Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2016.

deliteraturayalgomas

20160309060152-libro-20-40-.gif

          DE LITERATURA Y ALGO MAS

En alguna época me enseñaban el valor de la Palabra.

Yo leía y ahí hallaba su valor.

Crecí leyendo y preguntando.

Cuando tuve mi respuesta hacia la grandiosidad de la Palabra, caí de mis ensueños al comprender que también existían seres que la agraviaban dándole interpretaciones cuyo fin puede ser engañoso.

Todo muta y ahora descubro cuántas Palabras se separan de los engañadores y con sus propias alas nos miran con altura.

Con felicidad vuelvo a ofrecerles Palabras de distintos lugares que huelen a sinceridad.

Gracias a quienes colaboran con esta casa dejando sus obras, leyendo,,haciendo envíos o dejando un comentario de buena comunicación.

A todos,Gracias. Buen mes.

                      Betty Badaui, Rosario

colaboradores Raúl Astorga, Rosario

                      Lily Chávez, Córdoba

contacto: betty.badaui@gmail.com

 

Cuidemos al Planeta, sin negociar, Gracias

09/03/2016 06:01 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Breves

20160309060511-img-20151007-140033foto-bettybadaui.jpg

Si no hubiese podido participar en el mundo de los cuentos y si no hubiese podido inventarme mis propios mundos, habría muerto.-ANA MARÍA MATUTE

 

Es bueno acostumbrarse a la fatiga y a la carrera, pero no hay que forzar la marcha.- MARCO TULIO CICERÓN

 

Y te di la miel, del panal moreno que finge mi piel.- JUANA DE IBARBOUROU

 

¿Qué mundos tengo dentro del alma que hace tiempo vengo pidiendo medios para volar?.- ALFONSINA STORNI

 

Engarza en oro las alas del pájaro y nunca más volará al cielo.- RABINDRANATH TAGORE

 

La esperanza es esa cosa con plumas que se posa en el alma y canta la melodía sin palabras, que nunca cesa.- EMILY DICKINSON

 

09/03/2016 06:05 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Alicia Cámpora

20160309060744-ali-001-b-nalicia-campora-extraido-de-su-blog.jpg

 

 

EL SUEÑO QUE ACOSA

Un sueño absolutamente metódico la acosaba. Un hombre con un sobretodo negro, largo hasta los pies, avanzaba por el jardín hacia la puerta de su casa. Llevaba un sombrero también negro que no le dejaba ver la cara. Sólo la sonrisa. Grande y hacia un costado. Levemente inclinada hacia un costado. Los pasos del hombre eran cortos y silenciosos, pero decididos.
Lo más trágico del sueño era que ella estaba con la puerta abierta y cuando veía al hombre, su cuerpo se inmovilizaba. Hubiera querido correr hasta el teléfono y llamar a la policía o cerrar las puertas y ventanas, pero no podía. Era esa sonrisa la que la dejaba irremediablemente inmóvil hasta el momento en que concentraba todas sus fuerzas y hacía un terrible esfuerzo. Entonces lograba llegar a la puerta de entrada. El hombre llegaba junto con ella y se enfrentaban sus ojos. Ahí terminaba el sueño.
Teresa vivía sola. Sus tres hijos estaban casados y Ángel había muerto hacía diez años. Nadie quería que estuviera sola en esa casa demasiado grande para una persona, pero ella aseguraba que el día que tuviera que dejarla se moriría. Tampoco nadie podía entender la razón por la que se sentía tan unida a la casa, ya que no se podía decir que tuviera recuerdos dulces que la ataran a ella.
Ángel había sido algo así como una bestia que sólo le había proporcionado sufrimientos. Siempre la había tratado como si la odiara. Y a pesar de todo ella lo había querido. Había perdonado y justificado todas sus canalladas. Y a los setenta años, seguía viviendo ahí sin hacerle caso a nadie. Ni el sueño persistente la había hecho desistir.
El sueño había aparecido por primera vez la noche del cumpleaños de Teresa. Había seguido invadiéndola una vez por noche durante dos meses. Después empezó a repetirse, dos, tres, cuatro veces cada noche. Y ella se despertaba agitada y con mucho miedo. Alguna vez hasta tuvo fiebre.
Teresa tenía la costumbre de ir a comer a la casa de sus hijos los lunes, martes y viernes. Una vez en cada casa. El martes se levantó tan decaída que se quedó todo el día en cama. A la noche, el sueño convivió con ella todo el tiempo. Empezaba y terminaba y volvía a empezar. Siempre exactamente igual. El hombre avanzando. El sobretodo largo y negro. El sombrero que le tapaba la cara. La sonrisa levemente inclinada hacia un costado. Su inmovilidad. Su esfuerzo. El encontrarse en la puerta. Una vez tras otra. Sin descanso.
El viernes sus hijos empezaron a alarmarse. Teresa no aparecía por ningún lado. Decidieron forzar la cerradura y cuando entraron, la vieron tirada en el piso, muerta, con grandes moretones en los brazos y en las piernas. Junto a la ventana del comedor, que estaba abierta, el sobretodo largo y negro y el sombrero de Ángel descansaban sobre el sillón.

ALICIA CÁMPORA

SAN NICOLÁS, 1953-2008



Cuento del libro "DOMINÓ" de Alicia Cámpora - YAGUARÓN EDICIONES-2004

 

09/03/2016 06:07 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.

Libros: "ENTORNO" de Clara Rebotaro

20160309061438-img-20160228-wa0001.jpg

PUEBLO MÍO

                        (A Edgard Morisoli)

 

Comienzo a respirarte

cuando te nombro

y duele la memoria

an cada pensamiento

que te evoca.

Una casa

un árbol

una calle

prestan su forma

para imaginarte

y se dibuja una pena

que pone en fuga

toda idea de regreso...

...........................................

No recuperar la infancia

es el gran dolor

que no podemos remediar

ni vos

ni yo.

     CLARA REBOTARO

...................

El poema presentado forma parte del libro "Entorno" de Clara Rebotaro; con imágenes de la fotógrafa Marita Guimpel.

Qué conexión, pienso mientras lo releo. La poeta usa la palabra con ingenio para desplegar imágenes sensitivas con términos que circulan recuerdos, afectos y una marcada preferencia por la naturaleza en sus variantes naturales.

La fotógrafa me sorprende en esta faz donde cada imagen imprime su sello de frescura cotidiana y auténtica.

Un libro para distenderse disfrutando la comunicación de la palabra y la imagen que seducen enlazadas o separadas mostrando poemas y fotos que pueden volar con la libertad que les confiere la solvencia de sus autoras.

Agradezco este libro con sincero entusiasmo.

                                          Betty Badaui

ENTORNO

Poemas de CLARA REBOTARO

Imágenes de MARITA GUIMPEL

92 páginas

Rosario-2015

 

09/03/2016 06:14 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.

Javier Beláustegui

20160309061955-20151105203412-ew-20-20copia-20-20copia-2.png

DESDE DETRÁS DE LOS BARROTES

(A la memoria de Leopoldo María Panero)

/Algunos le llamaron "poeta maldito", y sin embargo...Fue genial/

 

Barrotes de hierros oxidados

que custodian peregrinos pensamientos,

donde confluyen tanto locos como cuerdos,

en aras de un futuro aun no escrito.

 

Salas vacías de emociones,

donde suenan los ecos de desgracias

a veces vividas, otras soñadas,

por efecto de pastillas procesadas .

 

En el techo, una lámpara retorcida,

-como ridículo símil de vida humana-,

lanza sus destellos desteñidos,

sobre masas cerebrales apagadas.

 

Y los gritos resuenan en la noche,

como el canto de cigarras ya borrachas,

y hacen ecos entre sueños reprimidos,

los estertores de esas vidas cotidianas.

 

Me asomo a mi ventana de cuadritos

y contemplo las calles parceladas,

por los alambres apenas perceptibles,

que amarran a mi alma las mañanas.

 

Mas mi mente, que resulta muy liviana;

y flexible, como huesos de los niños;

escurriéndose entre tantas alambradas,

emprende su vuelo asomada a esa ventana.

 

Yo soy libre, y así siempre yo lo he sido;

yo soy libre, a pesar de la alambrada.

Soy aquello, que nunca debí de haberlo sido,

y al final, resultó ...que no fui nada...

© (J.J. 2015)

  

09/03/2016 06:19 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 6 comentarios.

Alicia Borgogno

20160309062818-ausencia.jpg

 

 

CON SU NUDO AL VIENTO

" Rocé la nieve de tu frente,

cálido nido sedeño y hondo."

Fernando Prieto Arango (Colombia)

 

Sobre la cama,

en su quietud de olvido,

         languidece el ayer.

Su nudo al viento

    esconde

       desasosiego y lucha

        en las tinieblas.

Tela que en esa costa

       veló un descanso,

       atrapó vértigos,

       arañó el misterio.

Como un papel,

       absorbió balbuceos

       y sueños desviados.

Pañuelo

     que fue testigo

          de un túnel sin salida.

Pañuelo

     que no llegó a agitarse

          para dar un adiós.

        

         ALICIA BORGOGNO

 

 

 

 

09/03/2016 06:28 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez

20160309064252-salsipuedes.jpg

 

CODI, CODI, GUAHIF GOMÁLAT*

(TRAIDOR, TRAIDOR, HAY QUE ACOGOTARTE)**

Recordando la masacre de Salsipuedes

11 de abril de 1831 Genocidio Charrúa

    Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez

 

Mayúscula tragedia

que enlutó a mi nación

hace ya más de un siglo

recuerdo con gran dolor.

Salsipuedes no se olvida

en la épica Oriental

resistencia al exterminio

y vergüenza nacional.

Tantas leguas devoradas

entreveros y batallas

luchas por la libertad.

El ejército Oriental

supo de tú heroicidad,

de tú valía y lealtad

así lo narran los partes

fuiste un soldado ejemplar.

Sarandíes, ñandubáis,

burucuyás y pitangueros

los peinaste al pasar

al galope como el viento

vincha o penacho al volar.

Con la cabeza erguida

sin imaginar siquiera

con que te ibas a encontrar

marcha el pueblo charrúa

a las puntas del Queguay.

La invitación de Rivera

ayer un hermano más

no era más que una traición

la excusa inseguridad

en la campaña oriental

se culpaba a los charrúas

que había que castigar.

Al fragor de la masacre

mezcla de furia y dolor

sentimientos encontrados

Vaimaca se lo espetó

mirando firme a los ojos

de Rivera el gran traidor:

 

"Mira Frutos, tus soldados matando amigos".

 

 

Salsipuedes no se olvida una tragedia Oriental

se cantaba en los fogones

hoy se enseña en los salones, es historia nacional.

 

No fuiste exterminado

en tú tierra siempre estás

sos nuestra identidad

en el ceibal florido

y en el churrinche al volar.

Perdona por la traición

dice este poeta Oriental.

 

 

*Lengua Charrúa- Dr. Teodoro Vilardebó (1803-1856)

Fuente: "Código Vilardebó".

**Traducción- Seguro Vaimaca lo pensó ante el

General Fructuoso Rivera,

de ahí el título del poema.

(Lo anterior es elucubración del autor).

 

 

 

 

 

 

 

  

09/03/2016 06:42 Betty Badaui Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris