIMENSIÓN DE LA SAL


Ya en la sal, las aguas infinitas, lianas habitadas por invisibles olvidos.
En medio de la bruma que produce el espejismo, habitas junto a los abrigos
disueltos de la espuma: secreta, me despojas del inasible pez
que busca la compuerta, dejando de un lado la ceniza o la agonía.
¿Quién me alberga, después de todo, en este desierto de agua cristalizada?
¿Quién descubre el itinerario de la arena, la pétrea raíz de las antorchas?
En su más intacto ardimiento, el nido del caracol en lo irreparable:
Cada grano de sal, entonces, cimbró súbitas lunas, rutilantes caballos
en la piel, cauterios que maduraron como un manantial.
Allí, en la forma casi acantilada, la temeridad de una gota: el labriego
predestinado a las embarcaciones…
Barataria, 20.II.2014

 

 

 

PUERTA ABIERTA


¿Acaso entra aquí la luz al final de la piel? ¿Acaso hierven los espejos
cuando entro o salgo de los recuerdos? —El granizo muerde los taburetes
del suelo, las noches donde ladran los perros y enlutan las sombras
del cuervo; arrastro mis dientes vacíos,
flamean diminutas las diademas de los peces, las paredes donde todavía
perviven las grietas,
y la fatiga enmohecida de las aldabas.
Todo converge en el mismo punto: los rincones invertidos de los aleros,
los gestos quemándose en medio de la niebla. (De aquí fueron expulsados
mis pies: aluciné contra los sueños, hasta enumerar una a una, todas
las edades de las fotografías.)
En la proeza de cargar a mis deudos, aplomo mis rodillas sin pestañeos…
Barataria, 31.X.2013

 

 

HABITACIÓN



Miro los símbolos cotidianos del resplandor, el otro ojo de los recuerdos,
el pozo de la habitación purificado en los ojos, mientras la ciudad
permanece saturada de transeúntes y vigías.
las calles me absorben con la frivolidad de sus muertos, con el terror
desconfiado de los bolsillos,
al punto de pensar en la inmensidad de las aguas (vivir siempre es
una posibilidad cuando se está en medio de nombres prohibidos: en el umbral,
los largos caminos de los espejos empañados.)

los delirios de la memoria no dejan de tener guijarros encendidos
y terribles aglomeraciones, ahí, en la lengua.
ya cavado el antifaz, puedo escribirle telegramas a la lucidez.
Barataria, 31.i.2014

 

 

CANSANCIO

Al final del día, queda el libro sobre la mesa y el fogón ardiendo en secreto.
Nada más cierto: dejado el galope, vivo en una zona de incendios
y muerte: muero, morimos en secreto tanta lejanía. Hay substancias
delirantes como los límites quemados de la conciencia.
Mientras la oscuridad me alcanza, procuro no agonizar en mis pensamientos.
En cada pasadizo de la tinta y la caligrafía, dejo horas y campanadas
de pájaros, dejo la puerta abierta del subconsciente, por si acaso.
Crece la flama, la escoria y la ceniza…
Barataria, 21.XI.2013

 

 

CELAJE


Cava el celaje en el mismo horizonte del pecho. Los meses, allí, 
con su labor de hambre. Voy a recoger el tiempo del aire y la luz.
Igual que antes, atardece en la ropa.
Hacia arriba la voz en su claustro, debajo la lengua aferrada a la entraña.
¿Siempre fueron amarillas las calles de las lavanderías? (El mundo repite
el dialecto de las muchedumbres, el crimen, los notarios mordiendo
las manos, el despojo en la piel después de los extravíos.)
Curiosamente las esquinas carecen de candiles proféticos, —aprendí
que para tanta miseria humana soy indiferente: vivir, amar, soñar, son sólo
estratagemas y no el antídoto para superar las contradicciones.
Por lo demás, sobrevuelo al mal de ojo y lavo mis dientes con décadas
de historia. Al final es hermoso cruzar el puente con luz propia…
Barataria, 10.XI.2013

 

ANDRE CRUCHAGA

André Cruchaga, Nació en Chalatenango, El Salvador, 1957. Tiene una licenciatura en Ciencias de la Educación. Además de profesor de humanidades, ha desempeñado la función de docente en Educación Básica y Superior. Parte de su obra poética ha sido traducida al francés por Jean Dif, Danièlle Trottier y Valèrie St-Germain. Estas últimas, el libro antológico: “El fuego atrás de la ventana” (Le feu derrière la fenêtre) y Viajar de la ceniza. La poeta María Eugenia Lizeaga, por su parte, ha traducido el libro “Oscuridad sin fecha” al Idioma vasco (Euskera); y poemas sueltos, al holandés por Michel Krott. Jurado de Poesía de la XVI Bienal Literaria "José Antonio Ramos Sucre", Venezuela, junio de 2007. Buena parte de su obra se encuentra publicada en diferentes revistas electrónicas de Argentina, Chile, España, Grecia, Estados Unidos, Colombia, México, Perú, Italia, Holanda.

 

 

 

 

 

02/05/2014 18:27 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Narrativa, Analía Pascaner

20140502182932-tnpascaner.jpg

 

 

EL AMOR DE MI MAMÁ 



Por los niños que no superaron “la próxima vez”



-Te lo tengo que contar… Disculpá pero te lo tengo que contar…

Hay angustia en la voz masculina. Se interrumpe. Se escuchan murmullos del otro lado de la línea telefónica y de pronto la mujer oye esa voz suave, tierna, amada, esperada:

-Tía, te cuento algo pero no te pongas mal, si? Mamá me empujó por la escalera y…

-Ppero… ¡¿cómo?! ¡qué locura! Ay querido… Pero… ¡¿cómo pudo…?!

Necesita abrazarlo, protegerlo. Desea borrar los mil kilómetros que la separan de ese niño. Necesita envolverlo con su amor, por el niño, por ella misma. Su corazón se detiene en el dolor. Las palabras desaparecen. Una piedra se instala en su abdomen.

-Te… te lastimaste…? Te duele?

¿Cómo preguntar si se lastimó? ¿Acaso importa si siente o no dolor? La mujer se postra y suplica a Dios por alivio para el pequeño, para su alma atormentada y su cuerpito sufriente. ¿Qué señal necesita para cruzar la línea, para interceder, para proteger? Se promete que la próxima vez irá a la policía o al juzgado, o a ambos. Sí… será cuando suceda la próxima vez.

-Un juez de menores te escuchará. Viajo allá y te llevo al Juzgado para que cuentes lo que te ocurre -le explicó la tía dos semanas atrás, cuando comenzó este camino de horror y pidió al pequeño que fuera a vivir con ella. El niño mostró su dolorosa realidad: se siente responsable por sus hermanos menores, prefiere exponer su cuerpo y su alma antes que entregar a sus hermanitos al descontrol materno.

La mujer no tiene fundamentos para rescatarlo. Vive lejos. En su provincia todas las puertas se cierran, algunas ni siquiera se abren. Los menores deben vivir con su madre. No reciben su denuncia porque usted no vive con ellos.

A la mañana siguiente recibe otro llamado del padre adoptivo:

-Te lo tengo que contar… disculpá pero te lo tengo que contar… Hoy mi esposa obligó al nene a prometerle que no regresará de la escuela porque si vuelve a casa lo matará…

-Por favor… hacé algo por favor. No es tu hijo pero debés hacer algo. Si esto les pasara a tus propios hijos realizarías la denuncia y los sacarías de la casa. -Y repitiendo las palabras del día anterior: -Llevalo al hospital, hablá con algún vecino, con la maestra. Por favor reaccioná antes que sea tarde, vos vivís allí, tomá conciencia. Por favor hacé algo… te lo ruego por favor… Yo ya estoy viajando y voy directamente al Juzgado esperando puedas respaldar mi denuncia.

-Y… pero… no sé… es que… ¿sabés…? yo creo que no deberías meterte, yo sólo te cuento para que lo sepas…

Los pensamientos de la mujer se dispersan recordando situaciones referidas por la criatura. Deditos machucados por la puerta. Su ropa cortajeada con tijeras. La hebilla del cinturón estampada en sus brazos. Los padres golpeadores pegan donde no se ve, señora, en esa casa no pasa nada. Rehacer tarea escolar por encontrarla despedazada en la basura. Permanecer de pie en el patio “hasta que el frío te enseñe a respetarme”. Insultos, amenazas. Desprecio, indiferencia. Cargar culpas y miserias ajenas. Parece que hubieran pasado años en esas semanas. La infancia del chiquitín librada a la ira de su madre. Vivir con miedo. ¿Vivir…?

-Sí… voy directamente al Juzgado y también haré la denuncia en la Policía. No importa que esté sola en esto, rescataré a ese niño. El sonido del teléfono la sobresalta. Escucha unos segundos. El móvil cae. La mujer se derrumba. Su mundo se desmorona. Su alma se desgarra.

Los testigos coincidieron. El niño con guardapolvo blanco avanzó hacia la ruta provincial, caminando lenta y pesadamente, sin detenerse, ni siquiera parecía escuchar las advertencias de la gente.

Una joven levantó del suelo un cuaderno escolar y en la última hoja, escrito con roja prolijidad, leyó luego de letras infantiles: ¡Otra vez no has hecho la tarea! Mañana debes venir con tu madre a clase. La muchacha volvió sus ojos al fatídico título: “Dibujar” -y en la línea siguiente- “El amor de mi mamá”. La misma joven se estremeció cuando percibió una dulce sonrisa dando serenidad al rostro de ese angelito. Las autoridades consideraron irrelevante esta información.

                     ANALÍA PASCANER

                        Catamarca

Fuente: El blog de Analía Pascaner

¡GRACIAS, ANALÍA!

02/05/2014 18:29 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 8 comentarios.

Rosa D'Agostino de Fasolís

20140502183253-rosita-fasolis.jpg

I

 

Me preguntas, (oh, alma),

en qué, en cuál plenitud me identifico

para transmitirte mis sueños, mis deseos.

Tal vez

(sólo tal vez)

sean los hilos inconclusos

de esa vaga neblina que apareció, y no sé por qué,

esperando la calle con su blanda paciencia.

No sé.

Tal vez sea (sólo tal vez)

el color rojo, la seda efímera

de esa flor,

de esa rodocrosita viva

que se consume rápida en los jardines

y que nadie querría comprar

porque es la negación de lo eterno.

No sé.

Tal vez me identifico

con esa añoranza de mar, de mar del Sur,

de mar de invierno,

tan frío y tan claro y tan azul y tan rítmico

y tan distante hoy.

No sé.

Será acaso con la palidez de las mañanas

antes de que salga el sol,

tan llena de otras almas y de otros espacios.

No sé.

Ya ves: no puedo contestarte.

Tal vez todo se resuelva en mis silencios

y en este vago deseo de abandonar la morada.

 

     Rosita Fasolís

 

Fuente:Rosa Susana D’Agostino Fasolís

Libro TRAMA Y CONSTRUCCIONES

Ediciones Colmegna

XII Certamen de Poesía "Rosalina Fernandez de Peirotén"

Primer Premio Año 1989

Asociación Santafesina de Escritores

(El poema transcripto se halla en la página 11)

 

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>>> 

En mi opinión este es un libro que nunca se agota en nuestra mente, de tanto en tanto vuelvo a él, admiro la ilación de todos los poemas del libro, la creatividad de sus imágenes y ese deslizar de palabras tan precisas que atraen y retienen al lector.

Un libro para llevar de compañero y disfrutar una relectura en cualquier lugar.

Con orgullo y afecto transcribo su dedicatoria:

         

Para mi querida amiga Betty Badaui, por esas "cosas" que compartimos, estas

TRAMAS Y CONSTRUCCIONES    que son (poco más, poco memos) la casi historia de nuestra generación.

Con todo mi amor

                                           Rosita Fasolís

               Rosario, invierno de 1991

 

 

02/05/2014 18:32 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 7 comentarios.

A Jorge Luis Estrella

20140502183517-estrella.jpg

http://deliteraturayalgomas.blogia.com/2009/080109-bienvenido-jorge-l.-estrella.php

http://deliteraturayalgomas.blogia.com/2010/110204-jorge-luis-estrella.php

http://deliteraturayalgomas.blogia.com/2010/020106-jorge-luis-estrella.php

http://deliteraturayalgomas.blogia.com/2011/060107-jorge-luis-estrella.php

http://deliteraturayalgomas.blogia.com/2013/010507-jorge-luis-estrella.php

http://deliteraturayalgomas.blogia.com/2014/010206-jorge-luis-estrella.php

http://deliteraturayalgomas.blogia.com/2013/090108-jorge-luis-estrella.php

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

Jorge Luis, tengo un reproche, me sorprendiste querido amigo.

Seguirás siendo el Maestro, el creador que admiramos y el excelente hombre que no vacilaba en nombrar a Chabel, tu gran amor; y también el amigo cercano aunque no nos conociéramos personalmente.  Tengo tristeza, Jorge Luis, pero también agradezco a la vida el haberte conocido por medio de la literatura y por “mis poetas contemporáneos” que nos reúne armoniosamente.

No me despido, tengo tu poesía para leer cuando me plazca y dejo mi apoyo en su dolor a Chabel, la gran compañera de un gran hombre.

       Betty Badaui

 

 

02/05/2014 18:35 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 5 comentarios.

Bienvenida, Adela Margarita Salas

20140502183816-tnadela-margarita-salas.jpg

AUTOSUFICIENCIA  

Intento zurcir puntos sueltos

por enganches de la moda

que atrofian sentidos

y distraen la mira

frente a todo lo universal.

Quiero ser

Mi propia fuente de inspiración,

subyacer al dictado de los otros

planificar soluciones

y saltear renglones filosóficos

que dilapidan lucidez.

Sobre el vaso medio lleno

de lo cotidiano

verteré  objetivos mediatos

para observar tras el cristal

la eficacia de erradicar

lo superficial, en mi esencia.

ADELA M. SALAS

 

DESACATO                        YO SOY COMO LA LOBA.

                                               QUEBRÉ CON EL REBAÑO… (Alfonsina Storni)

                                                              

Salí del rebaño

por extorción  a la falsa identidad

que él me impregnara.

Llanos trazados, apenas ofrecen

conjuros de seriales caminos

que, vientos auténticos desaprueban.

Busco la gracia de ser yo misma;

cual libélula con alas de realidad

llegué a la cima

para tomar la temperamental montaña

y liberar con gritos al vacío

cadenas de absurdos prejuicios.

En la existencia, todos no han de ser iguales;

quiero ser génesis de premisas únicas.

Nada me satisfará

mientras oiga ecos de vidas ya vividas

y siga prisionera de mandatos sociales

con  censuras impuestas para dominar.

Salí del rebaño,

Para mantenerme veraz con “mi ser”.

                                              

ADELA M. SALAS

 

Me enamoró una luz,

seguí  entonces

el brillo de su senda

para hacerla mía.

Hoy,

mi corazón roza la oscuridad…

Comprendí que

“contemplar más estrellas

de las que a uno

le caben en los ojos”,

ciega las ilusiones del alma.

ADELA M. SALAS

 

 

ADELA MARGARITA SALAS

Docente, Escritora y Promotora cultural del Partido de La Matanza, donde reside.

Cuatro libros publicados, comparte además109 Antologías de organismos oficiales y editoriales, en el orden nacional e internacional.

Desde los inicios, viene recibiendo premios y reconocimientos por sus obras de poesía, narrativa, ensayo, aforismos y haikus.

Participa en  eventos y encuentros de escritores en diferentes ciudades del país, en México, Cuba, Ecuador  e Israel.

Preside América Madre filial Bs. As. Miembro, de la Unión Hispanomundial de poetas, del grupo Autores de La Matanza, Miembro Honorario de la Asociac. Israelí de Escritores en Lengua Castellana y otros.

E-mail salas514@gmail.com

 

 

02/05/2014 18:38 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 5 comentarios.

Lelio Gurruchaga

20140522063738-150-leliorgurruchaga.jpg

Mi juventud y mi vejez

:: Libro: Tiempos de Poemas ::

Mi juventud fue fuerza y vigor audaz
con sed de relámpagos,
tal como en el bosque los grandes pinos;
mi vejez es flor que viene de mucho tiempo atrás.

Mi juventud mirada altiva de danza
por la mañana mansa,
por la noche potro infinito;
hoy vejez de camino finito.

Juventud de grandes amores mudables,
disfrutó el paso por la vida
con gracia y placeres inseparables;
hoy día es vejez de experimentada mirada.

Juventud de flecha amante,
cual ninfa labrada en roca
de caricias osadas y sensuales besos en su boca;
hoy es ancianidad aficionada diletante.

Mi juventud gozó el donaire
de perfumes que flotaba en el aire
de cuerpos sedeños;
mi vejez profesa hoy cariño a mis nietos. 

     Lelio Gurruchaga

Fuente: Sitio Web de Lelio Gurruchaga

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 

       

22/05/2014 06:37 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Frase de Gustavo Flaubert

20140525205701-tomado-de-la-red-de-internet.jpg

Soy el hermano en Dios en todo lo viviente, de la jirafa y del cocodrilo tanto como del hombre, y conciudadano de todos los inquilinos del gran caserón amueblado que es el Universo.

                      GUSTAVO FLAUBERT

Ruán-Francia, 1821

Croisset-Francia, 1880

 

 

25/05/2014 20:57 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris